Directivos | Economía

Galán prepara una reestructuración interna en Iberdrola tras la llegada de Carmona

El presidente de la compañía prepara una profunda renovación para ganar credibilidad en España

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. IBERDROLA

La llegada de Antonio Miguel Carmona como nuevo vicepresidente de Iberdrola España provocará una serie de modificaciones en la cúpula directiva de la filial energética. Tal y como detallan fuentes cercanas a la energética, Ignacio Sánchez Galán ha sido el principal valedor del fichaje de Carmona y ha depositado “toda su confianza” para revertir la crisis de la compañía de cara a la opinión pública.

El presidente entiende que el “perfil comunicativo” que posee el que será nuevo vicepresidente es el idóneo para reforzar la estrategia institucional. De hecho, la buena gestión en las relaciones con inversores, corporaciones y medios serán la gran labor que tendrá que realizar el ex político socialista.

El movimiento en Iberdrola España, por tanto, tiene un doble significado. El primero de ellos es que la estrategia en cuanto a las relaciones institucionales va a ser diferente a la que hasta ahora había diseñado Iberdrola. El segundo -consecuencia del primero- es que, previsiblemente, habrá posibles cambios de sillas en los despachos de la filial energética ya que Galán cree que hay cambiar ciertos aspectos de la comunicación, tal y como explican las fuentes consultadas por este periódico.

En este sentido, Sánchez Galán, de acuerdo a las diferentes voces consultadas, los movimientos afectarían a Juan Pardo de Santayana, Ignacio Cuenca y Aitor Moso, tres de los directivos más importantes del departamento de comunicación, marketing y relaciones institucionales.

Juan Pardo de Santayana ocupa el puesto de director de gabinete de presidencia. Se incorporó a Iberdrola en 1999 como analista en el equipo de estrategia dentro de la dirección de planificación y desarrollo, para integrarse posteriormente en la dirección de relación con inversores como responsable de renta variable. Desde el año 2006 forma parte del gabinete del presidente, donde ha sido responsable de economía y finanzas y de coordinación internacional, así como adjunto al director, hasta su nombramiento como director de gabinete en 2017.

Aitor Moso, actual presidente de Iberdrola Clientes España, es otro de los nombres cuestionados por Ignacio Sánchez Galán. De acuerdo a las fuentes consultadas por este medio, el máximo mandatario de la energética considera que la mala gestión de la polémica por el vaciado de los embalses se debe a él. Este mismo verano esta polémica le ha costado a la compañía diligencias con el Gobierno y el rechazo de la opinión pública, ya que a la empresa se le ha acusado de haber vaciado a propósito varios estanques de agua, dejando a varios pueblos sin agua para, supuestamente, aprovecharse económicamente coincidiendo con la subida del precio de la luz.

El siguiente es el de Ignacio Cuenca, director de comunicación de la compañía a nivel global. El directivo inició su carrera en Iberdrola en 1986, pasando a ocupar en 2001 la posición de director de relaciones con inversores, un puesto que también ha sido reforzado y modificado, según ha podido saber este periódico.

Roberto Fernández Albendea, director de responsabilidad social corporativa y reputación de Iberdrola, es el cuarto y último nombre del directivo que verá modificada su responsabilidad en el día a día, una vez que ingrese Antonio Carmona a la vicepresidencia en la filial española. Su figura se ha desgastado mucho en este período durante los últimos meses por la crisis energética y la judicialización del caso Villarejo, en el que Sánchez Galán ha sido imputado.

Te puede interesar

Comentar ()