Economía

Calviño, favorita en las quinielas: España podría hacerse al fin con el Eurogrupo

Presidir el club de ministros de Finanzas es una obsesión española desde el traspiés con De Guindos

El mito del Portugal ejemplar: ¿va tan bien como se cuenta?

El ministro de Finanzas de Portugal, Mario Centeno, junto a la ministra española de Economía, Nadia Calviño. EFE

El fin de la presidencia de Mário Centeno al frente del Eurogrupo abre la puerta para que España opte a ocupar su vacante, un asiento que ansía desde que intentó colocar en el mismo a Luis de Guindos, ahora vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). Nadia Calviño, actual vicepresidenta y titular del Ministerio de Asuntos Económicos del Gobierno de Pedro Sánchez es una de las favoritas para aspirar a presidir el club de los ministros de Finanzas de la zona euro, con lo que vuelve a las quinielas de Bruselas, en las que lleva ya dos años.

Abierta la carrera para la elección del nuevo presidente del Eurogrupo, Calviño podría ser la opción para que España consiga algo que lleva ansiando muchos años. Han pasado ya cinco desde que tuvo lugar la sonada competición entre Luis de Guindos, entonces ministro de Economía y Competitividad, y Jeroen Dijsselbloem, que ya ostentaba la presidencia del Eurogrupo en aquel momento.

La reelección del holandés, ministro clave durante la crisis del euro que se produjo hace menos de una década, se le atragantó por la intención del Gobierno de Mariano Rajoy de situar a Luis de Guindos, su único rival en su puesto. La negativa de ambos a retirarse de la carrera llevó a la derrota española, pues finalmente el holandés logró recabar el apoyo mayoritario de los socios del euro.

España quiso repetir la carrera al término del mandato de Dijsselbloem, en enero de 2018, pero De Guindos tenía otros planes, que pasaban por la vicepresidencia del BCE. Esta carrera sí la ganó y se convirtió entonces en el número dos de Mario Draghi, aunque solo por unos meses, pues Christine Lagarde ocupó el sillón del italiano el pasado otoño.

Obtener la presidencia del Eurogrupo se convertiría en una buena jugada para España, que busca pelear en estos momentos de tensión por un reparto justo de los fondos europeos

A Calviño la avala su conocida reputación en la Unión Europea, forjada durante años como directora general de Presupuestos. Sin embargo, su perfil político es similar al de Centeno. Ambos proceden de gobiernos socialistas en coalición con otros partidos de izquierdas. Además, los dos proceden de países “del Sur”.

Obtener la presidencia del Eurogrupo se convertiría en una buena jugada para España, que busca pelear en estos momentos de tensión por un reparto justo de los fondos europeos que no deje atrás a los países más afectados por la crisis, y llegaría, previsiblemente, antes de que el Consejo Europeo alcance un acuerdo sobre el fondo de reconstrucción.

Calviño, la eterna postulante

Calviño vuelve a estar en las quinielas. La vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno de Pedro Sánchez ha ocupado varios cargos en la Comisión Europea, de hecho, desde 2006 hasta 2018 formó parte como directora adjunta de las direcciones generales de Competencia, de Mercado Interior y Servicios y fue la directora general de Presupuestos entre 2014 y 2018. Antes de empezar su carrera en Europa, Calviño ya había trabajado en varias áreas del Ministerio que ahora dirige. 

Por su currículum y por la valoración que tienen quienes han trabajado junto a ella, Calviño ha aparecido como posible presidenta del Fondo Monetario Internacional, como comisaria en la Comisión Europea y ahora, como presidenta del Eurogrupo. Su nombre aparece recurrentemente cuando se deben producir nombramientos en instituciones internacionales de alto nivel.

Fue en junio de 2018 cuando su nombre empezó a sonar para ocupar la cartera económica del Gobierno, cargo que terminó asumiendo. Solo un año después, y con la salida de Christine Lagarde del Fondo Monetario Internacional, Nadia Calviño aparecía en las quinielas internacionales para liderar la institución. Sin embargo, fue Kristalina Georgieva quien asumió la presidencia.

Junto a la marcha de Josep Borrell a Bruselas, como Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el nombre de la ministra gallega volvió a aparecer como favorito. Sin embargo, Calviño se convirtió en la vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno. Una elección apreciada en el sector empresarial y también en Europa.

¿Primera mujer al frente del Eurogrupo?

Si Calviño se sienta finalmente en el sillón de la presidencia del Eurogrupo se convertiría en la primera mujer que lo consigue. Este organismo europeo, que no existe oficialmente, ha tenido hasta el momento tres presidentes de tres nacionalidades distintas.

Así, rompería barreras como han hecho otras mujeres en el mundo económico en los últimos años. Es el caso de Christine Lagarde, primera presidenta del BCE; Ursula von der Leyen, primera presidenta de la Comisión Europea, Janet Yellen, primera presidenta de la Fed, o, en España, Margarita Delgado, primera subgobernadora del Banco de España en sus casi dos siglos de historia.

De momento, Calviño no ha hecho ninguna valoración sobre la posible presidencia española en el Eurogrupo. La vicepresidenta de Asuntos Económicos ha agradecido a Mário Centeno el trabajo realizado, a través de un tuit, y le ha pedido cooperación “allá donde la vida le lleve”.

Comentar ()