Política

BComú se desmarca de ERC y propone a Colau como alcaldesa de Barcelona

Colau ha expresado su voluntad de alcanzar un pacto con ERC y el PSC para formar un gobierno municipal entre los tres partidos de izquierdas, pero esta posibilidad se ha complicado, ya que republicanos y socialistas no quieren pactar entre ellos

logo
BComú se desmarca de ERC y propone a Colau como alcaldesa de Barcelona
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau EFE

Resumen:

La coordinadora de BComú ha propuesto este jueves que la alcaldesa en funciones, Ada Colau, presente su candidatura a la investidura para la Alcaldía de Barcelona con el objetivo de «seguir impulsando las políticas valientes iniciadas en 2015, poner a la ciudad en el centro y conseguir un gobierno estable capaz de superar los bloques». El ultimátum lanzado el miércoles por el republicano Ernest Maragall, que anunció la congelación de las negociaciones para que Colau optara entre PSC y ERC, ha dado finalmente una pista de entrada a los socialistas en el Ayuntamiento.

La apuesta de Colau por el PSC pasa necesariamente por aceptar los votos ofrecidos por Manuel Valls tras las elecciones, puesto que BComú y PSC suman 18 regidores, tres por debajo de la mayoría absoluta que es lo único que le vale a la actual alcaldesa, derrotada por 5.000 votos por Maragall. Y el ex ministro francés y candidato por Cs dejó claro que su oferta «sin condiciones» programáticas va ligada a la formación de un gobierno de coalición en el Ayuntamiento entre comunes y socialistas.

Las bases de los comunes en Barcelona deberán ratificar esta tarde la decisión, en una asamblea en la que Colau defenderá la opción de seguir al frente de la alcaldía justificándola por la imposibilidad de tejer el tripartito de izquierdas que su partido ha defendido hasta ahora en las negociaciones con ERC y PSC. BComú sostiene que, ante los vetos mutuos entre ERC y PSC a pactar un gobierno municipal de izquierdas junto a BComú, «la mejor propuesta es que Ada Colau presente su candidatura a la investidura».

Pero en la asamblea de esta tarde aflorarán las tensiones que la opción por socialistas o republicanos genera en el partido de Colau. Durante los últimos cuatro años ha intentando mantener una posición equidistante entre independentistas y constitucionalistas, aunque su apoyo al discurso de la «represión» y la existencia de «presos políticos» es absoluto, y esa indefinición ha permitido mantener la unidad entre independentistas declarados como Gerardo Pisarello y reacios a la independencia como Janet Sanz, que ahora batallan por imponer su criterio.

Por ello, el partido de Colau sostiene que esta decisión no cierra la puerta a seguir trabajando para un «gobierno estable de fuerzas de izquierdas, tal y como la ciudadanía pidió en las elecciones municipales» del 26 de mayo.

Esto llega después de que el miércoles el candidato de ERC a la Alcaldía, Ernest Maragall, ofreciera a Colau crear una nueva figura en el Gobierno municipal para gobernar conjuntamente, pero a la vez interrumpiera las negociaciones con BComú hasta que decidan si quieren pactar con ERC o con el PSC aceptando los votos de BCN Canvi-Cs, el grupo de Manuel Valls.

Desde el primer momento tras las elecciones, Colau ha expresado su voluntad de alcanzar un pacto con ERC y el PSC para formar un gobierno municipal entre los tres partidos de izquierdas, pero esta posibilidad se ha complicado, ya que republicanos y socialistas no quieren pactar entre ellos.

Además, en las últimas semanas se ha abierto la posibilidad de que Colau revalide la Alcaldía gobernando con el PSC, para lo que necesitaría aceptar los votos de Valls, que mostró su disposición a investir a la candidata de BComú sin condiciones para evitar un alcalde independentista.

La coordinadora de BComú ha lamentado el «estancamiento» de las negociaciones con ERC y PSC debido a que estos dos partidos se niegan a pactar, de manera que considera que la mejor alternativa es que Colau se presente a la investidura.