Economía

La debacle del turismo no frena y fulmina 30.000 millones de ingresos en España

La economía española pierde hasta julio tres cuartas partes de la inyección millonaria que dejan los turistas internacionales cuando vienen al país.

Un bañista marca la distancia de seguridad en la playa de Gijón.

Un bañista marca la distancia de seguridad en la playa de Gijón. europa press

La esperada recuperación del turismo no ha llegado en verano y la debacle continúa. El sector inició muy a finales de junio su reactivación tras los meses de parón. Pero el fin de las restricciones de movilidad dentro del país tras el estado de alarma y la reapertura de las fronteras no se han traducido en una rápida recuperación, truncada por la proliferación de los contagios y por los vetos de países europeos (cuarentenas forzosas, inclusión de España en listas negras de países de riesgo…).

El turismo español se prepara para un año históricamente malo y las previsiones del sector dan por hecho que todos los registros de volumen de negocio y de rentabilidad retrocederán a los niveles de hace varias décadas. El Banco de España constata el parón del sector y confirma que en siete meses se han esfumado tres cuartas partes de la inyección de divisas que aporta el turismo a la economía nacional. Los ingresos por turismo representan lo que realmente gastan los viajeros internacionales mientras están en el país y que a efectos prácticos tienen en la contabilidad nacional una incidencia igual a la de las exportaciones.

El estado de alarma en plena pandemia y el cierre de fronteras ha hundido los ingresos por turismo de España hasta sólo 11.167 millones de euros en los primeros siete meses de este año, un 72% menos que los 40.212 millones acumulados en el mismo periodo del año pasado (29.045 millones menos entre un ejercicio y otro), según los últimos datos de la balanza de pagos elaborada por el Banco de España.

Un zarpazo de casi 30.000 millones equivalente a treses meses del pago de todas las pensiones (ya cerca de los 10.000 millones al mes), a seis meses de prestaciones de desempleo en plena crisis (entre 4.000 y 5.000 millones al mes durante la pandemia) o que supera ampliamente el coste estimado para financiar todos los ERTE por fuerza mayor hasta septiembre (entre 23.000 y 25.000 millones, según la previsión de la Airef).

El derrumbe de los ingresos es consecuencia del desplome de las propias llegadas de turistas internacionales. Entre enero y julio, el número de visitantes extranjeros se hundió un 72,4%, quedándose en sólo 13,25 millones de turistas, según la Encuesta de Movimientos en Frontera (Frontur) del Instituto Nacional de Estadística. En julio España recibió en julio sólo 2,46 millones de turistas internacionales pese al fin de las restricciones, lo que supone un desplome del 75% en relación a los 9,8 millones de visitantes del año pasado. Y en agosto la caída continuó, con 2,44 millones de visitantes, casi un descenso de casi el 76% y 10,13 millones de turistas menos.

Vienen menos turistas y se hunden los ingresos. Pero como este año tampoco están viajando los españoles al extranjero, los gastos fuera del país (para la contabilidad nacional, una suerte de coste similar a las importaciones) también caen, pero en menor proporción. Entre enero y julio del año pasado, los gastos por turismo de España ascendieron a 12.553 millones, pero este año se han quedado en 4.776 millones, un 62% menos.

El saldo entre una y otra partida, entre lo que gastan los turistas extranjeros al venir y lo que gastan los españoles cuando viajan fuera, este año también se ha desplomado, aunque sigue siendo positivo. El superávit del turismo en la balanza de pagos ha pasado de los 27.659 millones que se acumulaban en los siete primeros meses de 2019 a los 6.391 millones de este ejercicio.

Tras nueve años consecutivos de récords, España afronta una debacle en la cuenta de ingresos por turismo en todo 2020. Exceltur, un lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país (Meliá, Iberia, Globalia, NH Hotel Group, Iberostar, Riu, Amadeus o Renfe), augura que la caída de los ingresos que genera los visitantes internacionales que fulminará casi tres cuartas partes de los ingresos registrados el año pasado, con un descenso del 74%.

Exceltur calcula que durante el conjunto del año los ingresos por turismo exterior de la economía española se hundirán en 52.862 millones de euros en relación a los registros de 2019. Con ello, las estimaciones de la organización empresarial apuntan a que España ingresará este año apenas 18.375 millones de euros, el peor dato desde 1994, según la serie histórica revisada por el Banco de España. España registró el año pasado su noveno ejercicio consecutivo de récord de ingresos por turismo, alcanzando los 71.237 millones de euros, un 3,2% más que en el año anterior, según los registros de la balanza de pagos.

Comentar ()