El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado una ayuda única de 300 euros para los autónomos que hayan tenido que «hibernar» sus negocios o hayan perdido el 70% de sus ingresos durante el estado de alarma provocado por la crisis sanitaria del coronavirus. El Consistorio que preside Ada Colau destinará 5 millones de euros a esta ayuda, que entrará en vigencia a partir del 20 de mayo, con la que esperan llegar a 16.500 autónomos empadronados en la capital catalana, según ha anunciado el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni.

Una ayuda a la que los autónomos podrán sumar la de 200 euros que ha anunciado también hoy el gobierno catalán. El Govern de Quim Torra destinará 20 millones de euros a la concesión de una «ayuda extraordinaria para comprar productos de primera necesidad». Una ayuda que la Generalitat hará compatible con cualquier otra ayuda de entes públicos y privados.

La portavoz del Govern, Meritxell Budó ha explicado que esta ayuda lineal y puntual va dirigido a «familias que hayan visto reducidos en un 30% sus ingresos» bien porque sus miembros se han visto afectados por ERTE, «para trabajadores en contrato temporal extingido o autónomos sin trabajo» por la crisis sanitaria. La Generalitat calcula que esta subvención beneficiará a unas 100.000 familias en Cataluña, 300.000 persona.

El líder del PSC en el Ayuntamiento ha explicamos que esta ayuda se pagará a cargo del fondo extraordinario de 25 millones de euros aprobado la semana pasada por el Consistorio para afrontar la crisis económica y social derivada del coronavirus. La ayuda puntal de 300 euros será compatible con las prestaciones extraordinarias aprobadas por el Gobierno, de a partir de 661 euros mensuales.

Superávit 125 millones

Collboni ha insistido además en la necesidad de que el Gobierno libere el acceso de los gobiernos locales a sus superávit y remanentes, y ha cifrado el del Ayuntamiento de Barcelona en 150 millones de euros. «Con datos del año pasado, entre remanente y superávit podría pasar de los 150 millones» ha asegurado el responsable del área económica del Consistorio. «Sería un muy buen dato para afrontar la reasignación presupuestaria» ha insistido apuntando a que Barcelona calcula una caída de ingresos por el coronavirus de «como mínimo de 200 millones»

«Disponer de este dinero sería una gran noticia no solo para servicios sociales y fondos extraordinarios, -como el que nutrirá las ayudas a autónomos- sino para que sigan las inversiones en la ciudad».

La ayuda se inscribe dentro de un programa Autonom+ que incluye además una nueva línea de asesoramiento a autónomos y pymes para la captación de ayudas específicas definidas tanto por el Gobierno, a través de Instituto de Crédito Oficial (ICO) como de la Generalitat, a través del Institut Català de Finances (ICF). Collboni ha explicado que «los pequeños emprendedores tienen dificultades para acceder a estas ayudas», por lo que crearán este servicio en Barcelona Activa, desde el que «haremos de canal de información y evaluaremos la situación de cada empresa para saber a qué ayudas se tienen que dirigir, ICO, ICF o líneas disponibles de las entidades financieras».

La tercera línea de este plan de ayuda a los autónomos y pymes pasa por la renegociación de los alquileres de locales comerciales y de restauración. El Ayuntamiento ha acordado un servicio de asesoramiento conjuntamente con el Colegio de Abogados para asesorar a estas pequeñas empresas en la renegociación de los alquileres.

El Ayuntamiento «siempre ha llamado a las partes a evitar judicialización relaciones eco en la medida de lo posible» ha señalado Collboni, recordando que «muchos bares y comercios no pueden afrontar pagos y se están renegociando condiciones de alquileres. Queremos facilitar el acuerdo.