Economía | Empresas

Las aerolíneas se agarran al ‘low cost’ para recuperar los viajes y protegerse de la competencia

La asociación de líneas aéreas alerta de los momentos críticos del sector en los próximos meses

Pasajeros junto a paneles de información en la Terminal T4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en Madrid

Pasajeros junto a paneles de información ep

Las aerolíneas españolas se preparan para una dura batalla, una vez que parece verse el principio del fin de la pesadilla de la pandemia del coronavirus que ha arrasado con la economía mundial. Y para ello, las compañías de vuelo ven en la política del low cost el mejor ataque para no perder viajeros en el futuro más próximo.

En este sentido, Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), asegura que la política de precios bajos “se va a extender en el corto y en el medio plazo” para poder recuperar la actividad del sector. 

“Se va a aumentar la guerra de precios que se lleva produciendo durante años porque ayuda a democratizar el acceso a viajar. Entendemos que es lo mejor en estos momentos que viven las aerolíneas”, explicó Gándara, durante la presentación de perspectivas del sector aéreo de cara al año 2021.

El presidente de la asociación insiste en que una de las prioridades para las aerolíneas es la de “recuperar la conectividad entre países”. Para activar la actividad de vuelos, la “mejor manera es poner en el mercado precios competitivos”. 

Otro de los argumentos por los que las aerolíneas buscan apretar al máximo los márgenes de los billetes de los clientes es el de la pérdida de competitividad. El sector español asegura que “Europa se está quedando rezagada y si España no quiere perder el tren respecto a sus principales destinos competidores deben realizar estas políticas”.

Y es que, las grandes compañías españolas son conscientes de que en Europa están a la cola respecto a China o Estados Unidos. “Las consolidaciones en estos sectores se produjeron hace tiempo y, de momento, Europa camina muy lento”, incidió Gándara.

Por eso, las aerolíneas europeas temen que la competencia estadounidense y china pueda irrumpir en Europa y quitar cuota de mercado a las empresas españolas y del resto del Viejo Continente.

Iberia y Air Europa refuerzan las políticas de bajo coste

Las ofertas en las aerolíneas durante estos meses se han incrementado notablemente, incluso en compañías tradicionalmente más caras que otras como es el caso de Air Europa o Iberia, dos de las empresas más importantes. 

Por ejemplo, Iberia ofrece descuentos de más del 50% a ciudades como Oporto o Tolouse. De hecho, la aerolínea ha lanzado una oferta promocional a Nueva York por 399 euros y ha incluido una subasta de billetes con destino a México, entre otros lugares.

“Alas para volver a volar”. Así diseñó la campaña de promociones Air Europa con vuelos a 29 euros con destino dentro de la Península Ibérica y Baleares para salvar la campaña de primavera y verano. Además, incluye viajes a Nueva York o Miami por menos de 100 euros.

Recuperación

A pesar de la política de low cost, las aerolíneas están lejos de recuperar los niveles de vuelos del verano 2019 (último ejercicio sin pandemia). La ocupación media histórica alcanzada antes de la pandemia de alrededor del 85%, cayó al 65% en el 2020 y en el 2021 aún bajó al 57%. 

Por eso, las compañías del sector piden “cautela” debido a que “la incertidumbre es máxima y muchas compañías no sabemos aún qué vamos a hacer en junio y julio porque dependemos de decisiones de gobiernos de muchos países”.

No obstante, esperan con optimismo los meses estivales y piden al Gobierno que intensifiquen las medidas para poder tener “un verano seguro”, como el certificado sanitario que acredita que una persona se ha vacunado. 

“España debe mover ficha antes de la instauración del certificado verde digital y crear corredores turísticos seguros, al tiempo que han de aceptarse viajeros con certificado de vacunación, sin imponerles la PCR negativa obligatoria”, dijo en este sentido Gándara.

En este sentido, un estudio de Caixabank prevé que el gasto que efectúan los turistas internacionales y domésticos en España mejore considerablemente con respecto a 2020, aunque se mantenga significativamente por debajo del nivel de 2019. Así, los analistas de la entidad recalcan que el PIB turístico puede aumentar e alrededor de un 80% en 2021, lo que significa un gran avance, aunque aún se situaría un 40% por debajo del nivel pre pandemia.

“A medio plazo, las vacunas deberían suponer la salida definitiva de la situación que está viviendo el sector y consolidar su recuperación y su papel como uno de los motores de crecimiento de la economía española”, afirman.

Comentar ()