Economía | Pensiones

El factor de sostenibilidad encalla la reforma de las pensiones

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en una rueda de prensa.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en una rueda de prensa. R. Rubio / Europa Press

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, lleva semanas diciendo que el acuerdo sobre la reforma de las pensiones, que está negociando con sindicatos y patronales, es «inminente» y una cuestión de días. Que solo quedan flecos, la letra pequeña del texto final, que debe estudiarse con detenimiento por todas las partes por una cuestión técnica, pero que el trato ya está hecho.

Pero el anuncio no llega, algo que los sindicatos ahora atribuyen a un gran «escollo»: el factor de sostenibilidad que introdujo Mariano Rajoy en 2013, que el Ministerio se comprometió a derogar y que los representantes de los trabajadores esperaban que se incluyese en el acuerdo que ahora está a punto de aprobarse.

«Ese es el escollo: al principio decían que sí, dábamos por supuesto que existía el compromiso de negociar en un plazo determinado alguna otra fórmula diferente a la actual pero que se derogaba ahora y parecía que sin problemas, pero ahora el Gobierno dice que no es así y que se dejará para la segunda parte. Pero a nosotros nos dijeron que se haría ahora», explican desde uno de los sindicatos.

Lo confirman desde otro de ellos: «Nosotros acordamos que ahora se derogaba la reforma de 2013 al completo, lo que implica la derogación del índice de revalorización del PP y volver a 2011, cuando se vinculaba al IPC, y la derogación del sector de sostenibilidad. Y en un plazo de un año se negociaría un nuevo factor. Ese era el acuerdo».

De su lado, desde el departamento de Escrivá mantienen que en ningún momento estuvo previsto que el factor de sostenibilidad se derogase ni que se crease un nuevo mecanismo en esta primera fase del acuerdo (la reforma de las pensiones va a llevarse a cabo en dos bloques, mediante ese primer acuerdo «inminente» que recoge parte de las medidas y mediante un segundo que se negociará y aprobará durante la segunda mitad de este año). En la presentación que Escrivá llevó a cabo el 12 de abril en el seno del Pacto de Toledo se recoge así, es decir, que la derogación del factor de sostenibilidad era parte del segundo bloque.

Asimismo, en Seguridad Social recalcan que desde el primer momento existe el compromiso de derogar el factor de sostenibilidad, que no gusta al Gobierno, y que se ha incluido así en el Plan de Recuperación enviado a Bruselas. También por eso mantienen que persiguen la creación de un mecanismo de equidad intergeneracional que tenga en cuanta las previsiones demográficas, pero que sea justo, porque el actual es «muy poco equitativo» y sus efectos son «muy duros».

Pero niegan que el ministro se comprometiera en ningún momento a derogarlo ahora, como parte del primer paquete de medidas, en parte porque ahora mismo ese mecanismo no se aplica, puesto que se retrasó su aplicación hasta enero de 2023, de manera que no tendría sentido terminar con él ahora.

Qué es el factor de sostenibilidad

El factor de sostenibilidad es un mecanismo aprobado en la reforma de las pensiones de 2013 que provocó protestas masivas de los jubilados contra «las pensiones de miseria». El mecanismo vinculaba automáticamente las pensiones iniciales al incremento de la esperanza de vida, para que ante la previsión de que los jubilados pasen cada vez más años cobrando su prestación, esta sea menos generosa y se evite vaciar el sistema.

Dado que la esperanza de vida tiende a aumentar, el factor conseguía que la pensión de jubilación inicial de las próximas generaciones fuese reduciéndose en relación a las generaciones actuales y para una misma carrera laboral, pero gracias a su diseño, con su aplicación, el sistema nunca dejaba de ser solvente.

Era algo que los expertos criticaban porque estimaban podía llevar a los pensionistas a perder unos 350 euros mensuales respecto a un escenario sin reforma. Otros cálculos, como del BBVA, hablaban también de una rebaja de la pensión inicial del 0,47% de media ya el primer año, mientras que los sindicatos ampliaban esta pérdida al 0,7%.

Te puede interesar

Comentar ()