Los agricultores hortofrutícolas han protestado este miércoles frente a la sede del ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación por la brutal subida de los costes de producción y el incumplimiento de la ley de cadena alimentaria.

Los concentrados, convocados por COAG, ASAJA y UPA, han llamado la atención sobre la espectacular subida de los costes asociados a la energía, los combustibles y a los fertilizantes, que nunca se reflejan en los precios a los que se ven obligados a vender el producto.

Mucho menos, cuando los lineales de los supermercados siguen acumulando productos llegados de todo el mundo.

Esa queja la ha explicitado Andrés Góngora, secretario provincial de COAG Almería, que ha dejado la intervención más llamativa del acto frente al ministerio de Agricultura.

«El gran problema de nuestras frutas y hortalizas no está en la huerta, en el invernadero, el gran problema es que este país se ha convertido en un auténtico coladero de importaciones de terceros países que no se controlan en ningún puerto, ni de España ni de la Unión Europea», ha arrancado Góngora en su discurso, en el que ha reclamado protección y preferencia por el producto europeo.

«Es una vergüenza que los mercados europeos estén inundados de productos que no cumplen con las exigencias. Que sepan los consumidores que lo que viene de fuera no tiene las mismas garantías fitosanitarias que tienen nuestros productos», ha continuado, antes de llamar la atención sobre la situación en los supermercados.

«¡Turquía, Marruecos, Egipto, Sudáfrica! ¡Hostias, pero es que ya se ha convertido el lineal de un supermercado en un mapamundi! Si hay productos que dan más vueltas que Willy Fog antes de llegar al super, cuando España tiene frutas y hortalizas suficientes para abastecer a nuestros mercados», ha clamado, días antes de la reunión clave de las asociaciones agrarias con el ministro Luis Planas.