Política

Collboni condiciona su voto a Colau a un pacto previo: “No habrá cheques en blanco”

El candidato del PSC ha tildado de irresponsabilidad la intención de Colau de presentarse a la investidura sin tener garantizados los apoyos

logo
Collboni condiciona su voto a Colau a un pacto previo: “No habrá cheques en blanco”
El candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni

El candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni EP

Resumen:

El candidato del PSC a la Alcaldía de Barcelona y tercero en las elecciones, Jaume Collboni, ha afirmado que “no tendría sentido” investir a la alcaldesa en funciones y candidata de BComú a la reelección, Ada Colau, si antes no llegan a un acuerdo de gobierno con ellos.

En una rueda de prensa este sábado por la tarde junto a la socialista Laia Bonet, ha asegurado que sus prioridades son garantizar una alcaldía progresista, un “buen gobierno” y que Barcelona no esté subordinada al proceso soberanista, y está convencido de poder alcanzar un pacto en la próxima semana.

Pero ha remarcado que “no sería responsable” por parte de Colau presentarse a la investidura sin tener pactados los apoyos para garantizar un gobierno de progreso, y ha advertido de que los socialistas no darán “cheques en blanco”, porque practican el rigor político, ha dicho.

Al ser preguntado por si llega el día de la investidura y no hay un acuerdo entre comunes y socialistas, se ha limitado a responder: “Estamos convencidos de que lo podemos hacer”.

Rechazo a ERC

Pese a criticar la política basada en vetos, ha rechazado entablar conversaciones con ERC o apoyar el tripartito que propone Colau, alegando que el mandato que le dieron sus 138.000 votantes implicaba evitar que Barcelona estuviera subordinada al independentismo.

Ha señalado que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, gobierna en Cataluña con el apoyo de ERC y que el Govern “está más pendiente de lo que piden en Waterloo que de lo que piden en Nou Barris”.

Además, ve al independentismo pendiente de la gesticulación y el simbolismo mientras en Barcelona hay que atender a asuntos como seguridad, transporte público, acceso a la vivienda y políticas sociales, por lo que ha concluido: “No queremos que a Barcelona le pase lo mismo que a Cataluña”.