Economía | Empresas

Revolución en el 'listo para comer' de Mercadona: nuevos platos y más espacios

La cadena tiene por objetivo llegar a un total de 650 espacios de Listo para comer a final de 2020

Punto de venta "Listo para comer" de Mercadona EP

Con la vuelta de los españoles al trabajo, Mercadona prepara una revolución en su servicio Listo para comer, la sección de comida preparada que la cadena introdujo en sus supermercados en 2018. Una de las secciones más en auge de su cadena, que será renovada ahora. Aunque la pandemia ha afectado a los planes de apertura previstos, el regreso paulatino será con novedades.

Cambia el menú. La compañía subraya que en la nueva oferta destacarán la menestra de verduras y platos de pescado como dorada, salmón o bacalao, entre otros. También habrá más bocadillos, entre ellos el brioche vegetal, el bocadillo de jamón o las hamburguesas de Angus. Y se inaugurará un nuevo mostrador Hot Deli, con un amplio surtido de asados, como por ejemplo pollo, costillas o patatas.

Este servicio que ofrece la mayor cadena de supermercados de España se está recuperando de forma paulatina, tras meses paralizado durante el Estado de Alarma. Según comunicaba la empresa, en el mes de julio se han reabierto 200 puntos de venta, y para el mes de octubre confían en tener 500 puntos operativos. Además, habrá 150 nuevas implantaciones antes de final de año. El objetivo es llegar a un total de 650 espacios de Listo para comer a final de 2020 tras una inversión de 170 millones de euros.

La cadena de supermercados sostiene que intensificará el refuerzo de esta linea de su negocio, lo hará tanto en España como en Portugal, donde la sección se llama Pronto a Comer. También indican que este año lo acabarán dando trabajo y formación a una plantilla total de 4.000 trabajadores.

La empresa ha anunciado que los envases que van a emplear para la venta de los productos serán sostenibles y estarán fabricados de cartón y de caña de azúcar.

La comida preparada está en alza

La comida preparada sigue en aumento. Las largas jornadas de trabajo, el efímero tiempo de las grandes urbes, en definitiva el alto ritmo de vida que llevamos, hacen que tengamos que acudir a esta comida. Ya la ofrecen en supermercados, grandes superficies comerciales, locales pequeños o restaurantes. Y garantiza la comodidad de poder calentar el plato, siempre que sea necesario, y empezar a disfrutar de la comida.

El promedio de consumo de comida preparada en España es de seis días al mes, que es 14 kilos por español al año. En cifras totales se estima que los españoles se gastan casi 3.000 millones de euros al año. En la última década los consumidores de estos platos han incrementado en un 30%.

Asociación Española de Platos Preparados (Asefapre), sostiene que el plato más recurrente es la pizza, y le siguen el sushi, los canelones y lasaña, las croquetas o también los salteados. Y sostiene que en el 2018 que los españoles que no tienen tiempo para cocinar acudían en mayor medida a los platos preparados, siendo un 43%, a diferencia de un 31% que encarga comida a domicilio y un 24% que va a un restaurante.

Comentar ()