Economía

Las compras del Banco de España: gel de medio litro a 17,55 euros y mascarilla a 9,44

El supervisor asegura que las contrataciones han sido de "especial dificultad" debido a la "fuerte demanda" existente por la expansión del coronavirus / Tres de las cuatro adjudicaciones directas han sido al mismo proveedor, que ha facturado 365.860 €

El Banco de España ha cerrado compras de material de protección para proporcionar a sus empleados a precios muy superiores a los que han pagado otras instituciones al adquirir productos similares para evitar contagios por coronavirus. Así, ha llegado a desembolsar 9,44 euros por cada mascarilla del tipo FPP2 que ha encargado y y 17,55 euros por un gel hidroalcohólico de medio litro para la desinfección de manos.

De acuerdo con la documentación publicada en la Plataforma de Contratación del Sector Público, consultada por El Independiente, el supervisor adjudicó el pasado 24 de abril el suministro de un lote de mascarillas a la empresa madrileña Confispace SL por tramitación urgente.

El encargo se formalizó después de haberle encargado previamente al mismo proveedor un primer lote de 100.000 mascarillas sanitarias (por 95.100 euros) y que el contratista informara de que la entrega de dicha remesa se retrasaría una semana debido a dificultades logísticas por la situación que vive el mercado de productos sanitarios por la demanda existente, según se detalla en el informe justificativo. Confispace presentó la oferta el 8 de abril y se comprometía a servir el pedido en diez días.

El 20 de abril, el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales solicitó la compra de 5.000 mascarillas FPP2. Consultada la disponibilidad que tenía el citado proveedor, éste aseguró que podía entregar la mercancía de manera inmediata y el Banco de España aceptó al día siguiente la propuesta presentada: 9,44 euros la unidad, impuestos incluidos. Ello suponía un montante de 47.200 euros.

Este precio es muy superior al más elevado que han pagado los ministerios de Sanidad e Interior por la adquisición de mascarillas de similares características técnicas (una eficacia de filtración del 92 %), según se deduce al analizar los contratos a los que los departamentos que dirigen Salvador Illa y Fernando Grande-Marlaska le han dado publicidad.

En el caso de Sanidad, el importe más elevado fueron los 5,92 euros abonados a la compañía Dräger Safety Hispania SA por cada una de las 2.700 mascarillas del modelo Dräger X-Plore 1720 V Odour FFP2. El encargo lo formalizó el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) y está fechado el pasado 20 de marzo, en uno de los momentos más críticos.

Informe justificativo en el que se detalla la oferta aceptada por el Banco de España: 9,44 euros por cada mascarilla FPP2.

El Ministerio de Sanidad ha adquirido ese mismo tipo de mascarilla a precios mucho más bajos, como los 3,146 euros pagados por cada una de las 2.640 unidades encargadas a Proin Pinilla SL o los 2,47 euros abonados a la multinacional 3M. También rubricó un contrato con la china Hong Jin Medical Science and Tecnology Service Ltd para el suministro de tres millones de unidades del mismo tipo a razón de 2,1142 dólares (más tasas y aranceles) cada una.

Por su parte, el Ministerio del Interior ha logrado surtirse también a precios mucho más bajos del que ha aceptado el Banco de España. Así, a finales de marzo cerró una compra de un millón de mascarillas FPP2 a 2,1 euros la unidad. El proveedor fue la firma Innjoo Technology SA, un mayorista de aparatos electrodomésticos que sólo cuenta en España con un domicilio fiscal establecido en un centro de negocios o coworking de Madrid.

Tres de las cuatro adjudicaciones directas del Banco de España han sido para el mismo proveedor, que ha facturado 365.860 euros

El Banco de España ha dado publicidad hasta el momento a cuatro contrataciones de material sanitario con el que surtirá a sus empleados -tanto los que siguen trabajando de forma presencial como los que se incorporen a sus puestos cuando se levante el estado de alarma- puedan desempeñar sus funciones con protección para no contagiarse por covid-19.

Uno de los encargos ha consistido en el suministro de 5.000 dispensadores de gel hidroalcohólico de a un precio unitario de 17,55 euros (sin incluir impuestos), ascendiendo el montante del pedido a 106.560 euros. El contratista también ha sido Confispace SL, que presentó la propuesta el pasado 27 de marzo y al día siguiente ya se había aceptado.

Confispace también se encargará de servir al Banco de España una remesa de 400.000 pares de guantes de nitrilo por 117.000 euros, lo que arroja un coste de 0,29 euros. De esta forma, este proveedor -especialistas en logística, transporte, almacenaje, gestión de stock, outsourcing de servicios y compra de suministros, según se presenta en su web- ha recibido pedidos por 365.860 euros.

Medidas «de forma permanente»

El supervisor, igualmente, ha comprado 440 test de detección rápida a Quirón Prevención SLU por 25.972 euros, a un precio unitario de 59,02 euros. Con la intención de reducir la propagación del virus entre los empleados, la prueba se hará en 14 sedes.

«Surge la necesidad de comenzar a planificar el medio y largo plazo de cara a ir preparando las instalaciones del Banco de España para el regreso de los empleados, una vez que se levante el estado de alarma. Es previsible que las medidas adoptadas no serán extraordinarias, sino que se mantendrán de forma permanente, por lo que se debe considerar a la hora de planificar contrataciones en este ámbito. Por ello se requiere adquirir los productos mencionados en suficientes cantidades para garantizar su disponibilidad inmediata cuando este momento se produzca», se detalla en las memorias justificativas.

El organismo sostiene que las contrataciones de los productos citados resultaban de «especial dificultad» debido a la «fuerte demanda que hay en estos momentos en todos los países afectados por la pandemia».

Comentar ()