Economía

Las propuestas económicas más extravagantes en la campaña de las elecciones catalanas

Junts propone excluir a las empresas del Ibex de las licitaciones públicas y En Comú Podem, un Amazon público

Imagen de los candidatos a las elecciones catalanas. De izquierda a derecha: Laura Borràs (Junts), Pere Aragonès (ERC), Salvador Illa (PSC), Alejandro Fernández (PP), Jéssica Albiach (En Comú), Ignacio Garriga (Vox) y Dolors Sabater (CUP)

Carmen Vivas

Las elecciones al Parlament de Catalunya, que se celebran el próximo 14 de febrero, han vuelto a poner sobre la mesa algunas propuestas que los partidos independentistas llevan años reclamando, como por ejemplo, gestionar el 100% de los impuestos que se pagan en la región. Sin embargo, hay otras medidas más novedosas que también se han incluido en los programas electorales.

Una de las más llamativas llegaba hace unos días por parte de Jéssica Albiach, candidata de En Comú Podem. Albiach reclamó la creación de un “Amazon público y cooperativo” que acompañé a las pymes para competir de tú a tú con el gigante del comercio electrónico.

No es la único partido que reclama crear una entidad. Junts propone convertir el actual Instituto Catalán de Finanzas (ICF) en el Banco Nacional de Cataluña. “Garantizaremos un marco de actuación que le permita operar como banco público de inversiones, potenciando la capacidad, recursos e instrumentos de los que dispone el actual ICF. Fomentaremos operar con entidades financieras catalanas o con bancos europeos fuera del Estado español y buscaremos financiación fuera del Estado español”, recoge la propuesta.

Promete eliminar la contratación de empresas del Ibex-35 en una nueva Ley de contratación pública»

El mismo partido, liderado por Laura Borràs, promete eliminar la contratación de empresas del Ibex-35 en una nueva Ley de contratación pública.

Esquerra Republicana, por su parte, crearía “un gran fondo de inversión público-privado que permita al Govern invertir y tomar participaciones en el accionariado de empresas con elevado potencial de futuro y capacidad de iniciar proyectos estratégicos para el bienestar y la economía de Cataluña”. La misma formación incluye en su programa establecer un salario mínimo de 1.250 euros.

Impuesto a la segunda residencia

La vivienda es uno de los temas estrella de los programas electorales. Los socialistas instaurarán “un cuerpo de inspección en colaboración con los ayuntamientos e incrementar el tipo impositivo del impuesto sobre las viviendas vacías”.

La CUP va un paso más allá y pide la expropiación “de manera inmediata, por razones de interés general y sin compensación económica, de todo el parque de viviendas vacías propiedad de las entidades financieras y de grandes tenedores, para incorporarlos al parque público de vivienda”. Además, la fuerza política propone la creación de un impuesto para la segunda residencia, “ya que no tiene como función principal la vivienda habitual de una unidad de convivencia”.

El Partido Popular considera oportuno poner a disposición “de nuevos emprendedores los locales comerciales de titularidad pública, ofreciendo un alquiler asequible y con hasta 2 años de carencia”.

Tipo único del IRPF al 49%

La fiscalidad es otro de los temas clave, una de las medidas más llamativas es la de la CUP, que promete una modificación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a un tipo único del 49%, “que permita la viabilidad económica de la Renta Básica Universal”. Esta renta básica sería de unos 735 euros para adultos y de 150 euros para menores y garantizaría, según el partido, un ingreso mínimo del 60% de la renta mediana de la población.

La CUP, además, quiere “consolidar la tasa Covid creando un impuesto permanente sobre las grandes fortunas. Más allá de la emergencia sanitaria y económica, es necesario repensar el modelo actual de reparto de la riqueza”, indican.

Esquerra busca copiar la política fiscal de la Comunidad de Madrid y aplicará «una deducción del IRPF para favorecer la captación del talento”. De hecho, hace mención a la “competencia fiscal de Madrid”.

“Con el propósito de reducir una de las principales barreras de entrada de empresarios, altos directivos, profesionales e investigadores extranjeros para fijar su residencia en Cataluña, como es el tratamiento fiscal de su patrimonio en el impuesto sobre el patrimonio, se propone equiparar su tributación patrimonial al régimen de impatriados del IRPF, de forma que no tributen por todo el patrimonio mundial, sino por los activos situados en el Estado español. Esta barrera se ve agraviada por la competencia fiscal que ejerce la Comunidad de Madrid al bonificar en un 100% el mencionado impuesto”, justifica el partido de Pere Aragonès.

El PP también instauraría bonificaciones fiscales en su programa electoral. En concreto, del 99% para el impuesto de sucesiones y donaciones y subir el mínimo exento hasta los 700.000 euros para el impuesto sobre el patrimonio. Ciudadanos, por su parte, propone rebajar en 2,5 puntos el tipo impositivo que se aplica a las rentas de hasta 12.450 euros anuales.

Otra de las propuestas más llamativas es la promovida por Vox, que promete cerrar TV3 si gana las elecciones catalanas del próximo domingo.

Comentar ()