El turoperador TUI ha anunciado este domingo que suspenderá sus paquetes de vacaciones a España hasta el próximo 9 de agosto, con excepción de las islas Canarias y Baleares, a las que sus clientes podrán desplazarse a partir de este lunes.

En un comunicado, la empresa turística indicó que quienes debían viajar entre el 27 de julio y el 9 de agosto podrán cancelar o modificar su reserva, mientras que los que tienen paquetes comprados a partir del 10 de agosto serán informados sobre su situación el 31 de julio.

El Gobierno británico anunció el sábado que a partir de hoy los viajeros que lleguen al Reino Unido desde España tendrán que cumplir una cuarentena de catorce días por el repunte de la COVID-19, entre críticas de los sectores afectados por la falta de aviso sobre la medida.

Pese al impacto que tendrá la iniciativa en los planes de viaje, las aerolíneas British Airways (BA, del grupo hispanobritánico IAG) e easyJet han confirmado que mantendrán de momento su programa de vuelos.

TUI precisa que sus clientes que estén actualmente en territorio español pueden «seguir disfrutando de sus vacaciones» y regresar en los vuelos que tenían reservados

En la nota, TUI precisa que sus clientes que estén actualmente en territorio español pueden «seguir disfrutando de sus vacaciones» y regresar en los vuelos que tenían reservados.

La multinacional con sede en Alemania afirma que aún «intenta entender» por qué el Gobierno conservador británico ha decretado una cuarentena para toda España cuando hay zonas, como las islas, que se consideran seguras.

Mientras que el Ejecutivo impuso el sábado una confinamiento obligatorio a los viajeros llegados de cualquier parte del Estado español, el ministerio de Exteriores -cuya posición influye en las pólizas de seguros- desaconseja viajar solo a la España peninsular (salvo desplazamientos esenciales) y exime de esta recomendación a las islas Canarias y las Baleares.

«Creemos que deben considerarse corredores de viaje regionales», sostiene TUI.

El turoperador señala que el Gobierno debe colaborar más con el sector, porque «este nivel de incertidumbre y confusión es dañino para los negocios y decepcionante para aquellos que ansiaban un merecido descanso».

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, rechazó hoy disculparse por la repentina decisión -anunciada en fin de semana, cuando suele haber más vuelos-, pese a los efectos para el sector turístico y de viajes y los miles de ciudadanos que ven ahora frustrados sus planes de vacaciones.