Economía | Empresas

España pierde gasolineras por primera vez en 15 años:“Hay demasiadas. No caben más”

España redujo el año pasado su red de estaciones de servicio muy ligeramente y rompió la expansión ininterrumpida desde 2005. El sector alerta de la saturación del negocio y augura que la crisis del Covid provocará este año una nueva caída.

logo
España pierde gasolineras por primera vez en 15 años:“Hay demasiadas. No caben más”
Un conductor reposta con mascarilla en una gasolinera.

Un conductor reposta con mascarilla en una gasolinera. europa press

Resumen:

Primero en Upday

 

España lleva casi 30 años aumentando el número de sus gasolineras. Cuando el Gobierno puso fin al monopolio de Campsa en 1992, había en el país algo menos de 6.000 estaciones de servicio. Ahora son el doble. El crecimiento ha sido continuo, con apenas algún año de retroceso. La última caída se había producido en 2005, hasta ahora. Y es que el año pasado la cifra de gasolineras volvió a caer. Sólo un poco, muy poco, pero el sector lo ve como una señal evidente de un cambio de tendencia.

Cuando se terminó 2019 en España estaban funcionando 11.602 estaciones de servicio. Una caída mínima desde el récord del año anterior, con 11.609, pero que ponía fin a quince años consecutivos de crecimiento ininterrumpido, según los registros de la última memoria anual de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), patronal que agrupa a las grandes petroleras que están presentes en el mercado español.

La red de gasolineras de España llevaba tres lustros seguidos marcando récords: desde entonces ha sumado casi 3.000 puntos adicionales. En los últimos años los crecimientos habían sido cada vez más modestos, y toda la expansión se debía casi exclusivamente a la apertura de puntos de nuevos formatos de bajo coste que llevan años comiendo terrenos a las grandes redes tradicionales en manos de las principales petroleras. Hasta que en 2019 la tendencia se ha roto y el crecimiento menor de unas no ha servido para compensar la caída de las otras.

Desde el sector de las estaciones de servicio se advierte que la red puede haber tocado ya techo. “En España hay un exceso de gasolineras. Después de muchos años de crecimiento continuo la red está absolutamente sobredimensionada”, sentencia Víctor García Nebreda, secretario general de la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar). “En España es casi imposible recorrer más de 20 kilómetros por carretera y no encontrarte con una gasolinera. La oferta de estaciones de servicio es más que suficiente. En algún momento tenía que dejar de crecer”.

Con un parque de vehículos de unos 28 millones de unidades estancado y que apenas crece; con gasolineras más grandes, con más surtidores y más mangueras que en otros países europeos con más coches y mayor poder adquisitivo; y con una red que prácticamente se ha duplicado en tres décadas, el sector alerta de que la situación empieza a no ser sostenible para la rentabilidad de cada gasolinera.

“En España ya no caben más gasolineras. Hay demasiadas. El negocio no da para más. No tiene sentido seguir creciendo. Lo normal sería que el número de gasolineras siguiera bajando en los próximos años”, anticipa García Nebreda, que augura que el parón de ventas durante los meses de confinamiento y desescalada ha dejado en una situación complicada y sin liquidez a muchas estaciones de servicio. Varias fuentes del sector apuntan a que en 2020 se agudizará la tendencia recién inaugurada de descenso en la red de gasolineras de España.

Mientras las grandes redes de grupos mayoristas durante años se han mantenido o incluso han perdido algunos puntos de venta, las que han seguido creciendo eran las gasolineras low cost: minoristas independientes, vinculadas a cadenas de hipermercados y supermercados, automatizadas desatendidas… Nuevos formatos que ofrecen unos servicios ajustados y que en la mayoría de casos buscan captar mercado con descuentos frente a los operadores tradicionales.

Las grandes operadores mayoristas que también tienen red de gasolineras (entre ellas, los gigantes Repsol, Cepsa, BP, Disa o Galp) hace años que mantiene estabilizada o ligeramente menguante su presencia en las carreteras y ciudades españolas: el año pasado cayeron hasta las 7.650 estaciones, desde las 7.668 del año anterior. Repsol en cambio sumó cuatro y se situó en 3.354 gasolineras; Cepsa se mantuvo en 1.522, BP incorporó 12, hasta las 759.

“En los últimos años casi todo el crecimiento del sector lo han concentrado las gasolineras desatendidas”, explica el secretario general de la patronal de estaciones de servicio. La proliferación de las gasolineras automáticas (que no cuentan con ningún personal para atender al cliente y reducen sustancialmente así sus costes) es continua. Ballenoil, la mayor red de estaciones automáticas independientes con 117 en toda España al cierre de 2019, tiene planes para alcanzar las 200 en dos años.

En paralelo, el año pasado el segmento que más creció fue el de las gasolineras abiertas por hipermercados y supermercados, alcanzando 391 estaciones tras una veintena de aperturas. El negocio de estas estaciones es distinto al de las tradicionales, buscando sinergias y promoviendo descuentos cruzados entre las gasolineras y los centros comerciales. Cadenas como Alcampo, Carrefour, E.Leclerc no han dejado de aumentar su red de gasolineras con el objetivo de aumentar las ventas de sus hipermercados y no tanto con la propia venta de los combustibles.

Comentar ()