Economía | Empresas

Cara y cruz del recibo de luz en tiempos de confinamiento: cae el precio pero se dispara el consumo en los hogares

logo
Cara y cruz del recibo de luz en tiempos de confinamiento: cae el precio pero se dispara el consumo en los hogares
Vecinos en sus casas por el confinamiento contra el coronavirus.

Vecinos en sus casas por el confinamiento contra el coronavirus. efe

Resumen:

Los hogares españoles van a tener una de cal y una de arena con su recibo de la luz este mes. El precio de la luz sigue cayendo y en marzo lo ha hecho con fuerza. Pero las restricciones a la movilidad impuestas en el estado de alarma y la ola de teletrabajo masivo están provocando a la vez un aumento del consumo de electricidad en el hogar.

La demanda eléctrica general está sufriendo caídas desde hace semanas. El apagón de la actividad económica por las medidas restrictivas para contener la propagación del coronavirus, que han ido endureciéndose cada vez más, ha hecho que muchas empresas paren su actividad o que funcionen a medio gas. El resultado es que el consumo de electricidad está registrando descensos más que notables.

Este lunes, el primer día en que se activaba un mayor parón de la actividad empresarial, la demanda eléctrica casi un 7% en relación a una semana antes –cuando ya se aplicaban medidas de confinamiento- y un 18% frente al último lunes sin restricciones. De hecho, el frenazo fue mayor de lo esperado y el consumo eléctrico estuvo un 8% de la previsión para esa jornada, según datos facilitados por Red Eléctrica de España, el operador del sistema eléctrico y gestor de la red de alta tensión.

Pero con millones de ciudadanos teletrabajando y con todos los escolares sin clases y en casa por el confinamiento generalizado decretado por el Gobierno el consumo de la electricidad en los hogares está registrando incrementos del entre 15 y el 22% en las últimas semanas, según varias fuentes del sector eléctrico con acceso directo a esos datos.

El aumento del consumo hará subir el importe de las facturas de los consumidores domésticos, pero al menos parte de ese incremento se verá compensado por el respiro que está dando el  precio de la luz, que registra nuevos descensos.

El precio de la electricidad ha vuelto a caer en marzo y, con él, también el recibo de luz para los clientes que tienen tarifa regulada, la que pagan unos 11 millones de clientes domésticos en el país adscritos al denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y cuya evolución está directamente ligada a la cotización del mercado mayorista.

El resto de clientes domésticos, los 14 millones con tarifas del mercado libre, pagarán lo que han firmado con sus compañías eléctricas, con independencia del comportamiento del mercado. Según el comparador de tarifas de la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC), la inmensa mayoría de las tarifas del mercado libre son más caras que el precio regulado.

Para un cliente tipo -con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.500 kWh- la factura eléctrica de marzo será de 52,6 euros, lo que la convierte en el marzo más barato desde hace una década y un 16% menos que la del año pasado, según las estimaciones del consultor energético Francisco Valverde. El importe que ese cliente medio pagará en marzo es exactamente el mismo que el abonado en febrero, pero de facto supone una rebaja ya que se pagará lo mismo pero con dos días más en el mes.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), por su parte, suele utilizar para sus cálculos un perfil de cliente medio con otras características, con un consumo anual de 2.500 kWh  y una potencia contratada de 3,45 kilovatios. Así que ese cliente pagaría menos por la menor energía consumida y también por el menor término fijo por la potencia contratada. Si los cálculos se hacen con estas características que tradicionalmente usa el supervisor, la factura de marzo ascenderá a 38,5 euros, un 15,6% menos que los 45,6 euros del mismo mes del año pasado.

La rebaja de la tarifa regulada de la luz es consecuencia directa de la caída del precio del mercado eléctrico. La cotización diaria de este mercado –la cotización horaria, en realidad, por la utilización de los contadores inteligentes- representa en torno a un 35% del importe del recibo regulado. El resto de la factura la componen los peajes de acceso con un peso del 45% y los impuestos con el 20% restante.

El mercado mayorista eléctrico (conocido como pool), en el que traders y compañías eléctricas compran y venden la electricidad, ha registrado en marzo un precio medio con un precio medio de 27,7 euros por megavatio hora (MWh), lo que supone un fuerte descenso del 43% en relación al mismo mes del año pasado.  Un descenso del precio que se debe al incremento del peso de las energías renovables en la producción de electricidad en España y a la caída del precio del gas natural.

Comentar ()