Economía | Empresas | Finanzas

La factura de la luz se abarataría en 8 euros con el IVA de Francia, Reino Unido o Portugal

Las principales potencias europeas tienen impuestos directos reducidos en los recibos energéticos

Una factura de electricidad

Una factura de electricidad.

La luz no para de subir en plena ola de frío. Lo hace además hasta registros récord. En lo que va de año, de acuerdo a las previsiones de las organizaciones de consumidores, los españoles acogidos a la tarifa PVPC van a ver incrementado su tarifa en un 27% de continuar la tendencia, lo que se traduce en unos 18 euros.

Mientras, el Gobierno ya dijo el pasado fin de semana que este incremento apenas será “de unos cuantos euros”. En este contexto, la subida ha vuelto a abrir el viejo debate de los impuestos que pagan los españoles por los recibos de luz o de gas. 

Por eso, los partidos de la oposición han recordado al actual Gobierno los mensajes lanzados hace años, en los que prometían una reducción de impuestos si llegaban al poder. No obstante, el Ejecutivo ha dejado claro este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que no hay intención de bajar el IVA.

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, explicó que no va a haber ninguna bajada del IVA de la luz, de un 21% como en el de los productos no básicos. La también ministra de Haciendan señaló a Bruselas y subrayó que si reduce los tributos «no estaría en línea con lo que se marca por parte de Europa».

Resto de Europa

Sea como fuere, lo cierto es que España lidera la recaudación por impuestos de los países de nuestro entorno. El IVA en Reino Unido es del 5%, al igual que sucede en Portugal; en Italia, del 10%; en Francia, el 16,7% (un 5,5% sobre el término fijo y un 20% sobre el variable, lo que incentiva el ahorro); e Irlanda, un 13,5%; en Grecia otro 13%; en Alemania, un 19%, según datos de la Comisión Europea.

Los españoles, además, tienen que pagar un impuesto de generación eléctrica del 7% sobre el total de la factura. Este gravamen se quitó de forma temporal, durante 6 meses, pero en el mes de marzo, el Gobierno lo volvió a instaurar.

Fuentes del sector consultadas por este periódico, explican que si se hicieran las proyecciones del IVA que se paga en países de nuestro entorno, la factura bimensual de la luz podría abaratarse en unos ocho euros.

El economista Daniel Lacalle, en conversación con este periódico, recalca que el Gobierno podría rebajar el IVA al 10% sin problemas “teniendo un impacto muy limitado en las arcas del estado, pero que supondría un respiro para los españoles”. Además, recalca que la reducción al 4,8%  del impuesto a la generación tampoco generaría hándicaps para las cuentas públicas.

A su vez, enfatiza que se podrían tomar medidas similares a las de otros países europeos. «En Dinamarca o Noruega se rebajan los impuestos cuando se producen situaciones extraordinarias como en España durante estos días». 

Por otra parte, Rubén Sánchez, portavoz de Facua, recuerda que «el Gobierno sigue sin llevar a cabo unas medidas que podrían haber recortado el incremento de la factura de este mes fijando precios máximos en el mercado para determinadas formas de producción energética». Además, incide en que el PSOE se comprometió a «establecer un límite a lo que determinadas tecnologías pueden cobrar en el mercado eléctrico».

OCU también se muestra contrario al pago del impuesto de la generación eléctrica puesto que entiende que se creó con el fin recaudar el importe correspondiente al antiguo recargo en concepto de «coste específico asignado a la minería del carbón, pero ya no tiene sentido».

¿Una factura única europea?

Ante tanta polémica, el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, compañía propietaria del 70% de Endesa, pidió que se estudie la posibilidad de igualar los precios de la luz a nivel europeo.

“Cada país tiene una forma de tarifar y a nivel europeo sería necesaria una armonización, puesto que hay 27 sistemas diferentes”, dijo el directivo de la compañía que opera en 30 países. En su opinión, en el actual contexto de transición energética, a nivel europeo se podría crear algún organismo o autoridad “que vigilara” los precios.

Comentar ()