Política

Choque en Cs: Garicano defiende dar la alcaldía a Colau pese a la oposición de Rivera

logo
Choque en Cs: Garicano defiende dar la alcaldía a Colau pese a la oposición de Rivera
Luis Garicano y Albert Rivera, juntos durante una comparecencia en el Parlamento Europeo.

Luis Garicano y Albert Rivera, juntos durante una comparecencia en el Parlamento Europeo. EFE

Resumen:

El cabeza de lista de Ciudadanos en las pasadas elecciones europeas, Luis Garicano, ha defendido este domingo que su partido haga alcaldesa a Ada Colau en Barcelona para evitar que el poder municipal caiga en manos de Ernest Maragall, de Esquerra Republicana de Catalunya.

Garicano avala así la postura de Manuel Valls, que esta semana ofreció sus votos para hacer alcaldesa a Ada Colau sin pedir nada a cambio. Desde la dirección nacional, sin embargo, se contradijo al ex primer ministro francés y se defendió que la opción preferida era la de hacer alcalde a Jaume Collboni, del PSC.

En las municipales del 26-M, ERC obtuvo 10 concejales en Barcelona, los mismos que los comunes de Ada Colau. El PSC consiguió 8, la candidatura de Ciudadanos y Manuel Valls 6, Junts per Catalunya 5 y el Partido Popular 2.

Las únicas opciones para sumar los 21 concejales necesarios para una mayoría absoluta pasan por un acuerdo de izquierdas entre ERC y los comunes, avalado por Junts per Catalunya, o por buscar mayorías alternativas. Una de ellas consistiría en sumar los 10 concejales de Colau, los 8 del PSC y al menos 3 de los representantes de la candidatura de Manuel Valls, varios de ellos con pasado socialista.

«¿Se puede votar a una opción mala? ¿Se puede votar a Colau aunque a uno le parezca malísima alcaldesa? Claro que se puede, si es para evitar un resultado aún peor, quizás catastrófico: que los independentistas instrumentalicen y destrocen Barcelona», ha escrito este domingo Luis Garicano, enlazando a una columna de opinión que defiende la misma postura.

La línea oficial del partido de Albert Rivera sigue siendo no investir a ningún candidato «independentista ni populista», etiqueta bajo la que incluyan a la actual alcaldesa, Ada Colau.

La relación entre Valls y la dirección nacional no es la mejor, y el candidato en Barcelona ya ha amenazado con romper con el partido si se producen pactos con Vox en el resto de España. Una ruptura de ese tipo allanaría el camino y favorecería la libertad de acción de Valls y sus fieles de la lista, entre los que se encuentra el exministro del PSOE Celestino Corbacho.

El otro obstáculo para la investidura de Ada Colau es la propia Ada Colau, que de momento rechaza los votos de la lista avalada por Cs y aboga por un «pacto de izquierdas» que, previsiblemente, incluya a Ernest Maragall en la alcaldía.

Cabe tener en cuenta el sistema de elección de alcaldes: se vota una única vez y se proclama al candidato que alcance mayoría absoluta. Si no lo hace ninguno, el puesto lo ocupa automáticamente la lista más votada, que fue la de Maragall por un estrechísimo margen.

Así, Colau debería votarse a sí misma en la sesión de constitución del Ayuntamiento para tener opciones de alcanzar la alcaldía. De lo contrario, no servirían de nada ni los votos del PSC ni los de Manuel Valls.