Economía

Arranca la cumbre de la Unión Europea más decisiva entre el optimismo y la prudencia

Pedro Sánchez asiste al Consejo Europeo de los días 17 y 18 de julio.

Pedro Sánchez asiste al Consejo Europeo de los días 17 y 18 de julio. EFE

Los líderes de la Unión Europea se reúnen este viernes y mañana, sábado, para intentar lograr un acuerdo sobre el fondo de reconstrucción, que parte de la base de repartir 750.000 millones de euros entre los países más afectados económicamente por la pandemia, entre los que se encuentra España. Ante una cumbre que será decisiva para el futuro de la Unión, sus máximos responsables empiezan la negociación con optimismo, pero también con prudencia.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, acude a esta cumbre con la intención de lograr el máximo importe de fondos posible para España, así como una distribución que considere justa para los más afectados entre la parte que se entregará a través de préstamos y la de transferencias. «Los líderes europeos estamos obligados a llegar a un acuerdo», ha señalado, para después añadir que se trata de un Consejo «histórico para el conjunto de países europeos, porque inédita es también la situación».

Es importante la solidaridad, sí, pero tienes que hacer todo lo posible para ser capaz de resolver la crisis tu mismo la próxima vez»

Mark Rutte

No se lo pondrán fácil varios miembros de la Unión, entre ellos Países Bajos, cuyo primer ministro, Mark Rutte, ha afirmado a su llegada a la cumbre que no es optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo este fin de semana.

«El contenido es en última instancia más importante que la velocidad, un compromiso débil no hace avanzar a Europa», ha dicho, y ha advertido que solo estará de acuerdo con las subvenciones «si se concretan las reformas».

«Es realmente importante la solidaridad, sí, desde los países que más tienen en su propio presupuesto hacia países que son menos capaces de revertir la demanda, pero tienes que hacer todo lo posible para ser capaz de resolver la crisis tu mismo la próxima vez. Esto son reformas en el mercado laboral, en las pensiones, etc.», ha apostillado Rutte.

Angela Merkel, canciller alemana, por su parte, tampoco cree que se pueda alcanzar un acuerdo durante este encuentro. «Venimos a las negociaciones con mucho ímpetu, pero debo decir que las diferencias siguen siendo muy grandes y no puedo predecir si esta vez tendremos un resultado», ha destacado a su llegada al Consejo, aunque ha subrayado que sería «lo deseable».

«Hace falta mucha capacidad de compromiso por parte de todos para lograr algo que sea bueno para Europa y para las personas de Europa, en vista de la pandemia, y para dar respuesta a las dificultades económicas con las que nos encontramos», afirmó Merkel.

Alemania es, junto a Francia, responsable del germen del fondo de reconstrucción ideado por la Comisión Europea, lo que hizo pensar en un inicio que el acuerdo iba por buen camino. Sin embargo, las diferentes posiciones entre los países del Norte y los del Sur van a complicar mucho las negociaciones.

Una crisis «inédita»

«Las próximas horas son absolutamente decisivas», ha expresado Emmanuel Macron, presidente de Francia, en declaraciones a los medios sin preguntas antes de participar en la reunión. «Estamos viviendo una crisis inédita sanitaria, pero también económica y social y eso requiera mucha más solidaridad y ambición», ha dicho.

En su opinión, «el proyecto europeo está en juego», por lo que los líderes de la UE deben «saber encontrar un compromiso» para relanzar la economía europea, poner en marcha una «nueva soberanía tecnológica, industrial y ecológica» y también tener «solidaridad con las regiones más tocadas».

«Soy optimista pero también prudente», ha apuntado sobre las posibilidades de acuerdo en la cumbre que empieza este viernes y se extenderá hasta este sábado. «Con Merkel estaré al lado del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y haremos todo lo posible para lograr un acuerdo», ha garantizado.

Por su parte, Michel ha pedido a los líderes de la Unión Europea «valentía política» para superar las diferencias que les separan y lograr un acuerdo, pues deberán decidir si quieren «una Europa más sólida, más robusta, capaz de resistir los golpes que afronta». «Incluso aunque sea difícil, estoy convencido de que con coraje político es posible alcanzar un acuerdo», ha añadido.

Comentar ()