Economía

Andalucía, La Rioja y Castilla-La Mancha encabezaron los recortes en Sanidad entre 2008 y 2017

Castilla-La Mancha es la tercera comunidad que más recortó su presupuesto sanitario entre esos años

En plena pandemia, el debate sobre si la inversión en sanidad es suficiente ha vuelto a ponerse sobre la mesa. Un gasto que, en el caso de España, se produce a través de los presupuestos autonómicos en más de un 90% y que creció en algo menos de 3.000 millones de euros entre los años 2008 y 2017, según los datos de la última Estadística de Gasto Público Sanitario publicada por el Ministerio de Sanidad.

Sin embargo, los datos no son iguales en todas las comunidades y además, la cifra de gasto sanitario cayó en un 1,7% si se toman de referencia los años 2009 y 2017. Un descenso que se explica por el recorte en los presupuestos sanitarios de varias comunidades autónomas. En concreto, Andalucía, La Rioja y Castilla-La Mancha redujeron su partida, se suma Canarias si se observan los datos de gasto por cápita.

El descenso más acusado es el de Andalucía que redujo en un 6% su presupuesto sanitario entre 2008 y 2017. La región pasó de gastar 10.300 millones a 9.600. Además, también redujo la cantidad que invierte en cada uno de sus habitantes y pasó de los 1.270 a los 1.153 euros anuales. Con estos datos, es la región que menos presupuesto per cápita dedicó a sus ciudadanos, frente a los 1.710 del País Vasco o los 1.625 de Asturias.

Cabe recordar que son los gobiernos autonómicos los que tienen las competencias en materia sanitaria y son los encargados de desarrollar el gasto público en sanidad de cada región. Fue precisamente la que hoy es ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la persona al frente de la consejería de Salud andaluza entre 2004 y 2013, es decir, durante los peores años de la crisis financiera.

Pero Andalucía no fue la única comunidad que sacó la tijera en estos años. También lo hizo La Rioja, que redujo su presupuesto sanitario un 5,59% hasta los 444 millones de euros y cuyo gasto por habitante alcanzó los 1.420 euros en 2017 (-4,51%). Castilla-La Mancha, una de las comunidades que más está sufriendo los estragos del coronavirus, también redujo su partida durante ese periodo: un 3,54% menos en gasto por cápita y un 3,07% a la baja para la cifra total. En Canarias, pasaron de los 1.433 euros por habitante a los 1.334.

Tanto Cataluña como la Comunidad de Madrid lograron superar los presupuestos sanitarios de 2008 en 2017, pese a los recortes que se produjeron durante la crisis. Cataluña pasó a destinar 9.800 millones de euros a la Sanidad en 2008 a los 9.200 en 2014 pero en 2017 ya había superado la primera cifra y alcanzó los 10.300 millones. En el caso de la Comunidad de Madrid, gastó 7.400 millones de euros en 2008 que se redujeron a los 7.300 en 2010 pero superó los 8.000 millones en 2017.

Por debajo del crecimiento económico

Con todo, si se compara la inversión en sanidad con el crecimiento de la economía española y con el aumento de la población, las cifras no son muy optimistas. Después de cinco años de descensos, la economía española empezó su crecimiento en 2014. El PIB aumentó un 12,57% entre 2014 y 2017, sin embargo, el presupuesto sanitario solo lo hizo un 11,2%, más de un punto porcentual por debajo de la economía. La población aumentó un 0,17%, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística y el gasto medio por habitante creció un 2,3%.

Según los datos de Sanidad, se destinó un 5,5% del PIB a la sanidad pública en 2017. En comparación con los países de la OCDE España supera en una décima el gasto sanitario medio en relación al PIB. Según el informe Health at a glance, nuestro país destina el 8,9% del PIB a la sanidad pública y privada, mientras que la media está en el 8,8%. Corea del Sur, cuya gestión de la crisis se ha alabado internacionalmente, destina un 8,1% del PIB a la Sanidad y China, un 5%.

En el Plan Presupuestario remitido a Bruselas, el Gobierno de Pedro Sánchez cifraba en un 5,9% del PIB el gasto público sanitario de 2019, una cifra que pretende mantener a lo largo de este ejercicio y que dista del 7% al que se comprometieron PSOE y Unidas Podemos para 2023, en el acuerdo de coalición que anticipó el actual Ejecutivo.

Comentar ()