Economía

El BCE debe aumentar en unos 500.000 millones su plan de emergencia para que dure todo el año

logo
El BCE debe aumentar en unos 500.000 millones su plan de emergencia para que dure todo el año

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. EP

Resumen:

El Banco Central Europeo (BCE) tiene que aumentar su plan de compra de activos de emergencia, que se agotará próximamente, si quiere cumplir con su objetivo de sostener a las economías de la zona euro al menos hasta finales de este año. Muchos analistas así lo consideran y cifran en los 500.000 millones el importe que el supervisor tendría que sumar a su objetivo ya en marcha, el de comprar activos por hasta 750.000 millones, para poder llegar al final de 2020 con este salvavidas activo.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne este jueves para tomar decisiones en torno a su política monetaria, algo que no ocurre desde finales de abril, y se espera que evalúe la evolución del Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) lanzado hace algo más de dos meses para intentar mitigar las consecuencias económicas de la pandemia en los países de la zona euro.

Para muchos analistas, el ritmo de compras actual va a agotar esos 750.000 millones muy pronto. “El PEPP del BCE parecía enorme cuando se anunció. Ahora nos preocupa que el ritmo de compras puede hacer que la partida de 750.000 millones de euros se agote al final del verano”, explica Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investment Managers.

El objetivo del BCE es cubrir todo el año con ese programa, una intención que, visto el ritmo de compras actual, solamente podrá cumplir si aumenta el importe que contempla ese plan de emergencia. ¿En cuánto? Los expertos calculan que entre 300.000 y 500.000 millones de euros, o incluso más si pretende ampliar el plan más allá de 2020.

«Esperamos que el BCE incremente la cobertura del PEPP en 300.000 o 400.000 millones de euros esta semana y el Programa de Compras de Activos (APP) en 120.000 millones, incluyendo a los ángeles caídos [empresas que pierden el grado de inversión] en las compras y dando claridad sobre la reinversión del PEPP», proyectan desde Bank of America.

Las expectativas están altas, lo que deja espacio a la decepción»

Los expertos de la entidad advierten de que «las buenas noticias sobre el fondo de reconstrucción no implican que el BCE se vaya de rositas», pues «su apoyo es crucial en el mantenimiento de unas condiciones financieras favorables». «Las expectativas [sobre la decisión del jueves] están altas, lo que deja espacio a la decepción», añaden.

Desde PIMCO, por su parte, creen que el BCE anunciará este jueves un aumento de 500.000 millones de euros, pues «si el BCE mantiene el ritmo actual de compras en los próximos meses, el tamaño del PEPP de 750.000 millones de euros se agotará a principios de octubre». Además, esperan que el BCE anuncie que reinvertirá las compras del plan de emergencia a su vencimiento, una medida que ayudaría a mantener a raya a las primas de riesgo de la zona euro, especialmente la española y la italiana.

Desincentivaría a Italia para ir al MEDE

Para Berenberg, la decisión de aumentar el objetivo de compras del plan de emergencia tiene varias ventajas, pero también inconvenientes. En el lado positivo, el BCE demostraría que no está atado por el fallo del Tribunal Constitucional alemán, al tiempo que incrementaría el margen del Eurosistema para comprar bonos italianos en los próximos meses si sigue siendo necesario. Además, el supervisor podría justificar la medida con la rebaja de previsiones sobre la evolución de la economía europea que presentará también el jueves.

Sin embargo, en el lado negativo, esta medida empeoraría la disputa con el tribunal alemán, relajaría la presión sobre los líderes de la Unión Europea para llegar a un acuerdo en relación con el plan de reconstrucción y «daría a Italia más razones para atrasar su solicitud de una línea de crédito al MEDE«, explican desde Berenberg.

En lo que no se ponen de acuerdo los analistas es en cuándo tomará esta decisión el supervisor. Mientras que Bank of America calcula que será este jueves, desde Berenberg consideran que el instituto emisor aún tiene margen para aumentar el objetivo de sus compras. Concretamente, estiman que podría dejarlo para las reuniones del 16 de julio e, incluso, del 10 de septiembre mientras se mantenga el ritmo de compras actual, que podría ralentizarse y darle un margen mayor.

Terminará bien entrado 2021

Además de aumentar el importe, los expertos ven necesario que el plazo de compras de emergencia se amplíe, dado que las economías europeas no se recuperarán por completo una vez termine 2020. «La economía volverá a lo normal despacio y las necesidades financieras de los países permanecerán muy elevadas más allá de 2020. Esperamos que el BCE extienda su PEPP al menos seis meses, hasta mediados de 2021», apuntan desde Berenberg, cuyos expertos creen que el supervisor no tiene la urgencia de tomar esta decisión ya mismo.

«Una recalibración podría darse en septiembre, con un incremento apropiado del PEPP en tamaño y plazos y un tiering [sistema por el que exime a la banca de pagar por una parte del exceso de liquidez que guarda en las arcas del BCE, que se puso en marcha el pasado septiembre] posiblemente más generoso», apuntan desde Bank of America.

Christine Lagarde y los suyos darán a conocer este jueves su decisión tras la reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno y darán cuenta de ella en una rueda de prensa. Posteriormente, se publicarán las proyecciones macroeconómicas para la zona euro.

Comentar ()