Economía

Escrivá pide pasar costes millonarios de la Seguridad Social al Estado para salvar las pensiones

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha cifrado en más de 22.800 millones de euros los costes que asume indebidamente su departamento

El Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. EFE/Kiko Huesca

Si la Seguridad Social dejase de asumir gastos «indiscutiblemente impropios» lograría eliminar su déficit. Así lo ha afirmado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que ha cifrado estos gastos en 22.871 millones de euros, el 1,6% del producto interior bruto.

Entre las partidas que Escrivá considera que no debería asumir su departamento están las políticas no contributivas que se financian con cuotas (11.305 millones de euros), las reducciones en la cotización de la Seguridad Social, como las tarifas planas de los autónomos o las reducciones de los sistemas especial agrario o de empleados del hogar (1.818 millones de euros); la prestación por nacimiento y cuidado de hijos (2.953 millones de euros), el complemento por maternidad (1.082 millones); así como las subvenciones implícitas a regímenes especiales y el coste de completar las lagunas para el cálculo de la pensión de jubilación (1.014 y 788 millones de euros, respectivamente).

El titular de Seguridad Social ha puesto de manifiesto que la contabilización de estos gastos impropios es una fuente de «incertidumbre» para la sociedad y que tiene unos «efectos devastadores». En esta línea, el ministro ha anunciado en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo que se iniciará en el próximo presupuesto la financiación de estos gastos que permitirían a la Seguridad Social eliminar el déficit previsto del 2% para este año tras la aportación extraordinaria.

Para eliminar esta incertidumbre, el ministro ha señalado la necesidad de «alcanzar cuanto antes un amplio acuerdo político» y a continuación, el diálogo con los agentes sociales para abordar la reforma del sistema de pensiones.

Diferencias con respecto a otros países

El ministro ha señalado las diferencias del sistema de pensiones en España con respecto a otros países. Como por ejemplo que las pensiones no se revalorizan ni en base a los precios, ni en base a los salarios y que la edad de jubilación media está por encima de países como Francia o Bélgica. También las cotizaciones están por encima de la media de países comparables.

En otros aspectos, como la edad de jubilación, el gasto en pensiones en relación al PIB, o el nivel de cotizaciones, nuestro sistema es similar a los de otros países comparables, “al igual que lo son los retos que afronta a medio plazo, que son, en cualquier caso, asumibles”. Escrivá ha subrayado que esta situación no ha cambiado por la crisis de la COVID-19, que “tiene un impacto notable pero transitorio sobre las cuentas de la Seguridad Social”.

En 2019, el déficit fue del 1,3% y según las previsiones de Escrivá, éste se situaría en el 1,4% en 2023. El responsable de Seguridad Social ha dicho que todavía hay que esperar para tener un dibujo del próximo ejercicio ya que «algunas de las políticas que estamos desplegando tendrán continuidad con tendencia a la desaparición». Entre estas políticas estarían, por ejemplo, los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que exoneran de parte de las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores.

Líneas de actuación

Además de eliminar los gastos impropios de la Seguridad Social, el ministro también ha hecho mención a otras líneas de actuación del departamento. En este sentido, ha explicado que se impulsará la cotización por ingresos reales de los autónomos y se diseñará un nuevo sistema de incentivos que favorezca una edad de jubilación más avanzada, tal como anunció en su anterior comparecencia. Escrivá ha explicado que existe un «desconocimiento» de las opciones existentes en relación a la posibilidad de compatibilizar la pensión y un trabajo.

Comentar ()