Economía

Más de la mitad de los teletrabajadores quiere cambiar de casa en los próximos cinco años

La vivienda con un espacio para poder trabajar gana peso y la luz natural se vuelve indispensable

Un hombre trabaja con dos ordenadores en un escritorio.

El observatorio de Aedas HOMES recoge que las personas que trabajan desde su domicilio quieren cambiar antes de vivienda. Olia Danilevich / Pexels

El número de personas que trabajan desde su domicilio más de la mitad de los días se ha reducido en casi un 40% entre el segundo trimestre de 2020 y el mismo periodo de este año. La pandemia obligó a muchos trabajadores a conectarse a su empleo desde casa y los teletrabajadores superaron los tres millones por primera vez en España. Ante esta realidad, comedores, cocinas y habitaciones se convirtieron en oficinas y por ello, más de la mitad de las personas que trabajan desde casa quieren cambiar de vivienda en los próximos cinco años.

Esta es una de las conclusiones del último Observatorio Aedas Homes que destaca las preferencias a la hora de elegir un hogar de los españoles y las diferencias entre quienes teletrabajan y quienes acuden a la oficina. Además, existe una correspondencia entre el número de días que los encuestados trabajan desde su vivienda y su voluntad de cambiar de vivienda. “Los empleados que más tiempo de teletrabajo tienen en estos momentos son los que mayor deseo por cambiar de casa tienen para los próximos dos años”, explican.

Según los datos de la compañía inmobiliaria, el 34,7% de los encuestados que teletrabaja más de tres días a la semana quiere cambiar su vivienda antes de dos años, un 20,8% desea hacerlo en un periodo de entre dos y cinco años y un 22,9%, en un plazo de más de un lustro. Un 21,7% del mismo grupo no quiere cambiar de casa.

En el caso de quienes trabajan un día a la semana, el 30,1% quiere cambiar de vivienda antes de 2023, un 21,4% quiere hacerlo en entre 2 y 5 años y más de un 25% no quiere mudarse. El porcentaje de los que prefieren quedarse en su hogar aumenta en el caso de las personas que no teletrabajan y asciende a un 33,5%.

Características de los hogares

En cuanto a las características de la vivienda deseada por los españoles, la luz natural es un elemento indiscutible para los que teletrabajan. Según explica Jorge Valero, director de Data y Transformación Digital de AEDAS Homes, “las personas que trabajan en casa dan más importancia a la domótica en el hogar y de ahí que dispongan de viviendas más digitalizadas y para estos teletrabajadores la luz natural se ha convertido en una prioridad irrenunciable».

Además, si las casas con jardín y terraza se han convertido en las favoritas para más españoles, en el caso de los teletrabajadores se han “dado cuenta de que podría renunciar a un salón o a un dormitorio más grande, pero no a una habitación adicional adaptada para teletrabajar”, apunta Valero. 

Sin distinguir entre personas que teletrabajan o que acuden presencialmente a su puesto, la cercanía al lugar de trabajo o al colegio ocupa el sexto puesto en la pregunta sobre los aspectos más importantes para elegir un hogar. En cambio, son prioritarias la luz, la buena orientación, salón y cocina amplios, terraza o jardín.

Oportunidad para el mercado inmobiliario

Valero reconoce que la llegada del teletrabajo para muchas empresas ha supuesto “una palanca de la demanda de vivienda”, es decir, que los cambios en el mercado laboral ya se perciben en el sector inmobiliario.

“El teletrabajo se ha convertido en un factor importante para la búsqueda de vivienda”, reconoce Ferran Font, director de estudios de pisos.com. En este sentido, coincide con Valero en que si “hace unos meses se demandaba mucho la terraza o el jardín, ahora también se busca más vivienda con despacho”.

Con todo, existen diferencias entre las viviendas de obra nueva y las de segunda mano. Font explica que la obra nueva está teniendo en cuenta estas nuevas necesidades, “sobre todo si se trata de pisos o casas fuera de las grandes ciudades”. “Se trata de espacios cómodos y definitivos, no para cumplir expediente, sino para el disfrute de los hogares”, precisa.

En cambio, en el caso de la vivienda de segunda mano es más complicado. Por ello, afirma Font, también se están reactivando las reformas. “Con la tasa de ahorro en una situación especialmente buena”, los compradores buscan adaptar sus pisos a las nuevas necesidades derivadas del coronavirus.

“Hemos entendido que nuestra casa no es solo para dormir y buscamos también que incluya espacio para el ocio y el trabajo. Por ello, la evolución de la vacunación y de la pandemia serán fundamentales para la demanda de vivienda”.

Te puede interesar

Comentar ()