Economía

El Banco de España augura un desplome del PIB "sin precedentes": entre el 6,6% y el 13,6% este año

La deuda pública se situará entre el 110% y el 120% según los cálculos de la institución, que son más pesimistas que los del FMI

Sede del Banco de España

Sede del Banco de España, en Madrid. Banco de España

El Banco de España ha publicado una proyección sobre la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) español para este año, según la que augura una contracción «sin precedentes» de la actividad económica, de entre el 6,6% y el 13,6%, dependiendo de si se materializa un escenario más optimista o más pesimista.

«Los resultados de los distintos ejercicios apuntan a retrocesos del PIB español en 2020 sin precedentes en la historia reciente, si bien su magnitud es muy sensible a los supuestos de partida, sobre cuya verosimilitud existe mucha incertidumbre», apunta la institución en un artículo analítico publicado este lunes.

La institución que gobierna Pablo Hernández de Cos analiza tres escenarios diferentes sobre la evolución a corto plazo de la actividad económica española. En el primero de ellos, los expertos del Banco de España suponen una normalización completa tras el confinamiento a partir del tercer trimestre, un escenario muy optimista en el que, con todo, la caída del PIB sería del 6,6%.

El supervisor cree que el déficit se situará entre el -7% y el -11%

El segundo de los supuestos contempla una normalización casi completa ya en el cuarto trimestre del año, tras lo cual la caída sería superior incluso a la catastrófica proyección del Fondo Monetario Internacional, que calcula que la actividad económica se resentirá este año un 8%. De acuerdo con el Banco de España, una recuperación en el cuarto trimestre supondría una contracción del PIB del 8,7%.

Estos dos primeros escenarios, los más optimistas pese a la dureza de las cifras, consideran que el confinamiento se alargará ocho semanas, es decir, hasta mediados de mayo.

El último de los escenarios, el más pesimista de los tres, el Banco de España tiene en cuenta una normalización de la actividad incompleta a fin de año, especialmente en los sectores de la hostelería y el ocio. Bajo este supuesto, el PIB caería un 13,6%. Este escenario está diseñado teniendo en cuenta que el confinamiento se alargue hasta mediados de junio, es decir, que dure doce semanas.

Déficit de hasta el 11% y deuda del 120%

El Banco de España ofrece también sus estimaciones para el déficit y la deuda pública. En cuanto al primero de ellos, dependiendo de si se materializa cada uno de los escenarios anteriores, el supervisor cree que podría situarse entre el -7% y el -11%.

En cuanto a la deuda pública, también dependiendo de qué supuesto llegue a materializarse, el Banco de España prevé que se sitúe entre el 110% y el 120% del PIB, unas cifras cercanas a las proyecciones del FMI, que apuntan a un 113% al cierre de 2020.

El Banco de España, además, calcula que con 3,1 millones de afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), 900.000 autónomos cobrando el cese de actividad y 600.000 trabajadores temporales con acceso a la prestación extraordinaria, el coste para las arcas públicas será de 6.000 millones de euros.

Otra metodología

Estos cálculos se basan en una estimación a corto plazo realizada por los expertos del Banco de España, pero la institución también ofrece otra previsión realizada con la metodología MTBE, que incorpora una modelización explícita de las relaciones entre los agregados económicos. Esta otra metodología también augura malos resultados.

Según la misma, el PIB caerá entre un 6,8% y un 12,4% este año, pero con recuperación en 2021. La actividad económica conseguirá salir adelante el año que viene, de acuerdo con esta estimación, y lo hará con un crecimiento del PIB de entre el 5,5% y el 8,5%.

El Banco de España cree que si se toman medidas que eviten la pérdida duradera de puestos de trabajo y el cierre de empresas, el PIB caerá este año un 6,8% y crecerá en 2021 un 5,5%.

Un segundo escenario prevé que una cierta proporción de empresas no logren evitar que las dificultades de liquidez se transformen en problemas de solvencia. En este contexto, la actividad caería este año un 9,5%, pero avanzaría un 6,1% en 2021.

Por último, si una cierta proporción de empresas (mayor que en el escenario anterior) no logra evitar que las dificultades de liquidez se transformen en problemas de solvencia, la caída para este año sería del 12,4%, pero la recuperación en 2021 también sería mayor, del 8,5%.

Comentar ()