Directivos | Economía

Fainé lanza un aviso a Reynés y al Gobierno para proteger a Naturgy de los fondos extranjeros

CriteriaCaixa va a aumentar hasta el 30% de su participación para velar por sus intereses

Isidre Faine, presidente de Criteria Caixa, de la Fundación Bancaria La Caixa y Gas Natural Fenosa.

Isidre Faine, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa. EP

Isidre Fainé se ha blindado en Naturgy y aspira a controlar el 30% de la compañía. Tras varios meses de silencio en los que el brazo inversor de la entidad financiera ha pensado su estrategia para velar por sus intereses dentro de la energética, el presidente de Criteria Caixa ha lanzado un mensaje entre líneas a Fainé y al Gobierno de cara a la decisión que el Ejecutivo ha de adoptar en las próximas semanas. 

La idea es clara: el holding debe liderar el accionariado de la empresa para que los fondos extranjeros no dominen en el capital social. En la actualidad CVC posee el 20,48% mientras que GIP controla el 20% y Sonatrach se queda con el 3,85% del pastel de Naturgy. 

La sociedad que pertenece a la entidad bancaria no solo comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que no venderá su participación a IFM –que lanzó una OPA para adquirir el 22,7% de las acciones-, además explicó las razones por las que tiene intención de llegar hasta el 30% anteriormente citado.

Protección de ventas y defender la españolidad

El brazo inversor de CaixaBank considera que debe “defender sus intereses con la finalidad de contribuir a: mantener la empresa cotizada en España (asegurando liquidez a todos sus accionistas); asegurar un Plan Industrial de la compañía -coherente con la Transición Energética Justa- dotando a la misma de suficiente tiempo para su ejecución y priorizando la inversión productiva; mantener la seguridad de suministro energético a España y evitar ventas de negocios de Naturgy sin asegurar su reinversión”. 

El incremento en la posición que se producirá próximamente de Criteria Caixa en Naturgy tiene como principal objetivo que no se produzcan hipotéticas ventas estratégicas como es el caso del gasoducto Medgaz.

Criteria Caixa, además, dio un paso importante en su decisión de controlar Naturgy la semana pasada cuando Marcelino Armenter, hombre fuerte de Fainé en la energética, presentó su renuncia como consejero de la compañía para no entrar en conflictos con las decisiones adoptadas dentro de Naturgy.

Como ya contó El Independiente tras hacerse oficial la oferta del fondo australiano para adquirir títulos, el Ejecutivo se dividió en dos a la hora de dar un veredicto en la decisión a la OPA. Al ser una empresa estratégica para los intereses de los españoles, el Ejecutivo deberá aprobar o suspender el proceso de compra por parte de IFM.

Por un lado, los ministerios económicos ven con buenos ojos que haya entrada de capital extranjero porque “va acorde a las líneas trazadas por Europa”, según relatan las fuentes consultadas del sector. Por otro lado, con Podemos a la cabeza, se niegan a que las compañías más representativas del país caigan en manos extranjeras. 

Fuentes del sector también reconocen que la decisión de ampliar el control hasta el 30% también es un mensaje dirigido a Francisco Reynés. Desde Criteria Caixa se considera que la cúpula directiva de Naturgy es favorable a la entrada de IFM. Primero por las retribuciones que recibirían por la operación.

Naturgy aprobó un plan de retribución especial, denominado incentivo a largo plazo (ILP), en junio de 2018, a los pocos meses del nombramiento de Reynés como presidente, por valor de 200 millones de euros. Este plan tenía como objetivo «fortalecer el compromiso de la dirección con la consecución de objetivos operativos establecidos». Es decir, los beneficiarios del plan recibirían el valor que dejen las acciones del vehículo a través del cual se articuló, al conseguir mayor rentabilidad para los accionistas.

Por otra parte, tal y como narran fuentes del sector, el máximo dirigente de la gasista también ve con buenos ojos la entrada al capital social de IFM para desplegar las inversiones previstas en el nuevo plan estratégico, que aún no está publicado ya que la compañía ha aplazado el lanzamiento hasta que se conozca el desenlace de la OPA.

Fuentes de la compañía señalan que la sintonía entre Fainé y Reynés es total y que ambos desconocían que se iba a producir la OPA hasta horas antes del anuncio oficial.

No obstante, Reynés ha guardado silencio durante este tiempo ya que, como apuntó en la junta general de accionistas, “la compañía es un sujeto pasivo de la OPA”. El presidente de Naturgy ya dejó claro, por otra parte, “que defenderá el interés de todos los accionistas” y aseveró que “una vez que se conozca la decisión del Gobierno, se comunicará por carta la recomendación de la junta directiva”.

A pesar de que la compañía guarda silencio, fuentes del sector apuntan que Reynés recomendará acudir a la oferta a aquellos accionistas no institucionales y pequeños inversores.

Comentar ()