Economía | Empresas

Madrid Nuevo Norte, lista para arrancar tras la firma del convenio entre DCN, Adif y la Administración

El mayor proyecto urbanístico del sur de Europa supera su último trámite administrativo 25 años después. Durante los próximos años comenzarán las obras para edificar 10.500 viviendas y un nuevo distrito financiero

Imagen que recrea cómo quedará la zona tras el proceso de urbanización.

Imagen que recrea cómo quedará la zona tras el proceso de urbanización. DCN

Madrid Nuevo Norte ha dejado de ser un proyecto sobre el papel. La empresa promotora Distrito Castellana Norte (DCN) ha firmado este martes junto al Ayuntamiento de Madrid, el Gobierno de la Comunidad y Adif el convenio marco que permitirá finalmente a la empresa participada por BBVA, Merlin y San José comprar al administrador de infraestructuras ferroviarias los terrenos por 1.245 millones y empezar el proceso de urbanización de la Operación Chamartín, diseñada en los años noventa.

Aunque la firma del convenio marco entre la parte pública y la privada estaba prevista para los meses de marzo o abril, finalmente se tuvo que retrasar por la convocatoria electoral del 4 de mayo en Madrid. «Tras 25 años, hemos conseguido desbloquear el mayor desarrollo urbanístico del sur de Europa», ha resaltado la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. «Con uno de los mayores ejercicios de colaboración publico-privada de la historia (…) vamos a ser capaces de movilizar 20.000 millones de euros y generar 300.000 puestos de trabajo», ha destacado.

El convenio regulará las actuaciones que tanto las administraciones como la sociedad DCN tendrán que poner en marcha en los terrenos afectados, con intervenciones tanto en la estación ferroviaria de Chamartín, como los accesos a la zona o la adecuación de las canalizaciones de aguas del Canal de Isabel II. También se ampliará una línea de metro con tres estaciones.

Las partes implicadas además pondrán en marcha una comisión de seguimiento técnico del proyecto, que contará con representación tanto de la parte privada como del Ayuntamiento, la Comunidad y el Adif, para supervisar que se cumple lo estipulado durante el desarrollo del proyecto.

Tras la firma del convenio, DCN ejecutará la compra de los terrenos de Adif al norte de la capital española. En concreto, desembolsará 984 millones, a los que deberá sumar otros 261 de intereses en dos décadas. Parte de ese dinero irá destinado por la compañía pública que preside Isabel Pardo de Vera a la reforma de la estación de Madrid Chamartín-Clara Campoamor.

Actualmente, está en proceso de escoger la firma de arquitectura que se encargará de las obras. «Esta nueva estación será el corazón de Madrid Nuevo Norte. Será un nuevo ‘hub’ de transportes y un referente en materia de sostenibilidad», ha dicho Pardo de Vera.

El proyecto «va a marcar el futuro modelo de la ciudad, un modelo sostenible y resiliente», ha añadido el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

La presidenta de Adif, Isabel Pardo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; y el presidente de Distrito Castellana Norte, Álvaro Aresti. EFE/Javier Lizón

Está previsto que se levanten un total de 10.500 nuevas viviendas, de las que un 20% estarán destinadas a protección oficial. La cifra total de inversión estimada podría superar los 5.000 millones de euros.

Según ha avanzado Ayuso, en el primer semestre de 2023 se empezará a instalar una nueva planta de tratamiento de residuos para recuperar el 92% de lo que se genere durante las obras y que esos materiales sean reutilizados.

«Madrid Nuevo Norte es un proyecto de consenso, es un proyecto de todos. Hoy se cierre definitivamente la fase de planeamiento del proyecto y se abre la de gestión urbanística. El convenio marco que acabamos de firmar es un enorme paso», ha rematado Álvaro Aresti, presidente de DCN.

La sociedad cuenta como accionistas con BBVA (75,54% del capital), la socimi Merlin (14,46%) y San José (10%). Actualmente, existe una batalla legal que deberá dirimir si el accionista mayoritario podía retirar a sus dos socios el derecho de adquisición preferente.

El conflicto se desató en el mes de abril, cuando el banco presidido por Carlos Torres comunicó a los minoritarios que eliminaría de los estatutos de la firma el derecho de tanteo y retracto.

Así, la entidad financiera podría vender a otro inversor su participación completa o parcial sin que la constructora presidida por Jacinto Rey y la socimi presidida por Israel Clemente pudieran ejercer la adquisición preferente. La decisión recaerá en la corte de arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid.

Te puede interesar

Comentar ()