Economía | Empresas MARZO NEGRO PARA LA AVIACIÓN

Ryanair, Vueling e Iberia pierden más de 4 millones de pasajeros en España en un mes

El aeropuerto de Barajas sin pasajeros por el estado de alarma.

El aeropuerto de Barajas sin pasajeros por el estado de alarma. efe

Las restricciones a la movilidad impuestas para frenar la propagación del coronavirus ha provocado ha provocado un parón de la aviación comercial. Ahora la paralización es prácticamente total. Pero el frenazo arrancó ya el mes pasado. El resultado es una sangría en las cifras de tráfico de las grandes aerolíneas del mercado español.

Las compañías aéreas ya empezaron a cancelar vuelos en la primera mitad de marzo por el bajón de la demanda y las primeras restricciones. Pero el estado de alarma que arrancó a mitad de mes provocó que las compañías dejaran en tierra prácticamente toda su flota, con apenas las excepciones de vuelos de repatriación y con las islas.

Ryanair, Vueling e Iberia, las tres mayores aerolíneas en los aeropuertos españoles, han perdido más de 4,1 millones de pasajeros en marzo en relación a los datos del año pasado, según los registros de Aena, el gestor aeroportuario público nacional.

Entre las tres concentran casi la mitad del desplome de los viajeros registrado por los aeropuertos españoles, descontado el efecto de la doble contabilización de los pasajeros de vuelos domésticos (registrado en el aeropuerto de despegue y también en el de aterrizaje por Aena).

El Grupo Ryanair –que integra a la aerolínea homónima y su filial austriaca Laudamotion- transportó el mes pasado un total de 1,11 millones de pasajeros en los aeropuertos españoles, lo que supone un desplome del 61,4% en relación al mismo mes del año pasado (1,77 millones de viajeros menos). Ahora el parón de Ryanair ya es total y ha suspendido todos sus vuelos en Europa salvo vuelos puntuales en rutas esenciales entre Reino Unido e Irlanda.

La suma de Iberia y de su filial de bajo coste Iberia Express concentraron un total de 797.500 pasajeros, con una caída del 57% en un año y dejándose en un mes un total 1,06 millones de usuarios. Por su parte, Vueling –integrada en el holding IAG, como Iberia- registró un desplome del 65% de su tráfico de pasajeros, con sólo algo más de 719.000 pasajeros en el mes (1,33 millones de viajeros menos que el año pasado).

El resto de principales compañías del mercado español sufren desplomes proporcionalmente similares, en línea con el conjunto del sector. La británica easyJet transportó algo menos de 524.000 pasajeros (-58% y con 733.000 usuarios menos), Air Europa registró 458.500 viajeros (-56,6% y 598.000 pasajeros menos) y la regional Air Nostrum se quedó en 208.000 pasajeros (-51,5% y 220.000 pasajeros por debajo del año pasado).

El Gobierno con el arranque del estado de alarma primero impuso la obligación de que las compañías aéreas redujeran al menos un 50% sus vuelos de pasajeros. Días después la restricción se elevó hasta el 70%. Las aerolíneas han ido mucho más allá y el parón del tráfico de viajeros es casi total.

Las compañías aéreas mantienen actualmente una actividad simplemente residual o directamente a la que están obligadas por servicio público (vuelos con las islas e interislas, y poco más). Así que los datos de pasajeros durante el mes de marzo, cuando se conozcan en unas semanas, reflejarán un desplome aún mayor y confirmarán que prácticamente toda la flota del sector está en tierra.

Comentar ()