Economía | Empresas

Inditex celebra 20 años en bolsa con 100.000 millones de valoración

El gigante textil se recupera del golpe de la pandemia y prosigue con el proceso de transformación digital que implicará el cierre de 1.200 tiendas en todo el mundo

Tienda de Inditex en Madrid

Una tienda de Zara en el centro de Madrid EP

Han pasado dos décadas desde que un 23 de mayo la empresa textil de mayor éxito en el mundo en la actualidad debutase en bolsa. En la época de pantalones de campana y del estreno del euro en los monederos, Inditex iniciaba su andadura en el Ibex 35 a un precio de 14,7 euros el día de su estreno. 

Por medio, la empresa fundada por Amancio Ortega ha tenido que hacer frente a muchas dificultades del sector, si bien es cierto que siempre ha estado a la vanguardia a la hora de gestionar sus tiendas, productos y centros.

20 años más tarde, Inditex tiene un valor de 100.000 millones de euros después de que el precio de sus acciones tocase los 32,13 euros a cierre de mercado el pasado viernes, regresando a sus niveles récord de capitalización y convirtiéndose en la empresa más valiosa sobre el parqué español. 

Cartel de Inditex el día de la salida a Bolsa

Este hito le ha servido a la textil para volver a codearse con las compañías con mayor poder bursátil de Europa y está incluida en el Eurostoxx 50, índice que recoge a las empresas con mayor capitalización en el Viejo Continente.

Hace año y medio, con el inicio de la pandemia dijo adiós a esa cifra, pero 18 meses después ha conseguido remontar el vuelo. En lo que va de año, la compañía suma una revalorización del 21%. Pero si ampliamos aún más el foco, Inditex ha revolucionado el Ibex 35. Con todo, la compañía ahora dirigida por Pablo Isla se ha revalorizado un 315% desde que hiciera sonar la campana el 23 de mayo de 2001.

Los márgenes y el coronavirus lastraron su marcha

A pesar del espectacular comportamiento de Inditex en bolsa, la compañía ha tenido que superar tres años tremendamente duros. La alta competencia en el sector de la moda, obligando a las empresas a reducir sus márgenes en la guerra de precios, y el modelo online, que no terminaba de dar sus frutos, provocaron que las acciones se desplomaran más de un 14% hasta antes de la pandemia.

La puntilla se la puso el coronavirus. Con todas las tiendas cerradas en todo el mundo, Inditex, como el resto de compañías del Ibex 35, veía cómo jornada a jornada caían el valor de sus acciones. En concreto, durante el inicio de la pandemia con la llegada del confinamiento en Europa, América y Asia, las acciones se hundieron un 35%. 

El 20 de octubre de 2020 Inditex tocó mínimos de cinco años y desde esa fecha, la dueña de Zara ha duplicado su valor en bolsa

El 20 de octubre de 2020 Inditex tocó mínimos de cinco años y desde esa fecha, la dueña de Zara, Bershka y Massimo Dutti ha duplicado su valor en bolsa. No obstante, a pesar de la remontada, algunos analistas ven que el sector de la moda puede sufrir un frenazo y recomiendan guardar cautela respecto a Inditex.

«Los márgenes han ido disminuyendo lentamente durante los últimos seis años debido a la mezcla de canales, y vemos pocos motivos para el optimismo ya que esto se acelera», resaltaron en un informe los analistas de Credit Suisse.

La subida de Inditex también ha motivado que su máximo accionista, Amancio Ortega, haya regresado al top diez de la lista de personas más ricas del mundo. El índice diario de la prestigiosa publicación económica situaba a Ortega, de nuevo, como décima fortuna mundial, con una riqueza estimada de 84.200 millones de dólares, más de 70.000 millones de euros.

Plan de digitalización y absorción de tiendas

Precisamente, la compañía afronta esta tendencia alcista en el mercado bursátil en pleno proceso de transformación para potenciar sus canales de venta online e integrarlo con la venta física. La estrategia que comenzó a trazar en 2012 le ha permitido salvar parte de su actividad en los momentos que hubo mayores restricciones por la pandemia.

La venta a través de internet del gigante textil se incrementó un 77%, con periodos de crecimiento por encima del 100%, hasta superar los 6.600 millones de euros en el pasado ejercicio. Asimismo, las visitas a sus canales en internet crecieron un 50% hasta lograr un total de 5.300 millones.

En línea con la transformación digital, la empresa que preside Pablo Isla mantiene en marcha un proceso de absorción de tiendas, que comporta el cierre de 1.200 establecimientos en todo el mundo hasta 2022, de los que 300 se ubican en España.

El objetivo de la matriz de Zara es deshacerse de los locales más pequeños de sus ocho marcas y concentrar la potencia en espacios más grandes, donde puede desarrollar el negocio digital en mejores condiciones y con herramientas tecnológicas más avanzadas.

En 2020 se desprendió de 751 de ellos, poniendo un punto y a parte en la estrategia de aperturas que vivió durante la pasada década. En 2010 alcanzaba los 5.000 locales y en 2012, los 6.000. Apenas tres años después, ya contaba con 7.000 establecimientos.

Pero tras cerrar todas sus tiendas ubicadas en la red de aeropuertos de Aena el pasado mes de julio, este verano clausurará otros 56 locales. Sin embargo, la compañía se ha comprometido con los representantes sindicales a reubicar a todos los trabajadores afectados.

Te puede interesar

Comentar ()