Economía | Empresas

Monzón se mantendrá como presidente de Prisa sin el apoyo del mayor accionista

El presidente no ejecutivo del propietario de El País y la Cadena Ser es reelegido en la junta de accionistas como consejero del grupo con el 62% de apoyo y la abstención del fondo Amber Capital.

logo
Monzón se mantendrá como presidente de Prisa sin el apoyo del mayor accionista
Javier Monzón, presidente de Prisa.

Javier Monzón, nuevo consejero de Prisa. EFE

Resumen:

Javier Monzón supera la prueba de fuego que era la junta de accionistas del Grupo Prisa y seguirá como consejero y presidente no ejecutivo del propietario del diario El País, la Cadena Ser y de Santillana.

La junta de accionistas ha aprobado la reelección como miembro del consejo de Monzón, con el 62% de los votos a favor, un 1,2% en contra, y el resto, casi un 37%, fueron abstenciones entre las que se encontraba la del mayor accionista de la compañía, el fondo Amber Capital (con el 29,8%), y abiertamente crítico con el presidente no ejecutivo y  del que pedía la cabeza.

Otros consejeros debían renovar el cargo. Y la mayoría de ellos han obtenido el respaldo de más del 99% de los accionistas, frente el apoyo recortado obtenido por Monzón y por la consejera independiente Sonia Dulá (con el 63,4% de votos a favor). Los otros consejeros reelegidos son Manuel Polanco (99,95%), Khalid Al Thani (96%), el propio representante de Amber Capital (99,8%) y el presidente del fondo Joseph Oughourlian (99,8%), y el independiente Javier de Jaime (99,96%).

La compañía ha detallado que Javier Gómez-Navarro ha decidido renunciar a su presencia en el consejo y no renovar su mandato, atendiendo a otros compromisos profesionales. Este puesto en el consejo de administración de Prisa será amortizado, con lo que el número de componentes pasa de 13 a 12.

El mayor accionista de Prisa ahora es con mucho el fondo Amber Capital, capitaneado por el empresario armenio Joseph Oughourlian y que controla un 29,8% del capital. Pero su capacidad de influencia en la compañía es muy reducida dada su participación y en comparación con la ascendencia de otros socios.

Amber quiere descabalgar a Monzón de la cúpula del grupo de medios de comunicación precisamente por considerar que defiende los intereses de otros accionistas con menor peso en el capital. Monzón es consejero de Santander y presidente de Openbank, filial de banca digital de Santander.

El banco comandado por Ana Botín cuenta con una participación del 4,1% en Prisa, pero su peso es mucho mayor por ser el financiador de la familia Polanco –históricos propietarios del grupo y herederos de su alma mater Jesús Polaco- en la última ampliación de capital del grupo para mantener su 7,6%. El crédito concedido tiene como garantía las propias acciones de la familia.

Otros socios destacados en Prisa con Telefónica (9,4%), el banco HSBC (9%), el jeque catarí Khalid Al-Thani (5,1%), el ex consejero de Santander Carlos Fernández González (4%) o el magnate millonario  Carlos Slim (4%). Y de fondo está la figura y la ascendencia del ex presidente del Gobierno Felipe González, miembro del consejo editorial de El País y amigo personal muy cercano tanto del presidente de Prisa, Javier Monzón, como de varios de sus máximos accionistas.

Frente a Amber Capital y su intento de descabezar el grupo y apartar a Monzón (tarea en la que puede acabar teniendo el apoyo de varios de los fondos de inversión presentes en el capital del grupo de medios de comunicación), se encuentran el resto de accionistas españoles y el peso de Felipe González como contrapeso. Amber ya trató de prescindir de Monzón cuando fue temporalmente imputado en el caso Púnica por la presunta participación de Indra –de la que el directivo era presidente- en la presunta trama de corrupción del PP de Madrid.

El choque de Monzón con el principal accionista del grupo –descontento con la gestión de la compañía y que reclama más eficacia en las desinversiones pendientes para obtener de una vez dividendos-  ha sido más que evidente con el relevo en la dirección de El País. Y es que la sustitución de Soledad Gallego Díaz y la vuelta al frente del diario de Javier Moreno ha sido un movimiento auspiciado directamente por Monzón y que no fue comunicado a Amber Capital antes de producirse.

Una operación, además, en cuya ejecución Felipe González ha sido el hombre clave en un intento de romper el hilo directo entre El País y el Gobierno de coalición de PSOE y de Unidas Podemos, en un intento de que el periódico vuelva a los planteamientos socialdemócratas clásicos ligados a la vieja guardia del Partido Socialista y no a la actual dirección de Pedro Sánchez.

