Economía | Finanzas

El ERE de BBVA es más caro que los de Santander y más barato que el último de CaixaBank

Una oficina de BBVA.

Una oficina de BBVA, en una imagen de archivo. Joaquin Corchero / Europa Press

El expediente de regulación de empleo (ERE) que BBVA ha acordado con los sindicatos será más barato que el que ejecutó CaixaBank en 2019, pero más caro que los últimos llevados a cabo por el Banco Santander. Según comunicó el banco que dirige Onur Genç, el coste estimado del plan de reestructuración pactado con los representantes de los trabajadores es de 960 millones de euros, de los cuales 720 corresponden a las salidas de la plantilla y 240 al cierre de oficinas.

Si se tienen en cuenta estas cifras y el número de trabajadores que se desvinculará de la empresa, 2.935, el coste por empleado del ERE del BBVA es de unos 245.000 euros de media. La cuantía es superior a la de los expedientes que llevó a cabo Banco Santander en 2019 y 2020, cuyos costes por empleado no superaban los 200.000 euros. Sin embargo, es bastante inferior al gasto por trabajador que supuso el ERE de CaixaBank en 2019.

Banco Santander

En 2019, el banco que preside Ana Botín llevó a cabo un ERE que se saldó con 3.223 salidas y que tuvo un coste para la entidad de 600 millones de euros. Santander no desglosa qué parte de ese total corresponde a indemnizaciones por despidos, sino que esos 600 millones de euros incluyen otro tipo de gastos como cierres de oficinas, así como de sistemas y oficinas. En definitiva, el gasto por empleado estaría por debajo de los 186.000 euros que se obtienen al dividir los costes totales de reestructuración entre el número de salidas.

En la misma línea, Santander presentó un ERE el pasado año para 3.572 trabajadores, con un coste de reestructuración total de 700 millones de euros. De nuevo, la entidad no desglosa los gastos de personal pero, dividiendo el total, el coste por empleado es de unos 195.000 euros por trabajador, por lo que sigue estando por debajo del coste que tendrá el de BBVA.

CaixaBank

Dentro de los expedientes de regulación de empleo ejecutados por la gran banca en los últimos dos años, el de CaixaBank en 2019 ha sido el más caro para una entidad. Ese año, el banco acordó con los sindicatos un ERE para 2.023 empleados con un coste máximo de 890 millones de euros. Teniendo en cuenta esta cifra, el coste por trabajador fue de unos 440.000 euros, muy por encima de la cuantía que destinará de media BBVA.

En aquel momento, los sindicatos reconocieron que las condiciones acordadas mejoraban las del ERE de 2015, que se saldó con la salida de unos 700 empleados.

Condiciones de BBVA

En cuanto a las condiciones que han pactado los representantes de los trabajadores junto a BBVA, se establece una antigüedad mínima de 10 años. Para los empleados de hasta 63 años se ha fijado una indemnización de 20 días por año en un máximo de 12 mensualidades.

Para los empleados entre los 53 y los 54 años se ha acordado una renta temporal del 65% de la retribución anual hasta los 63 años. Además, se ha pactado el convenio especial de la Seguridad Social hasta los 63 años.

Para los empleados que tengan entre 50 y 52 años, el ERE contempla una indemnización de 6 veces el 65% de la retribución con un máximo de hasta 320.000 euros, junto al convenio de la Seguridad Social hasta los 63 años y una renta temporal de 15.500 euros anuales.

Los trabajadores que a 31 de diciembre de 2021 tengan menos de 50 años y los que cuenten con menos de 10 años de antigüedad en el banco obtendrán una indemnización de 40 días por año trabajado, con un máximo 30 mensualidades, así como una prima por voluntariedad de 2.000 euros por trienio, primas de entre 5.000 y 30.000 euros según su antigüedad, una prima de 15.000 euros por difícil recolocación (solo los mayores de 50 años) y un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años con incremento del 3% anual (solo para los mayores de 55 años).

Las condiciones pactadas para la movilidad geográfica ascienden a los 4.000 euros y 500 euros al mes durante seis años si se superan los 250 kilómetros, se cambia de isla o el traslado es a Ceuta o Melilla. Si el traslado es de entre 100 y 250 kilómetros, se indemnizará con 500 euros brutos mensuales durante cuatro años.

Si el cambio de centro de trabajo no supone un cambio de residencia y es superior a los 100 kilómetros el banco pagará 1.000 euros y 24 céntimos por kilómetro durante tres años. La movilidad de entre 25 y 100 kilómetros sin cambio de residencia se pagará con 0,24 euros por kilómetro en dos trayectos diarios por cada día en trabajo presencial durante tres años.

El acuerdo también incluye un plan recolocación a través de Randstad, que se extenderá durante un periodo de un año, ampliable hasta 30 meses. El objetivo es que las personas que salgan de la entidad y que se adhieran al plan encuentren un nuevo empleo indefinido.

Te puede interesar

Comentar ()