Economía | Trabajo

Los rebrotes condenan al empleo juvenil: 58.000 parados más desde marzo

A finales de septiembre, 345.825 menores de 25 años estaban en situación de desempleo

CV

El paro registró su descenso más abultado de la serie histórica en septiembre. Más de 26.000 personas salieron de las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para incorporarse al mercado laboral. Sin embargo, el positivismo de las cifras se disuelve si se observan los datos del empleo juvenil: 16.657 menores de 25 años se convirtieron en parados el pasado mes.

La tasa de paro juvenil en España lleva meses siendo la más alta de toda la Unión Europea. Según los datos de Eurostat, en el mes de agosto, la tasa de desempleo para los menores de 25 años era del 42,3% en nuestro país, 2,7 puntos por encima de la tasa registrada en mayo. A finales de septiembre había 345.825 menores de 25 años en paro, un 39% más que hace un año.

Desde que comenzó la pandemia, únicamente en julio descendieron los parados menores de 25 años. Entre marzo y septiembre, esta franja de edad ha sumado a 58.265 desempleados, es decir, se ha producido un aumento del 20,26% en medio año.

Además, la segunda ola de contagios y la progresiva recuperación del empleo en sectores como la Educación no está beneficiando a los jóvenes. Según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, de los 590.000 empleos que se destruyeron entre el 12 de marzo y el 30 de abril para esta franja de edad, sólo se han recuperado 138.000, el 23,38%. Las cifras para los mayores de 40 años mejoran bastante. De hecho, de los 360.000 empleos perdidos hasta el 30 de abril, ya se han recuperado 309.000, el 86,84%.

La destrucción de empleo de la primera ola de contagios afectó de forma más intensa a los jóvenes. Los contratos temporales suelen ser los más habituales entre los trabajadores de menor edad y estos fueron los que se destruyeron con más intensidad durante las primeras semanas de la pandemia. Según las cifras del Ministerio de Seguridad Social, la cifra de temporales cayó en 672.000 frente a los 160.000 menos entre los indefinidos.

Temporalidad

La temporalidad es una característica del mercado laboral español que preocupa a nivel nacional e internacional. Instituciones como el Banco de España, pero también el Fondo Monetario Internacional, han subrayado en varias ocasiones que los contratos temporales han provocado que nuestro país tenga unos datos tan negativos a nivel laboral. Este rasgo tan perjudicial no se está solventando en la lenta recuperación que muestran los datos presentados este viernes.

Según los datos del SEPE, en septiembre se firmaron 1,6 millones de contratos, pero menos de un 10% fueron indefinidos. De estos, 90.951 fueron a tiempo completo y 72.258 a tiempo parcial y 30% los firmaron trabajadores menores de 30 años. Los temporales fueron 1,4 millones de contratos y los menores de 30 firmaron el 34% de ellos.

Plan de empleo juvenil

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, anunció hace unas semanas que su departamento trabaja en un plan para solucionar el drama del paro juvenil. Este viernes lo volvió a recordar el secretario de Estado de empleo, Joaquín Pérez Rey: “estamos trabajando en un plan que contemple medidas y reoriente las políticas activas con el colectivo de los jóvenes como uno de los colectivos prioritarios”.

De hecho, el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos incluía una reconfiguración de los contratos formativos, así como la elaboración de un Estatuto del Becario. Sin embargo, la próxima tarea en la agenda del Ministerio de Trabajo es la negociación en la mesa del diálogo social de la ley rider, por lo que todavía no hay una fecha o calendario para presentar una estrategia contra el desempleo juvenil.

Comentar ()