Economía | Empresas

El turismo presiona al Gobierno para ampliar los ERTE hasta la Semana Santa de 2021

Calviño abre la puerta a prolongarlos en algunos sectores más afectados, pero retocándolos para fomentar la formación de los trabajadores y no sólo el mantenimiento del empleo.

Cartel informativo sobre la distancia de seguridad en una playa de Mallorca.

Cartel informativo sobre la distancia de seguridad en una playa de Mallorca. efe

El Gobierno y los agentes sociales preparan la negociación para una nueva ampliación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor, una medida que está sirviendo para evitar cientos de miles de despidos en plena pandemia protegiendo los empleos con respaldo de fondos públicos. El actual acuerdo de Ministerio de Trabajo y el de Seguridad Social, patronales y sindicatos, sellado antes del verano, sirvió para prolongar los ERTE hasta finales de septiembre.

La próxima reunión formal de Gobierno y agentes sociales se celebrará la próxima semana, el 4 de septiembre, en Palma de Mallorca, capital de una de las regiones más golpeadas por la crisis del Covid-19 por la enorme dependencia de su economía del turismo, el sector más afectado por la pandemia.

El Ejecutivo se ha mostrado dispuesto a una nueva ampliación de los ERTE y diferentes patronales y sindicatos venían reclamando la prórroga de la medida hasta final de año. Sin embargo, desde el sector turístico ya se aspira abiertamente a un plazo mayor porque la recuperación que se esperaba para este verano no se está produciendo. Las grandes empresas del sector turístico y del hostelero reclaman ampliar los ERTE por fuerza mayor al menos hasta Semana Santa de 2021, que se celebrará a principios de abril.

La reactivación del turismo comenzó muy a finales de junio, con el fin de las restricciones de movilidad por el estado de alarma y el levantamiento del cierre de las fronteras. Pero la oleada de rebrotes, con miles de contagios, ha hecho que varios países europeos (incluidos los  mayores mercados emisores de turistas, Reino Unido y Alemania) hayan impuesto cuarentenas forzosas o hayan incluido a España en listas negras de destinos de riesgo. Y el desplome en la llegada de turistas internacionales está siendo mucho mayor de lo esperado.

Ante esta situación, y sin perspectivas ciertas de mejora en los próximos meses, el sector turístico ya da por perdido lo que queda de año y no prevé que la demanda de viajes empiece a crecer hasta Semana Santa. Para proteger el tejido empresarial de la industria turística y salvar cientos de miles de empleo, desde el sector que no basta con llevar los ERTE hasta final de año.

Exceltur, un lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país (Meliá, Iberia, Globalia, NH Hotel Group, Iberostar, Riu, Amadeus o Renfe), viene reclamando al Gobierno un potente plan de relanzamiento del sector. Pero todas las medidas de ese programa de salvamento deben tener como punto de partida, según la asociación, a una extensión de los ERTE hasta Semana Santa de 2021 y sin reducir las bonificaciones actuales para las compañías. Una reclamación de llevar los ERTE hasta marzo del próximo año que también comparten abiertamente las patronales de hostelería y de agencias de viajes.

A cierre de julio, en plena temporada de verano (que este año en nada se parece a una temporada alta tradicional), el conjunto de actividades ligadas al sector turístico aún tenían 823.000 empleados menos que el año pasado, un 37% menos que los 2,2 millones de trabajadores en activo el verano pasado. De ellos, 517.000 aún se trataba de empleos sostenidos por ERTE y otros 306.000 eran despidos.

Hasta hace apenas un mes, Exceltur alertaba de que el sector turístico iba a llegar a fin de año con cerca de 725.000 empleos menos, entre ERTE y finalización del contrato. Tras el desplome de las expectativas por un verano mucho peor de lo esperado, el lobby anticipa “un impacto de dimensiones inéditas” sobre el empleo, pero no concreta sus estimaciones sobre el golpe laboral ni para el final de verano ni para el cierre del año.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, planteó este jueves abiertamente la posibilidad de mantener los ERTE más allá de septiembre al menos en los sectores más afectados por la crisis. No obstante, la ministra de Economía apuntó en una entrevista con Antena3 la posibilidad de introducir cambios en los ERTE para convertirlos no sólo en una forma de mantenimiento de empleo, sino también para impulsar la formación y recualificación de los trabajadores como ha hecho Alemania (el Gobierno germano ha ampliado los ERTE hasta finales de 2021).

Comentar ()