Economía | Empresas

Las constructoras alertan de que la ley de vivienda del Gobierno ahuyentará a la inversión extranjera

La patronal considera que el texto requiere una "importante depuración" aunque cree que hay "tiempo para el diálogo" y confía el proyecto definitivo que se remita al Congreso incorpore sus alegaciones

Edificio en construcción en Madrid.

Edificio en construcción en Madrid. EP

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) cree que la nueva ley de vivienda que prepara el Gobierno ahuyentará la inversión extranjera. La patronal de las grandes constructoras asegura que la propuesta normativa -actualmente en fase de información pública- implica un «intervencionismo» en el mercado que podría minar el potencial interés de los fondos internacionales en nuestro país.

La CNC se muestra contraria a las fórmulas de control de precios que se contemplan en el anteproyecto de ley que tendrá que pasar por las Cortes el próximo año. «Nos preocupa de manera importante la intervención de las zonas tensionadas porque hará que deje de fluir la inversión de los extranjeros en España», apunta su presidente, Pedro Fernández Alén.

Según denuncian desde la patronal, este tipo de medidas «no han surtido efecto en zonas de Europa como Berlín o Cataluña«, donde se han puesto en marcha. «Las medidas intervencionistas de este tipo lo que han hecho es que fondos de inversión y grandes promotores hayan dejado de hacer inversión en temas de vivienda y se hayan apartado», ha enfatizado.

La patronal asegura que las medidas implantadas para congelar o reducir los precios de los arrendamientos han terminado provocando efectos indeseados como la contracción de la oferta del alquiler. Asimismo, creen que la actual redacción de la norma puede dar cobertura a fenómenos como el de la okupación.

Por eso, las constructoras creen que el texto necesita cambios importantes. Entre otras cosas, consideran que la norma invade competencias de las Comunidades Autónomas y contiene fórmulas y definiciones que generan inseguridad jurídica. Por ello, reclaman aclarar el concepto de ‘gran tenedor’ de vivienda o el de ‘zonas especialmente tensionadas’.

«Es un documento más político que técnico; más intervencionistas que facilitador; que está verde y que va el línea con las medidas que se han puesto en marcha Europa sobre las que ha habido que dar marcha atrás», resume Fernández Alén.

Frente a la imposición de topes a las rentas, desde la CNC abogan por fomentar el diálogo entre los actores del sector y por adoptar más medidas fiscales que permitan el acceso a la vivienda a los jóvenes y a los colectivos vulnerables.

En sus alegaciones al texto, la patronal critica que se crean nuevas cargas administrativas y algunas duplicidades que añaden complejidad y burocracia a los procesos. También creen que se han incluido definiciones imprecisas, así como traducciones «defectuosas» del derecho comparado. Dicen echar de menos, además, contar con un libro blanco y poder consultar la memoria económica de la norma.

A pesar de las críticas, la patronal dice tener la mano tendida con el Gobierno. En dos semanas, Fernández Alén mantendrá un encuentro con el secretario general de Vivienda, David Lucas, y confía en que el proyecto de Ley que se remita al Congreso incluya alguna de las aportaciones de las constructoras. En este sentido, considera que al texto «le queda mucho recorrido para el diálogo».

Te puede interesar

Comentar ()