Economía | Empresas

Criteria teme un pacto de los fondos extranjeros para controlar Naturgy tras la OPA de IFM

Fainé quiere defender la españolidad de la energética para que no se produzcan ventas importantes

Isidro Fainé, presidente de Criteria Caixa durante un evento realizado en Madrid de la CECA

Isidro Fainé, presidente de Criteria Caixa EP

Criteria Caixa teme una alianza de fondos extranjeros para controlar Naturgy si la OPA lanzada por IFM sale adelante. Isidro Fainé, presidente de Criteria, es consciente de que, a pesar de que la intención del fondo australiano es permanecer durante años, los accionistas extranjeros pretenden rentabilizar al máximo su posición en la compañía de gas.

Por eso, según apuntan fuentes cercanas al brazo inversor de CaixaBank, Fainé decidió maniobrar y ampliar hasta el 30% su posición en Naturgy. Antes de anunciar la intención de comprar nuevas acciones, Criteria se situaba en el 24,8% del total del capital social. La nueva estrategia, según las mismas voces, se da para lanzar un mensaje de fortaleza ante la llegada de un nuevo accionista extranjero y, de paso, torpedear las intenciones de IFM.

IFM lanzó una OPA el 26 de enero para adquirir 220 millones de acciones de la compañía dirigida por Naturgy y ostentar el 23% de la compañía. El fondo de inversión dejó claro que no habría operación si no lograba comprar un 17% del total. Y es en ese porcentaje donde Criteria quiere preparar su particular batalla para frenar las aspiraciones de los australianos. 

El free float, o las acciones disponibles en mercado, es de apenas el 30%, por lo que, de acuerdo a fuentes financieras, las posibilidades de que IFM consiga su objetivo es «muy ajustado». Más aún, con la intención de Criteria Caixa en adquirir otro 5%, por lo que tan solo quedaría un 25%. Además, las voces consultadas, explican que llegar al “23% que pretende el fondo australiano es muy complicado”.

Las fuentes consultadas resaltan que en las ofertas para comprar acciones es “raro” que se llegue hasta el 100% del free float ya que “hay inversores minoritarios que no van a acudir a la compra”. A su vez, las acciones indexadas en fondos de inversión que confían en Naturgy para rentabilizar sus carteras son “complejas de vender” puesto que los fondos “no son accionistas al uso”. 

En este sentido, Criteria, en el documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ya dijo que -además de velar por los intereses de España en una empresa estratégica- otro de los objetivos era asegurar “la liquidez a todos los accionistas”.

Criteria Caixa, por tanto, quiere a toda costa que Naturgy no sea una compañía ilíquida por lo que Fainé maniobra para que esto no ocurra. De concretarse las aspiraciones del brazo inversor de que la entidad se sitúe en el 30%, que GIP, CVC y March no vendan y que IFM consiga el 23%, la empresa energética tendría un free float por debajo del 2%.

Criteria ha comprado otras 200.000 nuevas acciones de la compañía, representativas del 0,021% de su capital y que tienen un valor a los actuales precios de mercado de unos 4,26 millones de euros, según la información ya publicada en los registros de la CNMV del pasado viernes. El 24,963% del capital de Naturgy que ostenta Criteria tiene un valor de algo más de 5.228 millones de euros con los actuales precios de mercado.

Mensaje al Gobierno

Con la maniobra de aumentar posiciones al 30%, Fainé pretende lanzar un mensaje al mercado, tal y como ya contó este medio recientemente, y al Gobierno. En el comunicado que envió hace unas semanas, Criteria recalcó que su participación en Naturgy es de suma importancia y que quieren ser el accionista español de referencia de la energética para «mantener la empresa cotizada en España (asegurando liquidez a todos sus accionistas); asegurar un Plan Industrial de la compañía -coherente con la Transición Energética Justa- dotando a la misma de suficiente tiempo para su ejecución y priorizando la inversión productiva; mantener la seguridad de suministro energético a España y evitar ventas de negocios de Naturgy sin asegurar su reinversión».

Al tratarse de una empresa considerada como estratégica, será el Ejecutivo quien dé luz verde o eche hacia atrás la OPA de IFM. Fuentes conocedoras de la operación indican a este medio que “la decisión se conocerá en las próximas semanas”. 

A pesar de que en el Gobierno existen dos vertientes de cara a la resolución, las voces consultadas remarcan que habrá fumata blanca y se dará validez a que IFM intente comprar el 23% de Naturgy. No obstante, el veredicto estará muy condicionado y se exigirá al fondo australiano no realizar operaciones que pongan en peligro la viabilidad y la estrategia de Naturgy como la venta de activos o la exclusión de la bolsa.

Ivan Redondo, asesor de Pedro Sánchez, se ha mostrado reacio a que un nuevo fondo extranjero irrumpa en el capital social de la energética, al igual que Podemos, partido que gobierna en coalición con el PSOE. En el otro lado, las ministras de corte económico como Reyes Maroto, Teresa Ribera y Nadia Calviño que optan por dar entrada a capital de fuera, acorde a las ideas que imperan en Europa para que se agilice la recuperación económica dentro de la región.

IFM trasladó intenciones antes de la OPA

Por otra parte, fuentes conocedoras de la operación narran a El Independiente que IFM mantuvo contactos horas antes de que se produjera la OPA. No obstante, el fondo australiano transmitió a Naturgy su deseo de colaborar con la compañía para acometer inversiones que le permitieran fortalecerse dentro del sector sin asegurar que se tratase a través de una oferta de adquisición. 

Fue minutos antes de que se lanzara la comunicación a la CNMV cuando Naturgy conoció de primera mano que IFM iba a ofrecer 23 euros por título hasta un total de 5.000 millones para adquirir casi una cuarta parte de la empresa energética.

IFM, según ha podido constatar El Independiente, también mantuvo una ronda de llamadas con los accionistas foráneos para explicar sus intenciones dentro de Naturgy. Los otros dos socios significativos de Naturgy, ambos titulares de algo más del 20% de capital, Global Infrastructure Partners (GIP), con sede en Nueva York, y Rioja Bidco Shareholdings, controlado por el fondo británico CVC y por la familia March, transmitieron la idea de no acudir a la oferta.

Los sindicatos de Industria apoyan a Criteria

Por otra parte, los trabajadores del Ministerio de Industria se han posicionado en la batalla accionarial dentro de Naturgy. CCOO emitió un comunicado explicando que espera que todas las decisiones de Criteria «tengan resultados óptimos, tanto en el mantenimiento y crecimiento del empleo, las unidades productivas, así como en el desarrollo de los territorios afectados».

Asimismo, recuerda que la energética solicitó el cierre de sus centrales térmicas de carbón (Meirama, La Robla y Narcea) en diciembre de 2018. En este sentido, en abril del año pasado se firmó un acuerdo tripartito, entre Gobierno, empresa y sindicatos, que recoge compromisos con el personal afectado tanto de la compañía como de las personas trabajadoras de las contratas, propuestas de inversiones en los territorios afectados, participación en los convenios de transición justa y colaboración en acciones formativas de apoyo para la formación e inserción laboral de las personas trabajadoras, en cada una de las plantas en cierre.

Comentar ()