Economía

Ignacio Garralda (Grupo Mutua): "El coronavirus es un cisne negro para la economía"

El presidente del Grupo Mutua, Ignacio Garralda. EFE

En economía, la teoría del cisne negro se refiere a una amenaza muy improbable que ningún analista había previsto. Ocurre por sorpresa, sacude los cimientos del mercado y genera una onda expansiva que acaba afectando a la buena parte de los agentes económicos.

Para el presidente de Grupo Mutua, el coronavirus es, claramente, un caso de cisne negro. En estos términos se refirió ayer a la crisis sanitaria Ignacio Garralda. El empresario, reconocido experto en los vaivenes de los mercados, ha admitido este martes que “es imposible calcular el impacto” que el coronavirus puede tener en las empresas y en el conjunto de la economía.

“Es lo que se conoce como cisne negro en literatura económica”, ha recalcado el presidente de Grupo Mutua durante la presentación de los resultados anuales en Madrid. Garralda ha recordado que este tipo de crisis tienen un peligroso “efecto de segunda vuelta”.

“El problema viene, sobre todo, por las medidas preventivas para frenar la propagación de la enfermedad”, ha explicado el directivo. Entre ellas están obligaciones tan severas como el aislamiento de las personas o la prohibición de viajar.

“Los protocolos de seguridad están paralizando muchas fábricas chinas”, ha recordado Ignacio Garralda. Este hecho encierra una seria amenaza para compañías que nada tienen que ver con el turismo o las aerolíneas, las primeras víctimas del planeta empresarial.

«Ese efecto de paralización de industrias es el que está metiendo un miedo tremendo a todo el sistema económico», ha señalado el presidente de Grupo Mutua.

Garralda también ha recordado que la Eurozona tiene “menos arsenal financiero” para afrontar el embiste del coronavirus, a diferencia de EEUU, que ayer bajó los tipos de interés. “Los americanos tienen la ventaja de tener tipos más altos» y, por ello, más margen de actuación. «Las bajadas de tipos siempre vienen bien, adormecen un poco el dolor, pero yo creo que no es suficiente una bajada de tipos”, ha añadido.

Garralda no cree que la crisis sanitaria vaya a tener impacto por ahora en el negocio de Grupo Mutua. La empresa logró unos ingresos por primas de 5.454,8 millones de euros en 2019, un 3,5% más que el año anterior. Su beneficio después de impuestos ascendió a 289,1 millones (un 8,3% más).

Según la compañía, «el crecimiento registrado se explica por la buena marcha de todas las actividades que desarrolla y el positivo comportamiento de los ingresos de los diferentes ramos aseguradores, especialmente de Autos y Salud». En el conjunto de No Vida, donde las principales áreas de actividad del grupo crecieron y presentaron mejor evolución que la media del sector, los ingresos por primas del grupo aumentaron el pasado año un 4,4%, hasta los 5.268,3 millones de euros, frente al 3,4% del sector.

«Esta evolución permitió a Grupo Mutua continuar ganando cuota de mercado y situarse, por segundo año consecutivo, en la primera posición del ranking nacional de seguros No Vida, cuando hace 10 años ocupaba la octava posición», señala la empresa en un comunicado.

Durante la presentación de los resultados, Ignacio Garralda ha avanzado que el próximo plan estratégico de la compañía profundizará en los nuevos modelos de movilidad y las implicaciones del coche eléctrico, al tiempo que ha dejado la puerta abierta a seguir creciendo en compras por los beneficios de la economía de escala.

Según ha indicado durante la presentación de resultados de 2019, el actual plan estratégico 2018-2020 ha empezado a hacer «algunos pinitos» en movilidad, pero se trata de un tema que es a medio y largo plazo y en el que insistirán «mucho más», informa Europa Press.

«El tema del coche autónomo lo vemos muy lejano y en el tema del coche eléctrico estamos estudiando muy seriamente qué implicaciones tiene, al aprobar el plan de 2018 creíamos que iba a crecer mucho más rápidamente la venta de eléctricos e híbridos enchufables», ha explicado Garralda, quien prevé que se incrementarán según baje el precio de los coches eléctricos y crezca la red de infraestructuras para su carga.

Donde sí ve un gran desafío para las compañías de seguros en el tema de la movilidad es en los nuevos modelos colaborativos, en un escenario en el que los jóvenes ya no perciben la compra de un coche como «símbolo de libertad», sino más bien de «carga». «Ya no es su ilusión tener un coche y eso es preocupante para una compañía de seguros. Sabemos que tenemos que pasar de cubrir un riesgo a cubrir una necesidad: la movilidad», ha señalado Garralda.

En esta línea se enmarca la compra de la compañía de alquiler de vehículos Centauro, que permitirá ofrecer a los mutualistas mejores precios y un mejor servicio de ‘rent a car’.

Asimismo, el presidente de Grupo Mutua ha avanzado que la compañía seguirá buscando oportunidades para crecer mediante alianzas y compras, especialmente en el segmento de gestión de activos, que se beneficia de las economías de escala. «No tendría sentido decir que aquí nos paramos, pero sabemos que tenemos que digerir las compras que hemos hecho y ser capaces de darles un perímetro homogéneo de gestión», ha indicado.

Según ha apuntado, mantiene «buenos contactos» en Perú y México, y otros países perciben a Mutua como «un socio fiable que preserva su autonomía e identidad nacional» de sus socios.

Comentar ()