Economía

La subida del salario mínimo propuesta por Trabajo ni siquiera cubre el alza de la luz

El SMI subirá 15 euros al mes los tres meses que quedan de año, mientras que la luz se ha encarecido 18 euros mensuales en lo que va de 2021

La vicepresidenta Tercera del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz

La vicepresidenta Tercera del Gobierno y Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. Eduardo Parra / Europa Press

El Gobierno ha decidido cambiar de opinión este verano y, mientras que hace solo unos meses descartaba subir el salario mínimo interprofesional (SMI) alegando que la economía continuaba resentida por la pandemia, ahora defiende, en bloque, su incremento. En esa línea, el presidente Pedro Sánchez anunció este miércoles su alza «inmediata» y la ministra de Trabajo lo recalcaba por la tarde: la decisión se tomará el próximo lunes.

Precisamente ayer miércoles Trabajo se reunió por primera vez tras las vacaciones con los sindicatos UGT y CCOO y con las organizaciones de empresarios CEOE y Cepyme para negociar la subida del salario mínimo. Al fin del encuentro, UGT comunicó la propuesta del Ministerio: aumentar el SMI 15 euros al mes este año, 31 en 2022 y 31 en 2023.

Así, de los 950 euros mensuales en los que está situado actualmente el sueldo mínimo en España, que ganan aproximadamente 1,5 millones de trabajadores (no suscritos a ningún convenio), la decisión lo incrementaría hasta los 965 euros al mes durante lo que queda de año; hasta los 996 euros en 2022 y hasta los 1.027 en 2023 (en total, 77 euros más que el SMI actual).

Aunque Trabajo insistió en que solo se trataba de una reunión «para acercar posiciones» y que la propuesta en firme la realizaría el lunes, el resto de agentes sociales ha asegurado, ante las preguntas de este medio, que la oferta del Ministerio durante la reunión fue la que adelantó UGT, así como que el Gobierno ya descarta aplicar cualquier alza de forma retroactiva.

En cualquier caso, sea la propuesta firme ya o lo sea el próximo lunes, la subida planteada de 15 euros al mes desde que se apruebe ni siquiera compensaría el alza del precio de la luz, que, según cálculos de este medio, se ha encarecido una media de 18 euros al mes en lo que va de año y frente al mismo periodo del año pasado.

De media, un español adscritos a la tarifa regulada este año está pagando por la luz 71,65 euros al mes, lo que supone 18,15 euros más que los 61,46 euros que pagó durante los ocho primeros meses de 2020. Se trata de un alza del 29,5%. En el conjunto del año, el Gobierno espera que el precio de la luz suba un 25% en total.

Mientras, el SMI solo se incrementará un 1,58%, de los 950 euros al mes actuales a los 965 que ha propuesto el Gobierno. Al mismo tiempo, la subida de los precios registrada este agosto de un 3,3% frente al mismo mes de 2020. La inflación (o Índice de Precios de Consumo, IPC) no ha parado de subir en lo que va de año y está en sus niveles más altos desde 2017.

El incremento del SMI no será retroactivo

El Gobierno ahora tiene claro que, decida lo que decida sobre cuánto subir el salario mínimo interprofesional (SMI) este año, no aplicará ese incremento de forma retroactiva. No lo dice literalmente (ni contesta a las preguntas de este medio al respecto) pero así lo ha comunicado a los agentes sociales en la reunión de este miércoles.

Hasta ahora no estaba claro si la subida podría tener efecto retroactivo dado que el SMI lleva congelado desde enero, y así lo afirmaba el mismo departamento del Gobierno. En esa línea, los sindicatos están evitando presionar en pro de esta retroactividad y simplemente han pedido que se tome la decisión y que sea efectiva lo antes posible, de manera que los afectados puedan empezar a mantener su poder adquisitivo lo antes posible.

«Lo lógico hubiera sido que la subida se hubiera producido en el mes de enero», ha explicado la secretaria confederal de Acción Sindical de Comisiones Obreras, Mari Cruz Vicente. No obstante, desde CCOO apostarán por el acuerdo y apoyarán el incremento que proponga el Ministerio dado que «solo se va a aplicar desde el momento en que se acuerde la cuantía», aunque ya han insistido en que no les valdrá «cualquier incremento».

CEOE y Cepyme, contra la subida

El acuerdo, sin embargo, sigue sin parecer cerca, ya que ayer tanto CEOE como Cepyme reforzaron su oposición. Por un lado, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Antonio Garamendi, subrayó que la medida contraerá el empleo tras un año y medio «terrible». «Estas medidas generalistas en una España diversa no encajan», afirmó, ya que el coste de vida en Madrid o Barcelona «no tiene nada que ver» y recalcando que «no es el momento» y que se trata de un planteamiento «bastante populista».

Por otro, la directora del departamento socio-laboral de CEPYME, Teresa Díaz de Terán, recalcó que este «no es un momento para la subida del SMI» porque se trata de un «momento muy delicado para las pymes, está en peligro su viabilidad». Aun así, ambas formaciones se manifestaron abiertas a la negociación. Los autónomos (que no forman parte de la negociación) también se han manifestado en contra de la medida, asegurando que se trataría de «un nuevo palo» y «un sablazo».

Te puede interesar

Comentar ()