Economía | Empresas

Los hoteles valencianos fían el verano al viajero nacional en plena explosión de contagios

En estos momentos, los viajeros extranjeros no representan más de un 15% del volumen de ocupación en los establecimientos de la región

Sombrillas y tumbonas en la Playa de Levante de Benidorm.

Sombrillas y tumbonas en la Playa de Levante de Benidorm. EP

Las noticias no son esperanzadoras para el sector del turismo en la Comunidad Valenciana. Con la campaña de verano ya en marcha, el Gobierno de Ximo Puig ha decretado el restablecimiento del toque de queda a la una de la madrugada en 32 localidades con más de 5.000 habitantes, entre las que se encuentran algunas como Benicasim, Gandía o la ciudad de Valencia.

Aunque una gran mayoría de los hoteles de la región han reabierto ya sus puertas, la incertidumbre se cierne ahora sobre lo que pueda ocurrir en las próximas semanas. El repunte de contagios era uno de los escenarios que manejaba el sector, pero ahora se ven confirmados sus temores. Los indicadores de capacidad asistencial siguen en riesgo bajo, pero en solo dos semanas los casos han crecido un 466,35%. Desde el pasado sábado, se han registrado 2.855 nuevos contagios y un fallecido.

A pesar de todo, desde Asociación empresarial hotelera y turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec) intentan quitar hierro a las restricciones impuestas por el Ejecutivo regional. «No son buenas noticias, pero en la mayoría de esas zonas hay un turismo nacional muy familiar que no se tiene por qué ver afectado por esas limitaciones», explica su secretaria general, Nuria Montes. Y ahora mismo, la hostelería cierra ya a las doce y media de la madrugada.

En cualquier caso, «el mercado internacional está muy parado y el turismo nacional es en lo que todos estamos trabajando«, abunda. En estos momentos, los viajeros extranjeros no representan más de un 15% del volumen de turistas en la Comunidad Valenciana. Y a la espera de que se recupere el turismo procedente de Reino Unido, ven con preocupación las recomendaciones emitidas la semana pasada por los Gobiernos de Francia o Alemania para evitar los viajes a España, pues ambos países son dos de los principales mercados que reservan sus vacaciones en destinos de la Comunidad. «De nada servirá todo el trabajo que se ha hecho en el ámbito de la Unión Europea para el pasaporte sanitario que reactive la movilidad si al final es cada país el que emite recomendaciones o prohibiciones sin más», se lamentan.

Mientras tanto, la apuesta clara para salvar estos primeros meses pasa por los viajes domésticos y los turistas españoles. Según un estudio de BBVA Research publicado este lunes, el fin de las restricciones a la movilidad tras el fin del estado de alarma favoreció una recuperación del gasto turístico nacional, que a finales de junio llegó a ser un 4% superior al del mismo periodo de 2019.

Según el ‘Análisis de flujos turísticos nacionales en tiempo real‘, la buena evolución del gasto podría mantenerse durante los próximos meses. Y en julio y agosto representaría un 26% del total anual. Sin embargo, el gasto de los extranjeros en España sigue un 50% por debajo respecto a 2019.

Que España vuelva a nivel rojo

El avance de la variante Delta ha echado abajo las perspectivas con las que arrancaban el verano los hoteleros valencianos. Y ahora aseguran que «lo importante es que el turismo británico se recupere con firmeza y no tengamos que volver a cerrar». En cualquier caso, calculan que el grueso no llegará hasta finales de agosto o ya en septiembre. Además, cunde el miedo por que el aumento de los contagios pudiese llevar a España a entrar en la clasificación roja del Gobierno de Boris Johnson. «Daría al traste con cualquier posibilidad de recuperación», se lamenta Montes.

Además, en ciertos enclaves muy dependientes del turismo británico como Benidorm aún permanecen cerrados un 30% de los establecimientos hoteleros. Algunos de ellos pertenecen a cadenas con un negocio más diversificado y con otras vías de ingresos. Asimismo, en la ciudad de Valencia también siguen con la persiana bajada algunos hoteles vinculados al segmento ‘MICE’, dedicados fundamentalmente a los viajeros de negocios y congresos.

Mientras tanto, y a la espera de la evolución de los contagios, la incertidumbre también tiene su traducción en los mercados. De hecho, los valores turísticos también presionaron a la baja al Ibex-35 en la sesión de este lunes. Tanto el grupo propietario de Iberia (IAG) como la hotelera Meliá, con pérdidas del 3,4% y del 2%, representaron las dos mayores pérdidas del selectivo ante las dudas que genera los nuevos contagios en nuestro país. En lo que va de año, IAG pierde un 16,81% y Meliá, un 6,43%. Otros valores como Amadeus se dejan un 4,50%, y Aena, un 3,09%.

Al margen de eso, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, pidió este lunes «no despertar alarmas» sobre la situación epidemiológica en España y aseguró que el Gobierno mantiene su previsión de 40 millones de turistas para 2021, la mitad que en 2019.

Te puede interesar

Comentar ()