Economía | Empresas

La empresa familiar sitúa la inflación y la falta de suministros como riesgos para la recuperación

El 53% cree que el crecimiento de la economía española será moderado con limitada generación neta de empleo y otro 38% augura un crecimiento frágil

El presidente del IEF, Marc Puig, durante la inauguración del congreso en Pamplona.

El presidente del IEF, Marc Puig, durante la inauguración del congreso en Pamplona. IEF

Un 59% de los directivos de las empresas agrupadas en el Instituto de Empresa Familiar sitúa a la inflación y la falta de suministros como principales riesgos para la economía. Así se desprende de la encuesta sobre la situación económica realizada durante la primera jornada de la 24 edición del Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que el rey Felipe VI ha inaugurado este lunes en Pamplona. Muy por detrás sitúan la falta de reformas (19%); la deuda pública (17%); la falta de financiación (3%) y la deuda privada (2%) como riesgos para la recuperación.

El medio millar de empresarios asistentes a uno de los principales foros empresariales de España otorga una nota de 4,9 al actual contexto económico, lo que supone una leve mejoría respecto del 4,1 del año pasado, aunque queda por debajo de la calificación de los años anteriores a la pandemia. Si en 2019 le daban un 5,3, en 2018 otorgaban un y, en 2017, un 6,22.

Respecto a las previsiones del empleo para 2022, el 58% de los encuestados tiene previsto mantener sus plantillas, mientras que un 35% planea aumentarla. Por contra, un 7% declara que tiene intenciones de reducirla.

«Nosotros sabemos bien la importancia que el empleo tiene para que la prosperidad llegue a todos. Vamos a esforzarnos en seguir creando empleos de calidad y pedimos que nos permitan hacerlo, que no nos pongan condiciones peores que las de nuestros países vecinos con los que competimos«, ha enfatizado el presidente del IEF, Marc Puig, durante su discurso.  

Asimismo, otro 53% cree que el crecimiento de la economía española en los próximos meses será moderada con limitada generación neta de empleo. Por su parte, otro 38% piensa que será frágil, mientras que sólo un 9% considera que será rápida con intensa creación de puestos de trabajo.

Respecto a la facturación previa a la crisis sanitaria, la mitad de las empresas familiares aseguran haberla recuperado ya y un 34% espera hacerlo a finales de este año. Sin embargo, el 37% restante cree que no podrá hacerlo hasta el próximo ejercicio o incluso más adelante. Además, dos tercios de las compañías prevén un aumento de las ventas el próximo año, mientras que un 31% cree que serán similares y sólo un 6% prevé que caigan.

Te puede interesar

Comentar ()