Economía | Empresas

Aena hunde un 83% el beneficio trimestral por el golpe del coronavirus a la aviación

El aeropuerto de Palma de Mallorca vacío.

El aeropuerto de Palma de Mallorca vacío. efe

Aena registró un beneficio neto de 23,1 millones de euros en el primer trimestre de 2020, lo que representa un 83,1% menos que en el mismo periodo de 2019, según informó este miércoles el gestor aeroportuario.

La compañía destaca que este descenso del beneficio refleja el impacto del coronavirus, que ha supuesto restricciones a la movilidad y una «drástica reducción del tráfico aéreo» en el mes de marzo y la «práctica» paralización del negocio comercial de los aeropuertos.

En el trimestre, el número de pasajeros que han pasado por la red de Aena cayó un 20,4%, hasta los 42 millones de euros. Los ingresos totales consolidados fueron de 782,1 millones de euros, un 13,4% menos.

Los ingresos de aeropuertos en el segmento aeronáutico cayeron un 14,7%, hasta los 484,2 millones de euros, mientras que los ingresos del segmento comercial se redujeron un 15,9%, hasta los 208,9 millones de euros. Los gastos de explotación aumentaron un 3,4%, hasta los 732,4 millones.

Si se contabilizan los datos del aeropuerto de Luton (Reino Unido) y lo seis aeropuertos del Grupo Nordeste de Brasil, la cifra de pasajeros de Aena ascendió a 48,3 millones, un 19,8% menos que en el mismo trimestre de 2019.

La desaceleración del tráfico comenzó durante la última semana de febrero y se materializó en marzo con una caída del 59,3% en el mes de marzo, una tendencia aún más acusada durante el mes de abril.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) en este periodo fue de 251,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 36,1% respecto a 2019, incluyendo 11,5 millones de euros de la consolidación de Luton y restando 0,7 del Grupo Aeroportuario del Nordeste. El margen de Ebitda se situó en el 32,1%, afectado también por el devengo de los impuestos locales del ejercicio completo.

La generación de caja de la compañía alcanzó los 468,8 millones de euros, frente a los 583 millones del primer trimestre de 2020. Durante el primer trimestre del año, la deuda financiera neta se redujo hasta los 6.401,7 millones de euros, frente a los 6.672 millones de euros al cierre de 2019.

El gestor aeroportuario destaca que dispone de caja y facilidades crediticias por valor de 2.425 millones de euros, además de la posibilidad de realizar emisiones a través del programa de Euro Commercial Paper (ECP) de hasta 900 millones de euros, de los que se encuentran disponibles 495 millones.

Asimismo, ha adoptado una serie de medidas para asegurar la operatividad de sus servicios y la disponibilidad de liquidez en el corto y medio plazo. La reorganización de aeropuertos, con operaciones bajo demanda o cierre de terminales, ha supuesto la adecuación de la capacidad al nivel de operativa.

También ha puesto en marcha un plan de racionalización para reducir gastos no esenciales, lo que supondrá una reducción de salida de caja media mensual de unos 43 millones de euros. A esta cantidad se suman los 52 millones de euros de control de salida de caja por la paralización de las inversiones.

Al inicio de la crisis, Aena puso en marcha medidas para aliviar el impacto del coronavirus en los clientes, entre ellas el aplazamiento durante seis meses sin intereses del pago de tarifas de estacionamiento de aeronaves y ha establecido descuentos de hasta el 75% en activos inmobiliarios explotados por compañías aéreas, agentes de handling y proveedores comerciales, entre otros.

El consejo de administración de Aena, en su sesión celebrada este miércoles, ha acordado facultar al equipo gestor de la compañía para estudiar los efectos que la crisis ha producido en los contratos comerciales y las medidas adoptadas por los poderes públicos para hacerle frente y, en su caso, negociar y acordar las modificaciones contractuales que procedan, incluyendo rentas fijas y la renta mínima anual garantizada. Los vuelos de carga sanitaria están exentos de tarifas aeroportuarias.

En cuanto a la recuperación de la operativa, Aena está trabajando para identificar los procesos aeroportuarios seguros y coordinados para que los aeropuertos de la red puedan retomar la operatividad de una manera segura y «que genera confianza a los pasajeros».

La pautas definitivas y su calendario serán establecidas por el Gobierno en función de las exigencias sanitarias y coordinadas con las compañías aéreas, los operadores comerciales y el resto de agentes vinculados. El Grupo de Recuperación Operativa (GRO) de Aena colabora también con el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) en Europa, que engloba más del 90% del tráfico.

Comentar ()