El Consejo de Ministros ha dado luz verde al paquete de ayudas para empresas por valor de 11.000 millones de euros. En una reunión extraordinaria, el Gobierno ha aprobado más recursos dirigidos a paliar la situación económica de muchos empresarios.

«Se trata de que las ayudas lleguen al conjunto de la economía», ha explicado la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. En este sentido, el Real Decreto se articula en 3 fondos. El primero, de 7.000 millones de euros que las empresas podrán destinar al pago de deudas con proveedores, así como a gastos fijos. De estos, 2.000 millones están reservados para las empresas de Canarias y Baleares, porque el Ejecutivo considera que el impacto ha sido mayor en las islas. Los otros 5.000 millones se repartirán entre las comunidades autónomas siguiendo los mismos criterios que se utilizaron para repartir el fondo React- EU. La transferencia del Gobierno a las comunidades deberá realizarse en un mes y diez días.

A estas ayudas directas podrán acceder empresas de sectores concretos, aquellos que cuentan con exoneraciones en los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y que se precisarán en el Real Decreto. Las empresas beneficiarias deben asumir un compromiso de mantenimiento de la actividad hasta junio de 2021. Además, no podrán repartir dividendo ni subir los salarios de la dirección en dos años.

La segunda línea va dirigida a la reestructuración de deuda de aquellas empresas que solicitaron préstamos del Instituto de Crédito Oficial y cuenta con 3.000 millones de euros. Por último, el último fondo de 1.000 millones se gestionará a través de Cofides destinado a recapitalizaciones.

Por otra parte, el Gobierno ha ampliado la moratoria concursal hasta final de año, «para dotar de mayor margen a las empresas», ha dicho Calviño. También se amplía la moratoria tributaria.