Economía | Empresas

La gasolina vuelve a marcar máximos históricos y llenar el depósito cuesta un 25% más que en 2020

Las perspectivas no son halagüeñas y los precios podrían seguir subiendo

Gasolinera de Repsol en Madrid.

Gasolinera de Repsol en Madrid. EP

Con el precio de la luz disparado y con el gas marcando precios históricos, los carburantes podrían poner en jaque de nuevo al Gobierno de Pedro Sánchez. El encarecimiento de la gasolina y del diésel sigue progresando y, lo que es peor, a corto plazo todo hace indicar que llenar el depósito de los coches, camiones y motocicletas será más caro.

Y es que el precio de los carburantes ha vuelto a acusar una subida más otra semana. En concreto, la gasolina ya tiene un valor de 1,42 euros por litro que repostamos mientras que el diésel se encarece hasta los 1,27 euros por litro, según los datos del Boletín del Petróleo de la Comisión Europea. Estas cifras no se veían desde hace siete años. En julio de 2014, coincidiendo con la operación salida de las vacaciones.

Desde que se tocaran mínimos de casi ocho años en abril de 2020, coincidiendo con el confinamiento total en un tercio del planeta, los precios de los carburantes se han incrementado un 23%, pasando de los 1,10 euros por litro de gasolina hasta el precio que marcan las gasolineras españolas en estos momentos.

Con estos datos, los españoles ya pagan casi un 25% más que hace justo un año y llenar un depósito de unos 60 litros ha pasado de costar unos 70 euros a casi 82 euros.  La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió recientemente que, de continuar con esta tendencia alcista en el mercado de los carburantes, podría suponer un coste extra de hasta 300 euros para los usuarios de automóviles en España.

Cabe recordar que el cliente final tiene que pagar más de un 50% en concepto de impuestos. También influyen otros costes fijos como las reservas, el almacenamiento o la comercialización de la gasolina y de otros productos derivados del petróleo.

El petróleo sigue desbocado

La principal razón del encarecimiento de los carburantes en España es la revalorización histórica que se está produciendo en el último año en el petróleo. En concreto, el barril de Brent, materia prima de referencia en Europa, ya tiene un coste de 75 dólares. En apenas un año, el oro negro se ha revalorizado casi un 70%. El barril de petróleo llegó a desplomarse hasta los 37,46 euros el 10 de octubre del año pasado. 

Las previsiones, además, no son positivas y los analistas especializados en petróleo alertan de que el coste del barril podría seguir en aumento. Los analistas de Bank of America creen que estos precios van a mantenerse durante los próximos meses hasta bien entrado el segundo trimestre de 2021.

Además, auguran falta de la materia prima y “si el invierno resulta mucho más frío de lo normal, la demanda mundial de petróleo podría aumentar entre uno y dos millones de barriles diarios. En este caso, el déficit del mercado del petróleo este invierno podría superar fácilmente los 2 millones de barriles diarios y nuestro objetivo de 100 dólares por barril para mediados del próximo año podría adelantarse rápidamente seis meses”.

El marco regulatorio en el que se mueve el petróleo tampoco invita al optimismo. El precio por emitir emisiones de dióxido de carbono en Europa se encuentra en máximos históricos, y está cerca de sobrepasar la cota de los 60 euros por tonelada. 

Arianna Fox, analista de renta variable europea de Schroders, explicaba recientemente en un informe que “la subida de los precios del carbono encarece la energía procedente de los combustibles fósiles. Al mismo tiempo, hace que la energía verde -como la eólica o la solar- sea más competitiva, lo que debería fomentar un cambio en el comportamiento de los consumidores y de los proveedores”.

Te puede interesar

Comentar ()