Economía

La OCDE espera que los precios sean aún más altos el próximo año en España

Estima que la inflación española alcance el 2,9% en el conjunto de 2021 y que continúe subiendo hasta el 3,2% en el conjunto de 2022

Clientes compran en un supermercado en Estambul, Turquía.

Clientes compran en un supermercado en Estambul, Turquía. Tolga Ildun / ZUMA Wire / Dpa

La inflación española en 2022 será aún mayor que la de 2021. Es lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que sucederá debido al efecto arrastre de este año y en línea con el comportamiento que experimentarán los precios a nivel mundial. Eso sí, la inflación subyacente, la que excluye del cálculo los alimentos no elaborados y los productos energéticos, se mantendrá en niveles moderados, recoge el conjunto de países en su nuevo World Economic Outlook, publicado este miércoles.

Así, la estimación del organismo es que el índice de precios al consumo (IPC) español alcance el 2,9% en el conjunto de 2021 y continúe subiendo hasta el 3,2% en el conjunto de 2022, para después reducirse hasta el 1,5% en 2023, el último año al que llegan sus previsiones. En contraposición, en 2020, el año de la pandemia, los precios cayeron un 0,3%, aunque la inflación subyacente sí estuvo en positivo, situándose en el 0,5%. Este mismo indicador terminará el año en el 0,4%, subirá en 2022 hasta el 1,2% y en 2023 continuará avanzando, hasta el 1,5%, según la OCDE.

«El efecto arrastre de 2021 afectará a la inflación general en 2022, aunque la aportación del componente energético y los efectos base de 2020 disminuyan», es escueta la OCDE en cuanto a su análisis sobre el impacto que tendrá. En cuanto a los riesgos que amenazan la recuperación, cita un posible repunte de la pandemia, una mayor persistencia de la inflación que llegue a los precios finales y a los sueldos, y unos efectos mayores de los esperados del alto desempleo, así como una absorción menor de la esperada de los fondos europeos.

La inflación ha emergido en todas las economías

En análisis, que ahonda en los datos macroeconómicos a nivel mundial, explica que una inflación más fuerte y más duradera ha emergido en todas las economías, aunque aporta tranquilidad señalando que, a pesar de que será mayor de lo que era antes de la pandemia en muchos países, sigue estando en línea con los objetivos de los bancos centrales. En ese sentido, a nivel mundial, la OCDE espera que la inflación alcance su pico también el próximo año.

En la OCDE los precios aumentarán un 4,2% en 2022 y un 3,2% en España

world economic outlook, ocde

Según sus cálculos, en los países de la OCDE este 2021 los precios aumentarán un 3,5%, en 2022 esa cifra alcanzará el 4,2% y reducirán su escalada en 2023, incrementándose un 3,0%. El organismo también señala el pico que se registrará en el cuarto trimestre de 2021, llegando al 4,9%.

«La inflación continuará sorprendiendo al alza, por las crisis de suministros, que durará más de lo esperado, o por un alza más fuerte y sostenida de los costes de la energía», establece el texto. Por eso, recomienda que las instituciones deberían comunicar claramente hasta qué nivel la tolerarán, para ayudar a prevenir que los mercados anticipen estos movimientos.

Asimismo, si la recuperación continúa tal y como está previsto, la OCDE ve «apropiado» moderar los apoyos económicos durante los próximos dos años en las economías más avanzadas, en primer lugar recortando las compras de activos y en segundo a través de tipos de interés más altos. «Los tipos de interés ya se han subido en algunas economías avanzadas más pequeñas y en muchas emergentes para ayudar a amortiguar las presiones inflacionarias. Mayores aumentos podrían ser necesarios para asegurar la estabilidad de los precios», reza.

Este análisis de la OCDE se conoce en la misma semana en que el Instituto Nacional de Estadística (INE) español ha publicado el dato de IPC de noviembre, cuando se ha disparado frente al mismo mes del año anterior al 5,6%, su nivel más alto en 29 años, octubre 1992, sobre todo por al alza de los precios de la alimentación y, en menor medida, de las gasolinas. En octubre, el IPC ascendió al 5,4%, también en tasa interanual.

La OCDE es más pesimista que la Comisión Europea

Las previsiones de inflación de la OCDE sobre España son más pesimistas que las de la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque también son las últimas que se han publicado -este miércoles- y, por tanto, las que más han podido tener en cuenta información más reciente.

La Comisión Europea cree que España terminará el año con un 2,8% de inflación, sobre todo por el repunte del gas y la electricidad, según las previsiones que hizo públicas a mediados noviembre. Bruselas espera que los precios continúen en «niveles récord» hasta el segundo trimestre de 2022 y que -y frente a lo que espera la OCDE- en el conjunto del próximo año bajará y se situará en el 2,1%, y en 2023, en el 0,7%.

De su lado, el FMI en España augura una inflación del 2,2% en 2021 y del 1,6% en 2022, según los cálculos que publicó a mediados octubre. El organismo apunta a la inflación como una de las preocupaciones de los inversores. aunque advertía, advirtiendo de que las perturbaciones de la cadena de suministro y la escasez de mano de obra y materiales pueda tornarse más persistente de lo que se había pronosticado.

Aun así, y frente a las expectativas de la OCDE, el FMI espera que las presiones inflacionistas alcancen su nivel más alto a finales de año y a partir de entonces reviertan la tendencia, recuperando los niveles previos a la pandemia de Covid 19 hacia mediados de 2022 tanto en las economías avanzadas como en desarrollo, aunque ha advertido del sesgo a alza de los riesgos al respecto.

Te puede interesar

Comentar ()