Economía

La tensión por los rebrotes devuelve el atractivo al oro: marca máximos y es solo el principio

logo
La tensión por los rebrotes devuelve el atractivo al oro: marca máximos y es solo el principio
El oro se dispara a máximos de seis años ante las crecientes amenazas globales.

Piezas de oro.

Resumen:

El oro ha sido históricamente un valor refugio, pues los inversores acuden a él en momentos de crisis en los que los valores de riesgo sufren volatilidad y pérdidas para mantener el valor de sus carteras. Y esta crisis no iba a ser menos. El activo ha tocado ya sus máximos de 2012 y los expertos no descartan que tenga aún más recorrido: «Puede ser el momento de que el oro brille».

El precio del oro superó el martes los 1.770 dólares la onza, lo que supone el nivel más alto alcanzado por el metal desde 2012, cuando llegó a los 1.794 dólares. Lo hizo al calor del miedo de los inversores a una nueva ola de contagios tras los rebrotes que están floreciendo en distintas partes del mundo, como en China, Corea del Sur o Italia, pero también en España, donde una nuevo repunte ha puesto en alerta a Huesca.

Pero, ¿ha tocado techo el precio de este metal? Los analistas concluyen que no. «El mercado alcista del oro apenas está comenzando ahora», considera Ariel Bezalel, responsable de Estrategia en Renta Fija de Jupiter AM, que añade que la Historia demuestra que «siempre que las cuentas públicas se han deteriorado, el oro ha tenido un buen comportamiento, tanto en entornos deflacionistas como inflacionistas».

Coinciden en el análisis los expertos de WisdomTree: «Históricamente, el oro ha ido a favor cuando se produce volatilidad en los mercados financieros o incertidumbre económica. A día de hoy, tenemos las dos (…) Si el oro se comporta como en el pasado reciente en respuesta a la volatilidad de mercado y la incertidumbre económica, podemos estar ante una fuerte carrera».

Actualmente, el precio del oro se encuentra cercano, pero aún por debajo, de los 1.800 dólares y la subida libre comenzaría una vez superado el umbral de los 1.900 dólares, de acuerdo con el portavoz de eToro en España, Javier Molina. Es por ello que el experto considera que este es un «momento crucial para el oro».

El interés empezó antes del Covid

Aunque estos días esté marcando máximos, lo cierto es que la vuelta del interés por el oro hace meses que se instaló entre los inversores. Como ocurre en la actualidad, las situaciones de estrés de los mercados financieros dan pie a volver al refugio del oro y las tensiones comerciales entre Estados Unidos e Irán impulsaron su precio a mediados del año pasado a sus máximos desde 2013. En aquel momento superó los 1.400 dólares por onza.

El atractivo del oro ha aumentado con la llegada de la pandemia, aunque por el momento «no ha alcanzado valores extremos», de acuerdo con los expertos de Edmond de Rothschild, que ven este reciente auge «como un elemento positivo».

«El mercado alcista del oro apenas está comenzando ahora»

Estos analistas achacan esta evolución a la capacidad de los bancos centrales de adquirir lingotes de oro, muy superior a la disminución que se está produciendo en la demanda de joyas tras la paralización de la actividad por la pandemia. Mientras, por el lado de la oferta, la crisis de Covid-19 ha conllevado un cese parcial de la producción minera al que va a seguir una lenta recuperación, añaden desde Edmond de Rothschild.

«Ahora que los bancos centrales han inyectado importes de liquidez sin precedentes en el sistema y han abierto grandes líneas de intercambio, la presión de venta sobre el oro parece haberse reducido y el precio del oro está subiendo», apuntan desde WisdomTree.

Desde Schroders, por su parte, señalan como impulsores de la demanda a la ingente deuda mundial que va a ahogar el crecimiento, al dólar «históricamente sobrevalorado» y a las altas valoraciones de los activos financieros, especialmente las acciones, víctimas de una gran volatilidad. Estos expertos también le ven futuro al metal dorado: «Creemos que el precio del oro aumentará mucho más». Dónde se sitúe el techo, por el momento, es impredecible.

Comentar ()