La decisión del Reino Unido de imponer una cuarentena de 14 días a todos los viajeros procedentes de España agrava la situación de los principales sectores turísticos de nuestro país. Desde la patronal hotelera valenciana se habla de «mazazo» (sobre todo, para Benidorm, el gran centro turístico de la comunidad), mientras que Canarias y Baleares piden «corredores directos y seguros» dada la escasa incidencia del coronavirus en esas comunidades y a pesar de que el Ejecutivo británcio ha excluido a ambos territorios de la recomendación de no viajar a España.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha solicitado este sábado a las ministras de Asuntos Exteriores y Turismo, Arancha González Laya y Reyes Maroto, respectivamente, la creación de corredores aéreos seguros y directos entre Canarias y el Reino Unido.

Esta petición se hace después de que este país haya decidido recomendar a sus ciudadanos no viajar a España, excepto a Canarias y Baleares, pero, al regreso, someter a todos sus ciudadanos a una cuarentena de 14 días bajo pena de multa de hasta mil libras (1.072 euros)

En un comunicado, el Gobierno indica que Canarias es una de las zonas de Europa con menor incidencia en la COVID-19, con 5,8 casos por 100.000 habitantes, lo que lo convierte en uno de los destinos más seguros para pasar las vacaciones este verano.

Esta acción ha sido también coordinada con la presidenta de Baleares, Francina Armengol, según el Gobierno canario.

Canarias y Baleares apelan a la escasa incidencia de la pandemia en sus territorios, lo que los convierte en destinos seguros para pasar las vacaciones este verano

La Consejería de Modelo Económico, Turismo y Trabajo y Reactivación Económica del Gobierno balear informa de que la pandemia en las Baleares tiene una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 8 casos diagnosticados de coronavirus por cada 100.000 habitantes, ante los 14,1 del Reino Unido o los 37,9 de media española.

Según la nota, en la misma decisión, el Gobierno británico aclara que Canarias y Baleares quedan excluidas de la recomendación a sus ciudadanos de no viajar a España, es decir, que pueden seguir haciéndolo como tenían previsto.

Se trata ahora de que, a la vuelta, estos ciudadanos no tengan que someterse a una cuarentena al llegar a su país, tras disfrutar de sus vacaciones en Canarias.

Sur de Gran Canaria. EP

Simultáneamente, la consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, también ha mantenido una primera conversación con el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, para solicitarle más detalles sobre esta decisión y transmitir la necesidad de mantener una vía de ida y vuelta directa y segura.

Castilla considera que, de aplicarse finalmente, esta medida sería perjudicial para Canarias por las repercusiones que para el sector turístico tiene en un momento en el que se estaba empezando a recuperar cierta conectividad con el Reino Unido, principal país emisor hacia las islas, al abrigo de los buenos datos epidemiólogos y la imagen de seguridad que se ha estado trasladando.

El Gobierno de las Islas Baleares, por su parte, asegura que «está trabajando en las últimas horas para establecer las bases para un corredor aéreo seguro con el Reino Unido, una vez el Gobierno británico ha decretado una cuarentena para todos los viajeros que vuelvan de España».

Considera que la decisión del Gobierno británico «supondrá un grave prejuicio para la actividad turística» del archipiélago.

Mientras, la industria turística valenciana ha calificado de «mazazo» la decisión del Gobierno del Reino Unido y ha asegurado que «trunca» las perspectivas del sector.

«Como un jarro de agua helada ha caído entre los empresarios turísticos de la Comunidad Valenciana la noticia», ha dicho el presidente de la patronal hotelera valenciana HOSBEC, Toni Mayor, quien ha explicado que los empresarios tenían «buenas sensaciones para las próximas semanas, con reservas que se iban animando».

«Aunque (las reservas) estaban lejos de las que serían normales en esta época del año, esperábamos que se fueran normalizando de cara al mes de septiembre y octubre», ha proseguido el presidente de la patronal hotelera valenciana, con sede en Benidorm (Alicante).

«Muchos hoteles de la ciudad de Benidorm (el principal destino de la C.Valenciana), en la que el turismo británico es el principal mercado internacional con un 40 por ciento de cuota sobre el total, tenían programada su apertura en los próximos días, precisamente en esta tendencia de crecimiento de los turistas británicos», ha lamentado Mayor.

HOSBEC ve con «incredulidad» cómo «el extraordinario esfuerzo que ha hecho toda la sociedad y toda la economía española se ha tirado por la borda en apenas un mes, pillando de nuevo a las autoridades políticas y sanitarias con el pie cambiado y sin reaccionar a tiempo para evitar de nuevo que la situación se descontrolara como está pasando».

Muchos hoteles de Benidorm, el principal destino de la Comunidad valenciana, en la que el turismo británico es el principal mercado, tenían prevista su apertura en los próximos días

«Porque la decisión del Gobierno británico se une a la que ya expresaron ayer países también muy importantes para el turismo español y el valenciano en particular como Francia (desaconseja viajar por Cataluña, paso obligado para su llegada a la Comunidad Valenciana), Bélgica o Noruega que también ha impuesto la cuarentena obligatoria», ha continuado la patronal hotelera.

Ante esta situación, los empresarios turísticos piden «medidas urgentes y efectivas para controlar los contagios y, si fuera necesario, ayudar a algún sector concreto para mantenerlo sin actividad», un supuesto preferible «a encontrarnos ante un nuevo confinamiento general y otro estado de alarma».

El presidente de HOSBEC ha indicado que el sector empezará a revaluar desde hoy mismo la situación que se ha producido «ajustando todas las estrategias de promoción que se estaban poniendo en marcha y que tenían Reino Unido como una de las principales inversiones».

«Así mismo se producirán casi con total seguridad ajustes tanto en la apertura de hoteles como en las operaciones aéreas programadas para todo el mes de agosto. Pero estamos seguros que los daños en el turismo van a ser, de nuevo, gravísimos».