La salida de la pandemia obligará a España a emitir «un volumen de deuda impresionante». Así lo ha reconocido la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, quien se ha mostrado optimista, sin embargo, sobre la recuperación económica gracias a la aprobación del Plan de Recuperación del Gobierno por parte de la Comisión Europea.

«La recuperación está en marcha» ha anunciado Calviño tras felicitarse porque organismos europeos e internacionales señalan a España como una de las economías que más va a crecer en 2021. Un crecimiento que la titular de Economía ha llamado a «aprovechar» junto a los fondos europeos -19.000 millones de euros este año, ha recordado- para «encauzar bien la fase expansiva» y que no se quede en un «rebrote» tras la pandemia.

Consolidación fiscal

Calviño ha reconocido, a pregunta de los socios del Círculo de Economía, que le preocupa la consolidación fiscal. «150.000 millones de euros es la deuda que tenemos que emitir entre 2020 y 2021 para responder a la pandemia y compensar la caída de ingresos tributarios», un «volumen de deuda impresionante que puede ser un lastre para generaciones futuras», ha admitido.

Por eso, ha añadido, «es importante que todas las reformas se orienten a reforzar sostenibilidad financiera». Un reto en el que ha destacado la reforma de las pensiones, para que esas generaciones futuras no tengan que pagar a la vez esa deuda y el colapso del sistema con la generación del babyboom. «No podemos esperar a entonces para tomar las medidas».

«La buena noticia», ha añadido la vicepresidenta, es que «gracias a las condiciones de los mercados financieros hemos mejorado la sostenibilidad de deuda financiera española». Calviño se ha felicitado porque estas buenas condiciones han permitido «alargar los periodos maduración» de la deuda española, «reducir el coste medio de la deuda viva» y emitir con tipos interés negativos y en condiciones «muy ventajosas a 10 años». Un contexto que «da tranquilidad sobre la sostenibilidad de este nivel deuda».

Calviño ha advertido de que estas condiciones «no nos tienen que llevar a la complacencia» y ha abogado por empezar a bajar el ratio deuda pública sobre el PIB en este mismo ejercicio gracias al rebote de la economía esperado para este año. Su objetivo: «Voler a la senda de recuperación que se truncó con la llegada de la pandemia».

Precio de la electricidad

La vicepresidenta económica ha abogado también por medidas que permitan reducir el precio de la electricidad, una opción que ha reconocido que está estudiando el Gobierno. Unas medidas por las que ya han abogado otros miembros del ejecutivo, ante las tarifas récord de esta semana.

Con el coste disparado por la subida del precio de las emisiones de CO2, Calviño ha apuntado a la necesidad de «pensar medidas a corto plazo que permitan reducir costes» para que no sean el sector industrial y las familias los que asuman todo el coste de la subida.