Economía

Los expertos creen que imponer un tipo mínimo de sociedades no tendrá "un impacto relevante" en la recaudación

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. EFE

Los economistas e inspectores de Hacienda creen que el establecimiento de un tipo mínimo del impuesto de sociedades que el Gobierno anunció este martes no tendrá «un impacto relevante» en la recaudación. Es decir, que no supondrá un aumento significativo de lo que este impuesto inyecta a las arcas públicas españolas, según las fuentes consultadas por este medio.

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, confirmó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que los próximos presupuestos generales del Estado (PGE) fijarán un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades, como Podemos había pedido para equiparar a España al consenso de la OCDE y de la Comisión Europea.

Se trata de un debate que está abierto desde esta primavera, cuando los países del G7 acordaron establecer un tipo mínimo del impuesto de sociedades del 15%. Posteriormente, los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) pactaron lo mismo en julio, pero decidieron no implementarlo hasta 2023.

La eficacia real es mínima. No va a afectar a un número significativo de empresas ni tendrá un impacto relevante»

Gregorio izquierdo, director del IEE

Tras la decisión de España, el doctor en Economía y director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, ha asegurado que la medida «no va a suponer un aumento significativo de recaudación, no va a afectar a un número significativo de empresas ni va a tener un impacto relevante». «La eficacia real de un tipo mínimo del 15% es mínima, porque el tipo efectivo de sociedades está muy por encima», ha explicado a El Independiente.

Las empresas pagan un tipo superior

La razón que esgrimen tanto Izquierdo como el secretario técnico del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), Luis del Amo, es que las empresas españolas ya están pagando un tipo de sociedades por encima de ese 15%, aunque el tipo mínimo no esté fijado en ese nivel. Así, las empresas a las que podrá afectar son aquellas que tienen deducciones por incentivos, lo que sí les permite pagar menos de ese 15%, y solo en caso de que la norma no establezca una excepción para alguna de ellas, algo que se desconoce.

Hoy por hoy, en España no existe un tipo mínimo del impuesto de sociedades, es decir, no hay un límite a la baja para este impuesto. Sin embargo, el tipo general es del 25%, con algunas excepciones. Por ejemplo, hay tipos de gravámenes especiales: las entidades de nueva creación en el primer periodo impositivo tributan al 15%, las entidades de crédito tributan al 30%, las cooperativas, al 20%, las entidades sin fines lucrativos, al 10%, y algunos fondos de inversión, al 1%.

Asimismo, hay empresas que pueden beneficiarse de deducciones por incentivos. «Es el caso de las empresas con actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica (I+D+I) y de las empresas cinematográficas, que verían limitada la aplicación efectiva de estas deducciones», apunta Del Amo.

Así, el establecimiento de un tipo mínimo del impuesto de sociedades lo que conseguiría es limitar la aplicación de las mencionadas deducciones, según entienden los expertos, puesto que la modificación de la ley aún no ha sido aprobada y el Gobierno tampoco ha compartido detalles, más allá de anunciarlo el martes. También hay deducciones por creación de empleo y por creación de empleo para trabajadores con discapacidad o por inversiones realizadas por las autoridades portuarias, y bonificaciones por rentas obtenidas en Ceuta o Melilla.

Este año Hacienda estimó que dejaría de ingresar unos 662 millones por la deducción por actividades de I+D+I, y 90 millones por la deducción por inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales, según incluyó en los presupuestos.

Además, existe otra deducción para evitar la doble imposición internacional. En ese sentido, el director general del IEE apunta que las más perjudicadas podrían ser las empresas que sumen esta deducción y la I+D+I, pero también señala que estas podrían repartir en varios años las deducciones de manera que consigan, igualmente, beneficiarse de ellas. Según el economista, el tipo medio que pagan las empresas españolas de impuesto de sociedades es del 25%.

«Lo que va a poner de manifiesto el cambio es que la premisa de la que se partía no era correcta», recalca. Es decir, que la idea de que las grandes empresas pagan menos impuestos que las pymes y que los trabajadores, como ha asegurado la secretaria general de Unidas Podemos, Ione Belarra, «es falsa», remarca.

El Gobierno no dice cuánto espera recaudar

Por ahora, el Gobierno no ha anunciado cuánto espera recaudar con esta medida. Desde el Ministerio de Hacienda descartan aportar este dato cuando este medio pregunta por él, como también hacen desde la Agencia Tributaria.

Por otro lado, los economistas recalcan la dificultad de hacer un cálculo de cuánto podría recaudar el Gobierno con la iniciativa, puesto que solo la Agencia Tributaria conoce cuánto están pagando de tipo de sociedades todas las empresas españolas y cómo les afectará.

Asimismo, recuerdan que la estimación que aparecía en un informe del Observatorio Fiscal de la Unión Europea (apuntando a que España recaudaría 700 millones de euros subiendo el impuesto de sociedades al 15%) partía de la base de que todo el planeta estableciese este tipo mínimo, en cuyo caso los países recaudarían unos 120.500 millones de euros anuales, cantidad de la que a España le corresponderían 700 millones.

En esa misma línea, apuntan a que lo que España recaudará con esta medida estará muy por debajo de estos 700 millones de euros, al menos, por ahora y mientras todo el mundo no consiga ponerse de acuerdo en conseguir gravar lo mismo, dejando de lado los paraísos fiscales.

Te puede interesar

Comentar ()