Economía PARA CHEQUEAR LOS PROTOCOLOS DE SEGURIDAD SANITARIA

El Gobierno autoriza un proyecto piloto para traer ya miles de turistas alemanes sin pasar la cuarentena

Baleares recibirá desde el lunes hasta 10.900 visitantes germanos a modo de prueba en un corredor seguro que se adelanta dos semanas a la reapertura de las fronteras al turismo internacional.

Bañistas en una playa de Palma de Mallorca.

Bañistas en una playa de Palma de Mallorca. europa press

España empezará a recibir el próximo lunes turistas extranjeros tras meses de parón por la pandemia de Covid-19. De momento, es a modo de prueba y de manera localizada en Baleares para preparar la reapertura de las fronteras al turismo internacional que se producirá el 1 de julio.

El Gobierno ha autorizado el proyecto piloto diseñado por el Govern balear para permitir la llegada al archipiélago de un máximo de 10.900 viajeros alemanes desde el 15 de junio en una suerte de corredores seguros con regiones alemanas en una situación epidemiológica similar. Los viajes servirán para chequear los protocolos de seguridad sanitaria e higiene in situ en aeropuertos, hoteles, aviones, transportes internos o playas.

Los turistas que participen en esta prueba no tendrán que someterse a la cuarentena de 14 días a la que están obligados todos los viajeros procedentes del exterior, obligándoles a permanecer en su domicilio o en el hotel y sólo permitiéndoles salidas para compras imprescindibles y visitas a centros sanitarios. Una cuarentena que el Gobierno no levantará en el conjunto del país hasta el 1 de julio.

«Cuando España reabra las fronteras lo hará con la máxima seguridad. No jugamos a la improvisación», dice Illa

El proyecto contempla la llegada de un máximo de 10.900 alemanes (apenas el 0,91% de todos los viajeros recibidos en las mismas fechas del año pasado) que se repartirán entre todas las islas del archipiélago y que tendrán que tener una estancia de un mínimo de cinco noches, según los detalles facilitados por el Govern balear mientras el Gobierno central guarda silencio sobre el proyecto.

La mayoría de los turistas tendrán por destino Mallorca, pero el reparto definitivo del cupo total de turistas dependerá de la demanda que se reciba para la comercialización durante estos días. «Vamos a ser el primer destino seguro de España para el turimo internacional», ha sentenciado la presidenta balear, Francina Armengol.

Los turistas que participen en estos viajes de prueba deberán rellenar cuestionarios antes de la llegada, se les tomará la temperatura en el aeropuerto, se les realizará un seguimiento durante su estancia con llamadas telefónicas para garantizar que todo está en orden y que su estado de salud es normal, y recibirán mensajes en sus teléfonos móviles con las medidas de seguridad y los números de emergencia.

En total participan siete hoteles –algunos de las cadenas Iberostar, Riu, Viva y Garden- y también el gigante germano de la touroperación TUI, encargado de traer a los visitantes. En muchos casos, TUI lo que hará es recuperar reservas previas ya realizadas y que habían quedado suspendidas por la pandemia. El mismo 15 de junio llegarán ya dos vuelos a Mallorca, donde habrá establecimientos participantes en la Playa de Palma y en Alcudia.

Canarias también había presentado un proyecto piloto para empezar a traer turistas alemanes, pero las discrepancias sobre las medidas de seguridad adicionales que reclamaba el Gobierno canario. El Ejecutivo central de momento sólo ha dado el visto bueno para lanzar el plan en Baleares.

«Otras comunidades autónomas pueden hacerlo como un proyecto piloto si lo consideran pertinente», se ha limitado a reseñar en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el ministro de Sanidad, Salvador Illa, apuntan que la experiencia de Baleares servirá «para empezar a rodar todos los sistemas que hay que tener operativos para el turismo» este verano.

«Cuando España reabra sus fronteras lo hará con las condiciones de seguridad máximas para los que vengan y para los que estamos aquí. Podremos dar todas las garantías», ha sentenciado el ministro Illa. «No jugamos a la improvisación con este tema».

Comentar ()