Economía

La pandemia adelgaza a un ritmo de cuatro empresas diarias el tejido empresarial vasco

En el País Vasco cesaron su actividad 37 empresas de media cada día y sólo se constituyeron 33 durante todo el año pasado. La hostelería, el comercio y el transporte, las más afectadas.

Jóvenes en una mesa de una terraza de un bar.

Varias personas en una terraza de un bar. César Arxina / Europa Press

Es sólo el primer efecto, el que provocó la llegada de la pandemia que se prolonga ya casi dos años. Al drama humano que aún hoy provoca en hospitales y hogares de todo el país, le acompaña el impacto social y económico en forma de crisis, caída de ventas y cierre de empresas. La fotografía de su efecto en el tejido empresarial es ya tangible en el caso de Euskadi. Los datos del Servicio Vasco de Estadística reflejan que a lo largo del año pasado la pandemia adelgazó a razón de cuatro empresas menos cada día el tejido empresarial vasco. Diariamente se crean y cesan actividades económicas y durante el año pasado lo hizo con un saldo negativo de cuatro empresas menos por jornada.

A comienzos de este año 2021 en la economía vasca había operativas un total de 152.554 empresas, en su mayoría pequeñas y medianas. La cifra es inferior a la del año anterior en 1.417 sociedades. La vida media de la mayor parte de las empresas, al menos en Euskadi, es en muchos casos corta. Se estima que casi cuatro de cada diez no superan los cinco años de actividad.

La difícil situación en la que dejó la pandemia la actividad económica hizo difícil la supervivencia en muchas actividades, en particular en sectores como el comercio, la hostelería y el transporte, que fueron los más afectados. Uno de cada tres empresas o negocios que tuvieron que cerrar el año pasado en Euskadi pertenecía a alguna de estas rama de actividad.

Pérdida de empleo

Fue también el que registró un saldo negativo más abultado entre aperturas y ceses. Frente a las 3.512 empresas de nueva constitución, echaron la persiana a lo largo de todo el año pasado 4.446.

Si se analizan los datos globales de todo el ejercicio se podría concluir que de media cada día desaparecen 37 empresas y se constituyen 33. Al menos lo hacían el año pasado, 12.076 nuevas empresas frente a las 13.553 que desaparecieron. El temor de los expertos es que la prolongación de la pandemia impida reconducir la tendencia.

Detrás de cada cese se esconde un rosario de despidos y pérdida de empleos que la aparición de nuevas empresas no logra compensar. En 2020 el personal empleado descendió por primera vez en el último lustro y lo hizo en la mayoría de actividades económicas. Sólo sectores como el inmobiliario, el de comunicación e información, la Administración pública y la Sanidad lograron pequeños incrementos de empleo que oscilaron entre el 0,6% y el 2,5%.

Te puede interesar

Comentar ()