Inditex ha presentado este miércoles sus resultados correspondientes al primer trimestre fiscal (1 de febrero – 30 de abril) que por primera vez han sido en negativo. La compañía ha obtenido un beneficio neto de -175 millones de euros, que llegan a los -409 millones tras la provisión de 308 millones.

Según ha explicado en la publicación de sus resultados, «la compañía ha decidido provisionar 308 millones de euros para la ejecución del plan de impulso a online y actualización de tiendas». Con esta decisión, el Ebit es de -508 millones.

Las ventas han caído un 44% con respecto al mismo periodo del año anterior pese a tener cerrado hasta el 88% del parque total de las tiendas. El canal online ha sido clave para las marcas del grupo. Las ventas a través de las páginas web han crecido un 44% en el trimestre y llegaron a duplicarse (95%) en el mes de abril.

Inditex ha logrado mantener el margen bruto en el 58,4% de las ventas y los gastos operativos se han logrado reducir en un 21%. Además, cierra el trimestre con una posición financiera neta de 5.752 millones de euros, frente a los 6.660 de hace un año.

Cabe destacar que la compañía que dirige Pablo Isla optó por mantener a todos sus empleados y no presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) como inicialmente se había planteado. Además, Inditex ha transformado su capacidad logística y de producción para contribuir a la compra y fabricación de material sanitario durante la crisis del coronavirus.

Plan hasta 2022

El presidente de Inditex, Pablo Isla, será el encargado de presentar un nuevo plan para la compañía hasta 2022, en el que la venta online será protagonista. Para ello, la compañía invertirá 2.700 millones de euros.

«Se invertirán 1.000 millones de euros para impulso de la actividad online y otros 1.700 millones de euros para la correspondiente actualización de la plataforma integrada de tiendas, con la incorporación de herramientas tecnológicamente avanzadas», explica Inditex.

En palabras de Pablo Isla este plan «supone culminar el proyecto cuyas bases se han ido sentando progresivamente con importantes inversiones desde 2012, que va a transformar significativamente el perfil de la compañía. El objetivo de aquí a 2022 es adelantar la implantación total de nuestro concepto de tienda integrada, cuyo futuro estará vinculado al servicio permanente al cliente allá donde se encuentre, en cualquier dispositivo, y en todo momento».

El plan prevé que las ventas por internet alcanzarán más del 25% del total en 2022, desde el 14% de 2019, «con una red de tiendas integrada más ágil y sostenible, que incorporará nuevas herramientas tecnológicas, con una superficie media por tienda más grande, mayores niveles de rentabilidad, y que crecerá entre un 4% y un 6% en tiendas comparables».

Inditex mantiene su dividendo. La compañía celebrará su Junta General de Accionistas correspondiente al ejercicio 2019 de forma preferentemente telemática el 14 de julio. En ella, el Consejo de Administración va a proponer un dividendo ordinario de 0,35 euros por acción, que serán desembolsados el próximo 2 de noviembre.