Economía

Calviño ahora cree que subir el SMI es una de las "herramientas más potentes para la recuperación"

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. efe

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha cambiado de discurso con respecto a lo que mantenía sobre la posible subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Mientras que hasta hace unas semanas remarcaba que la recuperación era lo primero e instaba a estudiar el avance de la economía durante la segunda mitad de este año antes de poder tomar una decisión, este miércoles ha dado una visión distinta ante los micros de Radio Nacional de España (RNE).

«La creación de empleo y la mejora de las condiciones laborales son las herramientas más potentes para la recuperación económica y la reducción de la desigualdad», ha expresado en una entrevista. La ministra refuerza así una postura que ya adelantó este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde abrió la posibilidad a subir el SMI en septiembre.

«A la luz de cómo evolucione el mercado de trabajo en las próximas semanas, veremos en septiembre si es posible recuperar la senda de subida del SMI y acordar un alza en los últimos meses del año que nos permita seguir avanzando hasta el objetivo del 60% del salario medio», dijo, desmarcándose de anteriores declaraciones.

El cambio de Calviño podría tener que ver con una cesión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante las reivindicaciones de Unidas Podemos y de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que en reiteradas ocasiones se ha mostrado a favor de elevar el salario mínimo lo antes posible para no dejar atrás a una parte de la población en un momento de alta inflación y de alzas en otro tipo de prestaciones, como los sueldos de los funcionarios y las pensiones.

Pide «unidad» a la CEOE

Por otro lado, Calviño ha pedido a la patronal Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) «unidad» con Gobierno y sindicatos cuando se sienten en septiembre a revisar el salario mínimo interprofesional, ante su firme oposición a este alza. «Este es el momento de la unidad», ha remarcado.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, aseguraba este miércoles en una entrevista que este «no es el momento de subir el SMI, sino de recuperar el empleo y consolidarlo», como ha expresado en otras ocasiones.

El SMI ahora mismo está congelado, desde principios de año, en los 950 euros. Para determinar qué subida debe acometer, el Gobierno designó hace unos meses un comité de expertos, que determinó que el salario mínimo deberá aumentar como mínimo hasta los 1.011 euros al mes en 14 pagas (61 euros más que el actual) de aquí a 2023. Pero ahora es el Ejecutivo el que deberá decidir si acomete ese incremento y cómo lo lleva a cabo.

Te puede interesar

Comentar ()