Gestión diferenciada de los medios y la educación

Durante su intervención en la junta de accionistas, Javier Monzón ha destacado que se ha impulsado «una revisión en profundidad» de las opciones estratégicas del grupo y se ha optado por una nueva hoja de ruta que contempla  una “gestión diferenciada» de los negocios de educación, por una parte, y de medios de comunicación, por otra.

«Estamos convencidos de que ambos negocios tienen un elevado potencial de valor si los gestionamos de forma adecuada, con equipos enfocados en cada uno de ellos» e incluso abriendo la puerta a una segregación mayor “incluso con socios diferentes”

Monzón ha subrayado que por primera vez se ha llevado a cabo la evaluación del consejo con un asesor externo independiente, KPMG. Prisa ha concretado que se han evaluado específicamente por cada uno de los consejeros, en interacción con el asesor externo, un total de 114 variables, 46 de ellas relativas al consejo y entre 21 y 23 a cada una de sus comisiones –la Delegada, la de Auditoría, Riesgos y Cumplimiento, y la de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo–.

«Sobre una valoración potencial máxima de 5, las evaluaciones resultantes para el conjunto del Consejo y para cada una de sus comisiones se han situado entre 4 y 4,4. Del total de las 114 cuestiones evaluadas, el 76% han obtenido una valoración de entre 4 y 5, el 22% de entre 3,5 y 4, y el restante 2% entre 3 y 3,5. El presidente y el consejero delegado hemos sido asimismo evaluados específica y separadamente, obteniendo cada uno de nosotros una valoración de 4,1», ha manifestado.

El presidente no ejecutivo ha destacado que el grupo ha trabajado para reforzar la gobernanza societaria y que, de las 64 recomendaciones del Código de Buen Gobierno español, considerando que cinco de ellas no le resultan de aplicación, cumplen «con todas ellas íntegramente», salvo una en la que registra «un cumplimiento parcial». «Seguiremos avanzando en mejorar nuestra gobernanza, poniendo un énfasis especial y creciente en nuestras actuaciones en materia de sostenibilidad», ha asegurado.

Prisa y la crisis

Por su parte, el consejero delegado y primer ejecutivo, Manuel Mirat, también ha comenzado su intervención con un recuerdo para los afectados por el Covid-19, para después explicar cuál ha sido el papel de Prisa en la crisis. En este punto, ha recordado que, desde el primer momento se pusieron en marcha planes para hacer frente a la crisis, dirigidos a preservar la salud de los empleados, colaboradores y proveedores, y a garantizar la continuidad de los negocios.

«Santillana ha puesto todo su esfuerzo para lograr el objetivo de que un derecho tan esencial para cualquier sociedad como es la educación continúe llegando a familias y colegios tanto en España como en Latinoamérica. Y nuestros medios de comunicación han trabajado desde la responsabilidad y con un único foco: ofrecer a los ciudadanos cada día una guía para entender lo que está sucediendo, y ayudando a que prime la información contrastada y de utilidad en un escenario en el que las noticias infundadas hacen más daño que nunca», ha declarado.

El primer ejecutivo de ha abordado los efectos económicos negativos de la pandemia, que cuantifica en 25,5 millones en los ingresos del grupo y de 20,8 millones en el ebitda en el periodo de enero y marzo de 2020. Para contrarrestarlos, ha señalado que se ha puesto en marcha un plan de contingencia, con un ajuste de costes que abarca a todas las actividades y a todas las partidas de gasto y que reportará un ahorro de 40 millones entre marzo y diciembre del presente año.

Respecto a la estrategia de PRISA para los próximos años, ha adelantado que se dirige hacia «el fortalecimiento y la extensión» de los negocios digitales, tanto en el área de Educación como en la de Medios».

«Nuestra apuesta es firme y sólida. En los tres primeros meses del año, y a pesar de los devastadores efectos del Covid-19, los sistemas de suscripción de Santillana han sumado un 25% más de alumnos, que ya totalizan 1.716.000. Ello ha supuesto un incremento de los ingresos de los modelos de suscripción del 23% (33% en moneda local), hasta alcanzar 64 millones de euros. Por ello, Santillana se ha marcado como objetivo central acelerar el crecimiento de los sistemas de suscripción, prestando especial atención al mercado privado latinoamericano», ha subrayado.

Sobre el negocio de Prensa, ha puesto de relieve que «recientemente se ha producido un significativo avance en ese cambio de modelo de negocio, con el lanzamiento, a principios de mayo, del modelo de suscripción de El País, cuyos primeros pasos están siendo más que satisfactorios».

El primer ejecutivo del Grupo ha señalado que seguirá con la política de desinversión de activos no estratégicos y que «estos planes, junto a medidas estratégicas como una futura puesta en valor de activos como Santillana», permitirán «gestionar el actual nivel de apalancamiento y alcanzar una estructura de balance sostenible que permitirá acelerar la transformación de los negocios».

Comentar ()