Economía

El número de millonarios crecerá casi un 60% en España en cinco años

Una mesa preparada en un yate.

Pixabay

El número de millonarios se redujo entre 2019 y 2020 un 23%, sin embargo, los próximos años los españoles que acumulen un patrimonio superior al millón de euros, crecerán un 58%. Son datos del Wealth Report, elaborado por Knight Frank que analiza las preferencias de los clientes del sector inmobiliario de lujo.

El informe prevé que tras el confinamiento en varios países del mundo y las restricciones que se han aplicado para hacer frente a la pandemia, las inversiones se recuperarán. «La previsión de este año representa el optimismo por la emergencia de un nuevo ciclo económico y establece nuevas expectativas para el mundo post-pandemia», añade. Los felices años veinte lo serán, sin duda, para los ricos.

La cifra de ultrarricos en España, aquellas personas que acumulan un patrimonio superior a los 30 millones de euros, crecerá un 39% de aquí a 2025. Igual que la de millonarios, se multiplicará por encima de la media mundial. A nivel global, los millonarios serán un 41% más en cinco años, y el número de ultrarricos será un 27% superior al de 2020.

Así, en España pasará de haber 886.014 millonarios a haber 1,39 millones. En cuanto a la cifra de ultrarricos pasará de 5.938 a 8.223 en 2025. Durante 2020, a nivel global se redujo la cifra en un 2%, mientras que la de millonarios lo hizo un 8%. Es decir, la caída en España fue más acentuada pero también será mayor su crecimiento en los próximos cinco años.

Inversiones

El documento señala que el sector inmobiliario será un destino clave para la inversión de estas personas en los próximos meses. De hecho, un 25% tiene intención de invertir en el sector inmobiliario durante este año. Además, no escapan a las tendencias y un 45% tendrá en cuenta criterios de sostenibilidad.

Tal como publicó este periódico, el inmobiliario de lujo no ha sufrido la crisis del coronavirus. De hecho, según el informe, la rama residencial incrementó sus precios un 1,9% a nivel global en 2020. The Wealth Report estima que esta tendencia continuará durante este año ya que el 26% de los ultrarricos planea comprar una vivienda en 2021.

“Los bajos tipos de interés de las hipotecas -mínimos históricos en algunos mercados-, la búsqueda de espacio y privacidad de espacio tras el confinamiento y los cambios en los patrones de movilidad han ayudado en la subida de los precios que hemos presenciado en la obra nueva prime durante este año”, explica Liam Bailey, Director Global de Research de Knight Frank.

Cambio de tendencia

Pese a que el mercado no se ha resentido, sí han cambiado las preferencias. El confinamiento ha generado tendencias que, según el informe, se mantendrán durante los próximos años. “Tendencias como la búsqueda de vivienda a las afueras de Madrid se quedarán un tiempo. Sin embargo, pronto volveremos a ver cómo Madrid y el centro de la ciudad recuperan su demanda y atractivo», describe Carlos Zamora, socio de Knight Frank.

Zamora considera que «con la reducción de las restricciones volverán a incrementar su actividad inversora en nuestro país”. Un hecho que tendrá consecuencias en los precios. El informe estima que el inmobiliario residencial se encarecerá un 3% en Madrid, frente al 2% de Barcelona.

“Vemos un incremento en el apetito inversor, algo muy interesante y que está causado, en parte, por la montaña rusa que han supuesto las bolsas u otras inversiones alternativas en ciertos momentos durante el último año. También debido a los bajos niveles de rentabilidad que ofrecen la renta fija y otras inversiones de bajo riesgo. El sector inmobiliario, por tanto, vuelve a ser un lugar de inversión refugio”, expresa Humphrey White, Director General de Knight Frank España.

Peso del alquiler

Dentro del sector inmobiliario, el informe recoge el interés de los inversores en el mercado del alquiler. A la pregunta sobre qué ramas del inmobiliario ven más interesantes para invertir, el 32% de los encuestados señala que el alquiler.

Esto va en línea, según los autores del informe, con una tendencia que ya estaba presente en el mercado inmobiliario español y que la pandemia se ha encargado de impulsar. La reducción del poder adquisitivo de los ciudadanos, en especial de los jóvenes, que no tienen la capacidad de comprar una vivienda y, sobre todo, un cambio de preferencias impulsado por el público milenial, que está contribuyendo a una mayor demanda de alquiler.

La inversión en alquiler ha supuesto el 15% de la inversión inmobiliaria»

Esta mayor demanda es la que ha logrado que, durante el año 2020, la inversión en alquiler haya supuesto el 15% de la inversión inmobiliaria total en nuestro país. Esto se observa también en el desarrollo e interés que está alcanzando el Build-to-Rent, una tendencia iniciada antes de la pandemia, pero que sigue al alza. Durante el último año, diversos fondos de inversión han llegado a acuerdos con grandes promotores para desarrollar de forma profesional cartera de alquiler. Así, durante los últimos meses se han iniciado proyectos con una previsión de entrega de 12.000 viviendas destinadas al alquiler en los próximos años.

“Estamos ante un sector residencial cuyo crecimiento es sano, alejado de los tiempos de la burbuja pre-crisis financiera de 2008. A pesar de la crisis sufrida durante el último año, la tendencia positiva de recuperación respecto a la gran crisis se mantiene”, explica Carlos Zamora.

Te puede interesar

Comentar ()